martes, 19 de enero de 2010

Los monos logran solucionar problemas matemáticos de desigualdades


Los monos pueden entender y efectuar operaciones simples de matemáticas, según muestra un estudio publicado hoy en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences».
Las matemáticas están basadas en difíciles principios abstractos o reglas sobre cómo estructurar, procesar y evaluar la información numérica, pero estos principios son compartidos por primates y humanos, y, por tanto, son muy anteriores a la capacidad del habla del ser humano.
El estudio se ha centrado en analizar la actividad de las neuronas de la corteza prefrontal de los monos «rhesus», puesto que son las encargadas de realizar la operación matemática abstracta.
Los investigadores Sylvia Bongard y Andreas Nieder de la Universidad de Tubingen, en Alemania, enseñaron a los monos a comparar cantidades (decir cuál era mayor y menor). Los «rhesus» desempeñaron diversas tareas con diferentes cantidades numéricas y aprendieron a establecer tamaños que no habían sido prefijados con anterioridad. Mientras las realizaban, los investigadores alemanes midieron la actividad de sus neuronas.
Las sesiones consistían en presentar a los animales un gran número de pruebas que se repetían tres veces y que debían ser recordadas. En total, los primates practicaban un conjunto de 160 asociaciones por día.
Los neurobiólogos de la universidad enseñaron a los animales a ordenar puntos según su tamaño. Los monos aprendieron inmediatamente los términos cuantitativos de «mayor que» y «menor que» y fueron capaces de elegir entre tamaños menores y mayores.

A los animales se les mostraron dos cantidades de puntos de distinto tamaño y tuvieron que decir dónde estaba la cantidad de puntos mayor o más pequeña. De esta forma, quedaron claras reacciones asombrosas en el lóbulo frontal. Independientemente de cuán grandes eran las cantidades de puntos, las células del cerebro se concentraron en el cálculo.
Una mitad de las células nerviosas sólo se volvió activa cuando la regla a seguir era "más grande que", la otra mitad sólo cuando la regla era "más pequeño que".
Estos resultados podrían, a la larga, ayudar a las personas que vieron perjudicado su pensamiento lógico y la capacidad de sacar conclusiones por apoplejías o lesiones cerebrales, según dijo Nieder, y también permite conocer con mayor profundidad las capacidades de estos animales, y puede ser relevante para entender la evolución en el aprendizaje de sistemas matemáticos.