lunes, 30 de marzo de 2009

“Hay que motivarlos, es la única forma de no perder talentos por el camino”


Ser madre de un niño superdotado la llevó a tomar las riendas de la Asociación de Altas Capacidades de Galicia (ASAC) y desde esta plataforma reivindica más sensibilidad y apoyo desde la Consellería de Educación para estos niños, que tienen un cociente intelectual superior a 130. Para esta madre no son Einsteins ni cerebritos. "Hay niños que juegan muy bien al fútbol y otros con una alta capacidad intelectual, pero sobre todas las cosas son eso, niños", asegura rotunda. Mariluz González califica de esencial el diagnóstico de altas capacidades en el colegio y pide más implicación de los centros ·· Tacha de mito que provengan de familias cultas, porque un 2% de la población tiene un cociente superior a 130. En www.elcorreogallego.es aparece una entrevista que transcribo a Mariluz González:


- Descubriste que tu hijo pequeño tenía un ritmo de aprendizaje distinto al resto y que en segundo de Primaria arrancó a leer casi de carrerilla. ¿Qué hoja de ruta deben seguir los padres cuando ven pautas en sus hijos que pueden apuntar hacia las altas capacidades?
_ El camino más normal sería en el propio colegio, donde debería haber siempre un diálogo entre el profesor, orientador o tutor y los padres. No es una cuestión de poner una etiqueta al niño, sino de saber lo que hay que hacer. Sin duda, el primer paso es detectarlo y hacer un diagnóstico.
- Pero, ¿cómo puede detectar un profesor que un niño es superdotado?
_ Son alumnos que principalmente se diferencian porque destacan por un interés inusual por los temas, con gran rapidez en el aprendizaje, una tremenda curiosidad, que hacen preguntas minuciosas.... Un cúmulo de indicios que, al igual que a los padres, les pueden llevar al menos a la sospecha y de ahí al diagnóstico.
- Y ¿cuál es el siguiente paso?
_ Una vez diagnosticado el niño, hay unos equipos de orientación específicos en cada provincia gallega, que dependen de Educación, y que deben ser los que atiendan las necesidades educativas de estos escolares, aunque nos encontramos con el hándicap de que este grupo educativo también se dedica a otros niños que tienen o bien problemas de conducta o dificultades de aprendizaje. Todos entramos en el mismo saco...
- ¿Consideras que eso dificulta la atención específica a los niños con altas capacidades en los colegios? ¿Hay receptividad en los centros?
_ Aunque como ya dije estamos todos en el mismo saco de las necesidades educativas especiales quiero subrayar que nos ampara la ley, en un capítulo específico para altas capacidades, por lo que los padres deben saber que no es cuestión de opcionalidad, sino que es un derecho adquirido que debemos hacer valer. Por eso hace falta una mayor sensibilidad y apoyo de Educación, y formación de tutores y profesores, que a veces no saben cómo actuar.
- Quizá de ahí venga el dato del Ministerio de Educación que señala que un 70% de los niños superdotados fracasa en el cole o abandona los estudios.
_ La cifra me parece exagerada, aunque sobre este tema hay que destacar que cuanto antes se les diagnostique, antes se comenzará a trabajar con estos niños atajando muchos problemas en el colegio, ya que suelen aburrirse en las clases porque captan muy bien la información, generalmente a la primera, por eso son niños que se hastían con tareas repetitivas. Es una pena que estos niños pierdan sus cualidades por el camino por no poder o no saber atenderlos y que este país pierda talentos.
- ¿Qué recomendáis desde ASAC?
_ La motivación es una pieza clave en la educación de los niños con altas capacidades intelectuales con el fin de potenciar sus cualidades. Tanto en casa como en los centros hay que cultivarlos y responder a sus inquietudes.
- ¿Consideras que hay muchos mitos sobre estos niños, como la creencia de que proceden de familias cultas?
_ Ése es uno de ellos. Pero un claro ejemplo lo tenemos en la asociación, donde hay padres e hijos de todos los estamentos sociales, y es que un 2% de la población tiene un cociente intelectual superior a 130. No es que les empapes de música clásica o que tengas una vasta biblioteca en casa, sino que nacen así, el intelecto no se busca.
- En una entrevista a una familia compostelana donde sus seis hijos tienen altas capacidades, el padre me comentó que uno de ellos sacó un cero en Matemáticas a propósito para ganarse a sus compañeros de clase y quitarse el sambenito de chapona... ¿Es verdad que los superdotados son admirados pero también incomprendidos?
_ Como en todo existe un poco de estereotipo, pero hay que dejar bien claro que son niños normales. Hay niños que juegan muy bien al fútbol, otros que pintan genial y también hay niños que tienen unas cualidades especiales por su cociente intelectual alto, al final todos son niños. Y sí que puede haber problemas de adaptación, pero también los puede tener otro niño por otras causas. Este tema hay que abordarlo desde la normalidad, no es algo que ni los padres ni los hijos vayamos buscando. Para abordar los problemas que puedan surgir o dudas ahí estamos en la asociación.
- ¿Qué aportáis desde ASAC?
_ Somos la única asociación que hay en Galicia, por lo tanto, el único referente que hay. Pero lo más destacado es que ASAC es un punto de encuentro. Los niños están con otros con inquietudes similares y los padres pueden hablar con otros de temas en común. Además contamos con apoyo psicológico. Llevamos trabajando desde 1995 en la Facultad de Psicología de la USC con la psicóloga Carmen Pomar, de la Unidad de alta Capacidade y Superdotación, y allí hacemos una serie de actividades cada quince días.
- ¿Cuáles son esas actividades?
_ Realizamos desde talleres de Ciencias Naturales hasta Escritura Creativa, gracias a la colaboración de la Asociación Galega de Escritores. Ahora, acabamos de tener uno con el grupo de Investigación de Arqueología del CSIC, que dirige Felipe Criado, y que funcionó muy bien, tanto para los niños como para los expertos, ya que para ellos fue una experiencia gratificante ver el interés que mostraban los pequeños, que los bombardearon a preguntas. Les estamos muy agradecidos por su colaboración.
- Las actividades comienzan con grupos para niños de seis a ocho años. ¿Por qué a esa edad?
_ Es cuando los psicólogos recomiendan que se les haga el diagnóstico, y es que además las pruebas están ideadas para esa edad. Sin embargo, como en la asociación estamos recibiendo numerosas llamadas de padres con niños de tres a seis años, pondremos en marcha en abril, un grupo especial de atención precoz, para estos niños que ya apuntan maneras. Las personas que quieran contactar con nosotros pueden hacerlo en la web
www.altascapacidades.org.

No hay comentarios: