domingo, 7 de octubre de 2012

Diez construcciones donde se refleja el lenguaje de las Matemáticas...



El diseño de estas construcciones está basado en el complejo lenguaje matemático, con el objetivo de que las obras tengan un diseño innovador. Las matemáticas ocupan un lugar destacado en el diseño y construcción de edificios. Y no hablamos sólo de los cálculos necesarios para que las construcciones soporten y sean levantadas, sino que diversos arquitectos han tomado a esta ciencia como inspiración para diseñar sus obras.
Bajo este contexto, los sitios flavorwire.com y pijamasurf.com hicieron una recopilación de 10 edificios cuyos arquitectos han tomado como base el complejo lenguaje matemático con el objetivo de que sus obras tengan un diseño innovador.
La imagen superior corresponde al Templo Moebius. Esta construcción se encuentra en China, y como bien lo menciona su nombre, toma como modelo la famosa cinta de Moebius, "un objeto no orientable".
El templo es una forma de montículo denominado como una stupa - similar a una pagoda - y contiene una torre central donde se congregan los budistas. También simboliza la reencarnación.

Capilla de los Cadetes. Ubicada en Colorado, Estados Unidos, esta iglesia cuenta con la forma de un tetraedro, un cuerpo sólido cuyas cuatro caras son triángulos; este concepto fue ideado por el arquitecto Walter Netsch, y es un ejemplo notable de la arquitectura clásica y moderna, con su fila de 17 torres y el marco masivo tetraedro que se extiende a más de 150 metros hacia el cielo.


Invernadero Pentagonal. Está situado en  Cornwall, Inglaterra, donde se encuentra el invernadero más grande del mundo, el cual cuenta con un diseño muy matemático. La construcción está compuesta por cúpulas geodésicas que se forman de células hexagonales y pentagonales.
Su centro educativo interactivo denominado "The Core" incorpora números de Fibonacci (una secuencia matemática que se refiere también a la ramificación, la floración, o la disposición de las cosas en la naturaleza) y Phyllotaxis (la disposición de las hojas) en su diseño.


The Gherkin. La compleja estructura de este rascacielos de 41 pisos, ubicado en Londres, requirió de complejas fórmulas matemáticas que previnieran el impacto de los torbellinos que se forman en su base.
Por otro lado, su diseño cónico en la parte superior y su centro abultado, maximizan la ventilación, con lo cual el edificio utiliza la mitad de energía que otros de similares dimensiones. La construcción corrió a cargo de la prestigiosa firma Foster and Partners.



Pabellón Philips. La construcción se caracteriza por sus asimétricos paraboloides hiperbólicos y cables de tracción de acero. Philips Electronics Company quería crear una experiencia única para los visitantes, y colaboró ​​con un grupo internacional de arquitectos de renombre, artistas y compositores para crear este espacio pensado para propiciar experiencias estéticas multisensoriales y lo más completas posibles, integrando luz, música, imágenes y por supuesto espacio y tiempo. Una de las primeras obras ejecutadas fue "Poème Electronique", el experimento multidisciplinario de Xenakis, Corbusier y Varèse.


La Casa de la Integral. El excéntrico violinista, James Drewry Stewart, fue quien mandó construir este recinto en una barranca de Toronto, Canadá, con un costo de 24 millones de dólares.
La estructura curva y elegante sirve como un espacio increíble para da un concierto a 200 personas.


Pabellón Endesa de Barcelona. El arquitecto utilizó algoritmos matemáticos para alterar la geometría del edificio cúbico, con base en la inclinación y la orientación solar propuesto de la estructura.


Villa Cubo. Esta colonia holandesa es creación del arquitecto Piet Blom, quien con este diseño de casas inclinadas y geométricas quiso simular un bosque geométrico y abstracto coronado por copas cúbicas que, vistas desde abajo, parecen estar a punto de desprenderse del resto de su cuerpo arquitectónico. La parte superior tiene ventanas en cada fachada y se siente como una estructura separada del todo.



Catedral de la Sagrada Familia. Al parecer esta obra de Antonio Gaudí es el sueño de cualquier matemático, y es que tiene en su diseño una variedad inimaginable de conceptos matemáticos: paraboloides hiperbólicos, arcos catenarios y por si fuera poco, un "cuadrado mágico" en el que los números de cada columna, fila y diagonal suman lo mismo: 33, número que alude a varios símbolos religiosos.



Estación de servicio fractal. En esta gasolinera ubicada en Los Ángeles, California, cargar combustible se convierte en una experiencia matemáticamente regocijante. Como se aprecia en la foto, la idea que da sentido a la construcción es la del fractal - una forma geométrica fragmentada que se divide en varias partes, pero cada uno de esos componentes es sólo una copia de menor tamaño de la forma general-, cuenta con 90 paneles solares que alimentan la estación.


¿Qué opinas de la inspiración matemática?
A ti, ¿te han inspirado los números?