viernes, 29 de abril de 2011

La Teoría de Juegos y los ataques terroristas


La aplicación de modelos matemáticos en la prevención de ataques terroristas o en la búsqueda de fugitivos es posible a través de la denominada "Teoría de juegos", ha explicado a Efe el matemático colombiano Guillermo Owen, que asesora al Departamento de Defensa de Estados Unidos en estas materias.
Owen, de 72 años y uno de los principales expertos mundiales en esta ciencia matemática, ha viajado a Barcelona para impartir unas conferencias ante estudiantes de ingeniería de la Universidad Politécnica de Cataluña, con los títulos "Ataques terroristas patrocinados y represalias" y "Un modelo de búsqueda y captura del fugitivo".
En ambos casos se trata de dos de las numerosas aplicaciones prácticas de la "Teoría de juegos", un área que estudia las interacciones y los procesos de decisión y estrategias entre dos o mas individuos, y que se ha usado también para efectuar análisis en el campo de la estrategia militar, la economía, la política, la biología o la informática.
Guillermo Owen, que se doctoró en Princeton (EEUU) y es profesor distinguido de Matemáticas Aplicadas en la Escuela Naval de Monterrey, en California, señala que en la búsqueda de un fugitivo se pueden aplicar el denominado "juego del escondite", por el que se estudia las características de los sitios donde se puede ocultar y las estrategias óptimas tanto del fugitivo como del buscador.
Owen se muestra reservado al ser preguntado sobre la efectividad de estos "juegos" matemáticos en casos reales de localización de personas y se limita a decir: "hemos estado ayudando en la búsqueda de algunas personas y hemos tenido algunos éxitos".


"En cuanto a los actos de terrorismo, buscamos no tanto predecir los ataques terroristas sino que nos interesa la relación que pueda haber entre un grupo terrorista y un Estado que le pueda estar ayudando o 'Estado patrocinador', que es como lo llamamos", indica el matemático colombiano. En este sentido, y en función de la relación entre estos dos 'jugadores', "vemos qué puede hacer el sujeto de los ataques o 'Estado víctima" contra el grupo terrorista y el Estado que lo está patrocinando", añade Owen.
Este experto en la "Teoría de juegos", sobre la que ha escrito varias obras de referencia, efectúa junto a otros especialistas en la materia análisis para el Departamento de Defensa norteamericano, "unos estudios que son bastante abstractos, pero que les son útiles", asegura Guillermo Owen. El matemático explica que en la "Teoría de juegos" se distinguen dos grandes grupos, los "juegos cooperativos", donde se estudian las coaliciones y las negociaciones que pueden entablar jugadores del mismo grupo, y los "juegos no cooperativos", donde se busca qué puede hacer cada jugador para tener un rendimiento óptimo en función de las posibles estrategias de los otros jugadores.
En la vida diaria, las personas también toman decisiones basándose en unas estrategias, aunque estas decisiones no siempre son las mejores porque "no siempre nuestras acciones son totalmente racionales". En este sentido, Owen advierte que "se puede recurrir a las matemáticas para analizar cuáles son las mejores decisiones, pero eso no quiere decir que la persona las vaya a tomar", mientras resalta que "a veces tomar una decisión errónea puede llevar a un éxito o un premio inesperado". El matemático añade, a modo de explicación, que "el resultado de una decisión no sólo depende de nosotros, sino de otros factores que desconocemos o que considerábamos muy poco probables". Así, Cristóbal Colón erró en su idea de encontrar una ruta más corta hacia la Indias navegando hacia Occidente porque "resultó que había algo, la naturaleza, que cambió sus planes, pero lo que hubiera sido un mal resultado, se convirtió en un gran resultado".
Del mismo modo, en el campo de la economía, donde se ha empleado la "Teoría de juegos" para intentar prever los comportamientos de los agentes económicos "siempre hay imprevistos y la gente a veces puede moverse por el pánico, y con pánico la gente se comporta de manera muy irracional".
La "Teoría de juegos" eclosionó en la década de los cuarenta del siglo pasado, en la época de la Segunda Guerra Mundial y la posterior "Guerra Fría", con las aportaciones de matemáticos como John von Neumann, Oskar Morgenstern o John Nash, quien recibió el Premio Nobel de Economía de 1994 y cuya vida se llevó al cine en la película "Una mente maravillosa", en español.