jueves, 15 de abril de 2010

Errores en la Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables de Tercero de la ESO, en Madrid


Más de 50000 alumnos y alumnas madrileños de 3º de ESO se enfrentaron este miércoles a la Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables que por tercer año consecutivo realiza la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Los exámenes planteados, junto a las respuestas facilitadas por la Consejería de Educación, han sido objeto de discusión y crítica por parte de muchos miembros de la comunidad educativa.
En el siguiente enlace, te puedes descargar el cuestionario - corrector de la prueba: http://estaticos.20minutos.es/adj/2010/04/14/1501.pdf
La primera pregunta del examen de Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (puesto en marcha en 2008 para evaluar la formación de los adolescentes de 14 a 15 años un año antes de sacarse el graduado escolar, en 4º de la ESO) está mal formulada por los profesores especializados de la consejería dirigida por Lucía Figar.
"Andrea abre un libro y observa que la suma de los números de las dos páginas que tiene delante es 99. ¿Cuáles son esos números?", reza el enunciado. La hoja de corrección realizada por Educación da una respuesta: "Los números de las páginas son 49 y 50". Falso. No se puede abrir ningún libro y ver a la vez esas dos cifras. "Los libros siempre empiezan en página impar", explica Julián Rodríguez, de la editorial Periférica. Así que esos dos números nunca aparecen en un mismo pliego. El matemático Manuel de León presume una causa del error. "Parece que no han abierto muchos libros".La prueba planteada por la Consejería de Educación a los alumnos de 3º de ESO está formulada erróneamente. El periódico EL PAÍS le pidió al director del Instituto de Ciencias Matemáticas del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Manuel de León, que tratase de resolver el ejercicio planteado a los niños (¿qué dos números de página de un libro abierto suman 99?). Y las matemáticas no engañan.
"Si la suma es 99, para que sean consecutivos un número es n y otro n+1, esto es: 2n+1=99, 2n=98 y n es 49. Así que el otro tiene que ser 50", razonó De León, igual que debieron de hacer los profesores que elaboraron el examen. Pero el matemático del CSIC, a diferencia de sus compañeros, da un paso más: "El problema es que parece que [quienes han redactado el enunciado del problema] no han leído muchos libros", bromea De León.
Y es que las páginas 49 y 50 no aparecen consecutivamente (en el mismo pliego) en ningún libro. De modo que si Andrea, la supuesta niña del ejercicio, leyese un libro real, nunca podría haber visto juntas esas dos cifras. "Las páginas siempre se enumeran, estén impresas o no, y la página en blanco es siempre la uno", precisa Malcolm Otero, de la editorial Barril y Barral. Éso hace que la 49 y la 50 nunca coincidan ante la mirada del lector.
Un fiasco para una prueba de conocimientos básicos que en la rama de matemáticas el año pasado dejó un dato preocupante: la nota media de los alumnos de 3º de la ESO en Madrid fue un 3,81 sobre 10. Este año, a falta de saber los resultados de los niños y niñas, existe otro factor de desaliento: el problema mal plantado al que tuvieron que enfrentarse los 50000 alumnos y alumnas de 755 institutos públicos, concertados y privados de la región. Los alumnos se enfrentaron también a una prueba de lengua, materia en la que el año pasado obtuvieron un aprobado de media, 5,35.
Otra de las cuestiones fue: ¿Cuánto tiempo necesitarías para escribir a ordenador un millón de letras si eres capaz de escribir 100 letras por minuto? ¿Qué significa que alguien llegó con pasos quedos a un lugar? Con preguntas como estas, la Consejería de Educación evalúa los conocimientos básicos de los alumnos de 3º de la ESO en la Comunidad de Madrid. Desde 2008, esta prueba de nivel, sin efectos académicos, ha constatado que los adolescentes de 14 a 15 años entienden más de letras que de cifras.
La mañana empezó a las diez con la bestia negra, las matemáticas. Los bajos resultados de hace un año espantaban ayer a una profesora de esta asignatura del Instituto Marqués de Suanzes (distrito de San Blas): "Las competencias matemáticas básicas permiten secuenciar, abstraer, generalizar... Si su educación se parase aquí, serían analfabetos", juzgaba Celedonia Bodega.
Y sus alumnos, pese a que salen más dignamente de las pruebas de lengua, parecen conscientes de que se juegan algo con eso de los números: "Vale que no hay que tener faltas de ortografía, pero analizar una frase no me sirve para la vida cotidiana", decía Diego, un estudiante del Marqués de Suanzes, después del examen.
Al menos en este instituto, si nos fiásemos de las impresiones post-examen de sus alumnas y alumnos, cabría ser optimista con los resultados de 2010 sobre matemáticas. "Fue sencillo, más de repaso de lo que estudiamos en 2º de ESO y a principios de curso, que de lo que hacemos ahora: álgebra, gráficos...", comentaba con suficiencia Carla ante las preguntas de los periodistas. A cualquier otro que se le pidiese opinión, respondía con idéntica confianza en lo que acababan de hacer; la confianza del que luego no tendrá que rendir cuentas por sus notas, quizás. Nadie había reparado en el enunciado erróneo del primer problema de la prueba de matemáticas.
"No estoy nerviosa. Vengo con intención de hacerlo lo mejor posible, pero sin preocupaciones". Las palabras de Marina, reposada, era una muestra de la poca tensión competitiva con que afrontan los estudiantes este examen, obligatorio pero sin incidencia académica.
La Consejería de Educación se encarga de diseñar los cuestionarios (12 ejercicios matemáticos y un comentario de texto, más un dictado, en las pruebas de ayer), hace los exámenes, los recoge e informa al cabo de un mes de los resultados a cada centro: las notas medias en cada materia del centro y del conjunto de institutos de la Comunidad, para poder comparar. "A nosotros nos sirve para ver cómo lo podemos hacer mejor y a los alumnos les refuerza la autoestima, porque la prueba es sencilla", analizó el director del Marqués de Suanzes, Carlos Romero.
Los profesores de los institutos no participan en la elaboración de la prueba ni controlan su realización. "Este examen es una especie de extraño que viene y luego se va", sostenía Milagros López, profesora de lengua española de 3º de ESO. "Se hace en los despachos, sin tener en cuenta a los profesores, se rellenan, luego se los llevan y nosotros nos limitamos a acatar", explicaba. Y a veces quienes los redactan suspenden.
Desde la Consejería de Educación se han justificado las incorrecciones señaladas por los lectores como un "error en la transcripción de las respuestas", que asume el gabinete de prensa, debido a la celeridad para facilitar el material a los medios de comunicación.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables, así se llama el examen creado por Educación, genera dudas en el mundo de la educación. Los cuestionarios están diseñados por profesores de secundaria, que reciben este encargo de la Consejería de Educación, y tienen la apariencia de un examen corriente. Los expertos consultados por este diario no consideran válidos ni los resultados ni la prueba en sí misma, que permite hacer una clasificación de establecimientos docentes.
"¿Cómo es posible que un centro se caiga 150 puestos en la lista de un año para otro?", se pregunta Emilio Díaz, de la Federación Española de Religiosos de Enseñanza (FERE).
El método de evaluación tampoco resulta convincente para la asociación de padres de alumnos Giner de los Ríos: "No conocemos los criterios de preparación y evaluación de los exámenes. Hemos pedido información y la Comunidad de Madrid se limita a decir que se trata de saber las destrezas suficientes para acabar la ESO", se queja su presidente, José Luis Pazos, que apunta al mismo síntoma de mal funcionamiento que el portavoz de FERE: "En cualquier centro se ve el vaivén que hay de un año a otro. Un año eres el 20 y al siguiente, el 321. Es una prueba desestructurada".
Julio Carabaña, catedrático de Sociología de la Educación de la Universidad Complutense, define un problema diferente en esta clase de pruebas: "No se deben identificar los buenos o malos resultados con buenos o malos colegios. Son los alumnos los que son mejores o peores, en función de sus aptitudes, que son una mezcla de sus propias condiciones y de cómo han sido criados", argumenta. Alerta contra el posible uso de la prueba para evaluar la calidad de los centros.

Anónimo dijo...

La Consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, ha ironizado con la polémica suscitada por el problema de Matemáticas en la prueba de Conocimientos y Destrezas (CDI) de 3º de la ESO y se preguntó si es necesario sacar un decreto para suspender los ejercicios que tengan como enunciado, por ejemplo, "canicas que rueden kilómetros".
Expertos y alguna asociación han criticado que uno de los ejercicios de la prueba de ayer "no tuviera solución" porque en la realidad no existe el ejemplo que se ponía -se pedía qué páginas de un libro suman 99 (son 49 y 50) y este caso es imposible porque los libros empiezan por página impar-.
Sobre el "supuesto" problema sin solución de la prueba CDI de 3º de la ESO de este año, la Consejera madrileña indicó, durante su intervención en el Pleno de la Asamblea, que le parece "una crítica absolutamente ridícula sencillamente porque los problemas matemáticos se basan en supuestos y rara vez en casos reales".
"¿Qué hacemos? ¿Sacamos un decreto suspendiendo los problemas de matemáticas en los colegios y los institutos donde dos trenes vayan por la misma vía en sentido contrario y choquen? ¿O donde las moscas recorran kilómetros lineales de pared a pared? ¿O donde las canicas rueden kilómetros?", se preguntó.
En la misma dirección continuó poniendo ejemplos similares con enunciados donde "se llenen piscinas de 100.000 metros cúbicos". "¿Qué hacemos, los prohibimos todos porque no existen en la realidad y entonces no tienen solución? Es absolutamente ridículo", concluyó Figar.
Fuentes de la Consejería de Educación puntualizaron que el problema está sacado del VI Concurso de Primavera de Matemáticas de la Universidad Complutense, organizado por su departamento de Matemáticas.
Ahora, entonces, "la pelota" está en la Universidad.
Saludos para todos los lectores del Noticiario Matemático.
Andres Piñeiro. Madrid.

Anónimo dijo...

El problema es que para resolver el enigma no había que echar mano sólo de las destrezas matemáticas, era necesario también haber leído al menos un libro en la vida y hacer uso del sentido común para concluir que las páginas 49 y 50 nunca se pueden ver simultáneamente con un libro abierto.
Sería muy interesante saber cuántos alumnos tuvieron la suficiente sensatez como para detectar el fiasco; y de los que lo hicieron, cuántos tuvieron la valentía de expresar sobre el papel que el problema tenía un error de planteamiento que lo hacía irresoluble, dejando en evidencia al autor de la pregunta aún a costa de jugarse unas décimas en la calificación final. Y una vez detectados, los tendríamos que estudiar con la vocación del entomólogo. Porque conseguir que un chaval de 15 años sepa identificar los dos números consecutivos que suman 99 no demuestra un gran nivel de excelencia educativa. Pero formar ciudadanos avispados, sensatos y valientes que hayan leído los suficientes libros como para saber cómo están paginados sí que debería ser motivo de orgullo.
Y si el asunto no fuera tan serio, podríamos preguntarnos si el preocupante nivel demostrado en matemáticas el año pasado por los alumnos madrileños se debió a la baja calidad de las respuestas o de las preguntas planteadas.
Isaias Lafuente. Madrid

Anónimo dijo...

Los profesores y profesoras de matemáticas no creen que se deba anular el ejercicio. Pero critican la calidad de la prueba. "El error no es importante, pero muestra que esta evaluación no es rigurosa", explica Francisco Martín, secretario de la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas y Catedrático del Instituto madrileño Juan de la Sierra. "No se sabe quién hace la prueba, si sigue algún patrón. Le falta seriedad metodológica", dice Javier Brihuega, miembro de la Sociedad Madrileña de Profesores de Matemáticas y profesor del Instituto Rey Pastor (Moratalaz). Este diario preguntó a Educación quién elabora las pruebas y sólo recibió un dato del ejercicio erróneo: "El problema está sacado del VI Concurso de primavera de matemáticas de la Universidad Complutense".