sábado, 26 de marzo de 2011

47ª EDICIÓN DE LA OLIMPIADA MATEMÁTICA EN ESPAÑA


Es probable que alguno de los jóvenes que ayer consiguió resolver los ejercicios de la primera parte de la XLVII Olimpiada Matemática se convierta en un futuro en un brillante matemático. De hecho, este es el principal objetivo de esta competición, que este año acoge la Universidad Pública de Navarra: detectar jóvenes talentos y estimular el estudio de esta ciencia. "En iniciativas como esta se generan perfiles excelentes. Se convierten en un trampolín de salida para muchos matemáticos, su primer contacto con las matemáticas reales", aseguró ayer la Presidenta de la comisión de la Olimpiada de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), María Gaspar.
Un total de 120 alumnos y alumnas de Bachillerato procedentes de todas las comunidades autónomas (el número de representantes varía ya que se eligen en función de los distritos universitarios) se enfrentaron ayer a los tres primeros ejercicios de la Olimpiada Matemática. Comenzaron a las 9:30 horas y la gran mayoría apuró las tres horas y media permitidas para conseguir resolver los problemas, en los que el ingenio y el pensamiento creativo pesa más que dominar el temario del currículo oficial. "Las preguntas son de matemática elemental, pero pueden ser de geometría clásica, de teoría de números, de combinatoria…", afirmó Gaspar. En su opinión, el hecho de quedar en buena posición en estas competiciones puede ayudar para el futuro. "Algunas prestigiosas facultades estadounidenses de Matemáticas lo valoran muy positivamente. Además, ofrece a los alumnos la posibilidad de viajar y de conocer a gente con la que posiblemente colaborarán en su vida adulta", aseguró Gaspar.
Es cierto que las pruebas (los alumnos y alumnas realizaron esta mañana la segunda) son el epicentro de la Olimpiada Matemática pero no es menos verdad que hay vida más allá de los problemas. Los estudiantes tienen la oportunidad de conocer jóvenes de todas las comunidades autónomas y descubrir nuevos lugares. Ayer por la tarde visitaron la localidad de Estella y hoy podrán pasear por Pamplona y disfrutarán de una cena de gala en el Hotel Iruña Park, donde todos están alojados. Los participantes aseguran que el ambiente es de camaradería y compañerismo, de colaboración, no de competición. Algo que percibió ayer en la salida de la prueba. Los jóvenes ponían en común los métodos que habían utilizado y trataban de comprobar si sus compañeros habían obtenido sus mismos resultados.
Ahora bien, pese a no haber un clima de competición, la realidad es que esta tarde habrá ganadores y los que logren las Medallas de Oro viajarán en julio a Amsterdam a disputar la fase internacional. Los seis siguientes tendrán la oportunidad de viajar a Costa Rica para participar en la olimpiada internacional. También tendrán una recompensa económica y, lo más importante, la satisfacción de haber conseguido vencer un gran reto.