martes, 22 de diciembre de 2009

Los hombres superan a las mujeres, en puntajes, de la Prueba de Selección Universitaria (PSU)



Tal como se ha evidenciado en las mediciones anteriores, los puntajes que los hombres obtuvieron en la  Prueba de Selección Universitaria (PSU) de este año fueron, en promedio, mayores a los alcanzados por las mujeres en el mismo test. 

La mayor diferencia se registró en la prueba de Matemáticas, donde los hombres alcanzaron 518 puntos, 33 más que las mujeres, que llegaron a los 485. La misma tendencia se observó en el test Ciencias, en que éstos obtuvieron 28 puntos más (515 por sobre 487) y en Historia y Ciencias Sociales, donde la diferencia en favor de este grupo fue de 27 puntos (514 por sobre 487).
El único test en que las cifras se acercaron fue en Lenguaje, donde la diferencia en favor de los hombres fue de sólo dos puntos. Éstos alcanzaron 501 puntos en promedio, mientras que las mujeres llegaron a los 499.
"Como siempre ha ocurrido, hombres y mujeres tienen puntajes diferentes y en favor de los hombres, excepto en la prueba de Lenguaje, donde la diferencia es mínima, pero en todas las otras a los hombres les va claramente mejor que a las mujeres", indicó Jorge Manzi, miembro del Comité Técnico Asesor de la PSU.
Indicó que este fenómeno no es una "sorpresa" y que dicha diferencia ha sido constatada incluso en pruebas internacionales de educación. "La última medición PISA lo constató de manera preocupante", indicó Manzi.
Más aún, el experto afirmó que en Chile "lamentablemente las diferencias entre hombres y mujeres en educación son mayores que las que se dan en otros países del mundo". Este hecho quedó constatado en la Prueba PISA, donde aparece como uno de los países en que "la diferencia favorable a hombres es una de las mayores entre todos los países que examina".
Sobre el origen de este hecho, el experto indicó que aún se debe estudiar. "Tenemos que investigarlo, no hay suficiente evidencia para dar cuenta del fenómeno, hay gente que está interesándose por estudiarlo, pero todavía no tenemos razones concretas para poder explicarlo". No obstante, Manzi remarcó que las mayores diferencias en los resultados de la PSU se deben a factores socioeconómicos.
Otro segmento que volvió a obtener mejores resultados en el test fue el de los egresados de 4º Medio en años anteriores. Éstos alcanzaron, en promedio, más de 40 puntos por sobre los postulantes de la promoción 2009.
Esto se explicaría, entro otros factores, por la mayor preparación que logran quienes ya ha rendido la prueba, muchos de los cuales cursaron estudios universitarios o se prepararon adicionalmente para rendir la PSU
Pese a que de las pruebas obligatorias de la PSU este año la de Matemática tenía mayor grado de dificultad que la de Lenguaje, hubo un fuerte aumento de puntajes nacionales en ese examen. Este año 299 alumnos lograron el puntaje máximo, mientras que el año pasado lo hicieron sólo 185.
Las pruebas están conformadas por preguntas que funcionan muy bien y no hay ninguna razón técnica para pensar que esto ha ocurrido por alguna falla. Decir que aumentaron los puntajes nacionales porque la medición se hizo más imprecisa no es exacto”, dijo el experto del Consejo Consultivo de la PSU.
Consultado por qué este año hubo más puntajes nacionales, recordó que en el proceso actual hubo más postulantes que en los anteriores (fue récord histórico de inscritos) y que llegar a ese logro implica responder todas las preguntas correctamente. “Hablamos que una pregunta o dos hacen la diferencia. No es un problema de las pruebas ni de la calidad de las preguntas”, señaló. Y agregó que “más bien hay un stock de alumnos muy buenos en Matemática que fueron mucho más homogéneos, porque siempre hay un grupo de alumnos que se presenta todos los años con muy buena preparación en esta área”.

1 comentario:

M. Eloy Morales dijo...

“Este tema tendremos que revisarlo no sólo a la luz del examen (PSU), sino ver qué pasa con la enseñanza de las Matemáticas, porque las mujeres en general somos mejores en Lenguaje y peores en Matemáticas”, dijo esta mañana la ministra de Educación, Mónica Jiménez.
Agregó que “hay que hacer todo un trabajo (de investigación) porque en otros países no hay diferencia, no hay tanta diferencia por género. Aquí hay una diferencia muy marcada y es un tema del cual tenemos que preocuparnos”.
El decano de Educación de la Universidad Alberto Hurtado, Juan Eduardo García -Huidobro, fue categórico: “Es grave, sobre todo porque se viene repitiendo en la PSU desde el comienzo y la brecha es cada vez mayor”.
Agregó que “los expertos en medición dicen que no hay sesgo, pero los puntajes indican otra cosa, especialmente cuando vemos que los rendimientos de las mujeres en enseñanza media son iguales o mejores al de los hombres”.
García-Huidobro sostuvo que “claramente hay un problema con el sistema de medición, hay que indagar si existe alguna circunstancia que inhiba más a las mujeres, porque algo pasa y hay que buscar soluciones o paliativos”. Agregó que “esto no tiene que ver con naturaleza sino con cultura”.
El miembro del Comité Técnico de la PSU, Jorge Manzi, como dicen ustedes, calificó de “inexplicable y preocupante” el tema. “En la última medición de la prueba internacional PISA, Chile aparece como el país con más fuertes diferencias en favor de los hombres en todas las pruebas”.
—¿Hay un sesgo de medición en la PSU?
—Hemos estudiado eso con los datos de la PSU de varios años y nuestra conclusión es que no hay evidencia que indique que sea principalmente un problema de medición.
Eso sí, dijo, respecto de la capacidad predictiva del test “a las mujeres les va un poquito mejor que lo que predice el test y a los hombres un poco peor”.
Agregó que esa diferencia detectada es equivalente a la registrada en la misma prueba en Estados Unidos. “Ni aquí ni allá hay motivo para pensar que esta sea la gran razón que explique la brecha tan grande que existe entre los resultados entre mujeres y hombres. No lo explica y por eso tenemos que investigar qué pasa en el aula”.
El experto en medición señala que hay que estudiar qué ocurre en el proceso escolar. De hecho en el Simce la diferencia entre ambos es menor mientras el curso es más pequeño y va creciendo en la medida que se avanza en el ciclo escolar.
Para el experto educacional José Joaquín Brunner no existen explicaciones sólidas en torno a este fenómeno. “Hay que estudiarlo a fondo para ver si de alguna manera la formulación de las preguntas pudiera contener algún elemento que permitiera a una mayor capacidad de respuesta masculina sobre femenina”.