martes, 31 de agosto de 2010

Matematicamente, menos humos los próximos años

 
La ley antitabaco y las campañas de prevención están influyendo decisivamente en el descenso del número de fumadores. Los datos son objetivos y están ahí: cada vez se fuma menos, pero... ¿a qué ritmo decrece el número de fumadores? ¿Cuántos pasarán este año o el próximo de fumar más de una cajetilla al día a sólo unos cuántos cigarrillos? ¿Cuántos dejarán de lado el tabaco?
No hace falta tener dotes adivinatorias ni una bola de cristal para poder responder a estas preguntas. Lo demuestran un equipo de matemáticos de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la Universitat de València (UV) que ha desarrollado un estudio sobre la efectividad que tendrá la actual ley antitabaco, en España, durante los próximos años.
Para ello, según cuenta el investigador del Instituto Universitario de Matemática Disciplinar de la UPV, Rafael Villanueva, se establecieron 4 grupos de población diferenciados: fumadores de menos de un paquete al día, fumadores excesivos (más de un paquete al día), ex fumadores y no fumadores. «Las personas no están estáticas», afirma Villanueva, «por ello, hemos estudiado a qué velocidad se dan los cambios», refiriéndose a cuánto tiempo tarda el proceso que realiza un fumador excesivo para fumar menos de una cajetilla al día, o para dejarlo completamente.
Una vez estudiados esos datos «construimos un sistema de ecuaciones diferenciales» en los que la tasa de reducción del consumo o la tasa de recaída son diferentes variables de las operaciones matemáticas. Así pues, los investigadores han llegado a la conclusión de que se va a seguir con la tendencia a la baja. Si en 2009 los fumadores suponían un 31,5%, los expertos concluyen que, manteniéndose el escenario actual, la cifra se situaría en el 31,2% el año que viene y para los siguientes 31,1% en 2012, un 31,1% en 2013 y un 31% en 2014. «Es una bajada paulatina y continua».
En cuanto a la tasa de fumadores, iría incrementándose, pasando de un 50,6% en 2011 a un 50,7% en 2014. La de ex fumadores variará también del 18,2 al 18,3%. En cambio, según cuenta el investigador, «el acceso a fumar de la gente joven no ha tenido variación», manteniéndose siempre alrededor de los mismos datos.
«Este estudio es un ejemplo de cómo la modelización matemática puede ser útil para conocer el impacto de posibles iniciativas y leyes para reducir el número de fumadores», defienden. Van a continuar con este sistema para concretar más los resultados y ver las variaciones por sexo y edad.