miércoles, 5 de noviembre de 2008

Obama, McCain y la Ciencia


Después de varios meses de espera, la agrupación Science Debate 2008 logró que el candidato demócrata Obama (y ya virtual Presidente) respondiera cuáles son sus planes en cuanto a ciencia y tecnología. Aquí están, estas son_
Los temas científicos no parecen encontrarse entre las prioridades de los candidatos a presidente. Los EE.UU. no parecen ser la excepción. La organización Science Debate 2008, creada con el fin de que los candidatos definan su posición respecto de temas de ciencia y tecnología, tuvo que batallar bastante para lograr que Obama y McCain le contestara. Esto es lo que Obama planea hacer si es elegido (que ya lo ha sido):
1. Consultar más asiduamente a sus asesores científicos para la toma de decisiones. A tal efecto dice haber organizado un equipo de consejeros científicos, incluyendo varios premios Nobel, para organizar su agenda científica (aunque no dio nombres).
2. Incluir en su gabinete mayor cantidad de gente con antecedentes en ciencia y tecnología independientemente de su orientación política.
3. Fortalecer el Consejo de Asesores en Ciencia y Tecnología. Este no es un tema menor teniendo en cuenta los informes recientes de científicos “acallados” cuyas investigaciones no son tenidas en cuenta por agencias del gobierno (especialmente la Environmental Protection Agency, agencia encargada de proteger al medio ambiente).
Ciencia y sociedad: Obama manifestó su intención de tener una población más consustanciada con la ciencia. La mejor forma de lograr esto es comenzando en las escuelas. Con este fin Obama promete mejorar la educación de la ciencia creando las condiciones necesarias para atraer los mejores docentes de ciencias y matemáticas a las escuelas secundarias (algo que el gobierno de Bush no ha hecho). Para elevar el nivel de enseñanza el candidato propone la creación de un programa de becas para entrenar 30000 nuevos docentes en Ciencias y Matemáticas. Los docentes que sean beneficiados con esta medida tendrán que enseñar en escuelas que muestren una demanda prioritaria.
El candidato demócrata es conciente del desafío que se abre para su país si quiere continuar liderando el campo científico y tecnológico. De acuerdo a declaraciones del propio Obama, los EE.UU. importan 53 mil millones de dólares en tecnología más de lo que exporta. China es ahora el exportador de tecnología número uno. A esta situación poco alentadora, se suma el hecho de que el número de estudiantes que siguen carreras técnicas esta disminuyendo. Hace 30 años los EE.UU. ocupaban el tercer lugar en el número de estudiantes que obtenían títulos en ciencia e ingeniería. Hoy ocupan el lugar número 17.
Ciencia y medio ambiente: Obama sabe que todo su empeño en estimular energías alternativas y el cuidado del medio ambiente será difícil de implementar en solo un período presidencial, pero entiende que a menos que se hagan planes a largo plazo, no se podrá superar la actual situación.
Contrario a lo que el gobierno del presidente Bush ha estado haciendo, Obama planea que su país se siente a discutir con las Naciones Unidas sobre formas efectivas de controlar el cambio climático. La creación de un Foro Global de Energía para el desarrollo de energías con bajo índice de contaminación sería una forma de hacerlo. Obama considera que los EE.UU. tienen que invertir e investigar más en el área de energías alternativas y renovables, creando mercados para innovaciones en materia energética y de nuevos productos con fuerte presencia de inversores privados. Los créditos para la producción de coches que gasten menos combustible están entre estas medidas.
Respecto del calentamiento global y las emisiones de dióxido de carbono, las metas del Obama consisten en volver a los niveles producidos en el año 1990 para el año 2020. Algo loable pero que habrá que ver dadas las actuales circunstancias.
En definitiva: es importante que el candidato haya respondido las preguntas de Science Debate 2008. Como en toda elección presidencial, habrá que ver si las promesas se cumplen.
Las respuestas que John McCain proporcionó al grupo Science Debate 2008 muestran su intención de apostar por la ciencia. De todas formas hay que destacar que es más conservador que Obama cuando se trata de financiarla con fondos del gobierno.
El tono general de sus respuestas, en muchos casos, es vago. McCain habla de responsabilidad fiscal, desarrollo competitivo global, uso de tecnología para crear empleo en áreas rurales y hacer que los EE.UU. recuperen su liderazgo creando y exportando nuevas tecnologías. ¿Cómo lo va a hacer? Obama toma posiciones claras. McCain esperaría a ver si gana. (Pero hoy sabemos que ha perdido)
Incluso cuando expresa que va a poner un Consejero en Ciencia y Tecnología en la Casa Blanca uno no puede evitar una sonrisa. Esto no es nuevo, se ha venido haciendo por décadas y es lo menos que se espera de un presidente.
Energía: Al igual que Obama, McCain ve necesaria una reforma energética del país que busque nuevas alternativas. Uno de sus “medidas atractivas” consiste en ofrecer un premio de 300 millones de dólares para los creadores de una batearía para coches híbridos y eléctricos. Lamentablemente no habla de que el gobierno invierta dinero en un tema que va a costar mucho más de 300 millones.
Recordemos que al inicio de su primer mandato el actual presidente Bush pretendía independizarse del petróleo extranjero iniciando perforaciones en muchas reservas protegidas de su país. Esto le valió el repudio de las organizaciones de defensa del medio ambiente.
Cambio climático: McCain considera que su política de “cap and trade” va a ayudar a que la gente y las industrias tengan una transición más suave hacia energías que produzcan menos dióxido de carbono y por ende alteren menos la capa de ozono. Esto se opone a lo que dice Obama, quien no considera que el gobierno tenga que subsidiar a las empresas para que las mismas busquen reducir sus emisiones de dióxido de carbono y evitar potenciales problemas financieros.
Al igual que Obama, McCain proponía volver a los niveles de emisión de dióxido de carbono del año 1990 en el año 2020.
McCain también proponía invertir 2000 millones anuales por los próximos 15 años para investigar en tecnologías que usen carbón de una manera limpia y descontar hasta 5000 dólares de los impuestos de todo aquel que compre un coche “limpio” (con nada o poca emisión contaminante).
Ciencia y educación: John McCain no había sido muy claro sobre como encarar el desafío de mejorar la educación de la ciencia. Science Debate logró que el candidato republicano fuese más claro respecto de su posición en este tema. McCain entendía la necesidad de estimular el desarrollo y la capacitación de los maestros de ciencia y matemáticas. Y que los fondos del gobierno son necesarios en este aspecto. Fondos que los directores y maestros administrarían de acuerdo a las necesidades de sus escuelas y que también podrían usarse como pago de incentivos para aquellos maestros en áreas más problemáticas. También mencionaba incentivos específicos para maestros que enseñaran ciencias y matemáticas.
El candidato también proponía un programa de 250 millones de dólares para aquellos estados que promovieran la expansión de oportunidades educativas en la Internet. ¿Lo haría, digamos, anual, cada 10 años? No lo dice.
Investigación espacial y militar: Parece ser una constante en los gobiernos republicanos: el gasto en la carrera espacial. McCain sigue en esa misma línea y dice que si hubiese ganado “la exploración del espacio será una prioridad así como que los EE.UU. continúe en una posición de liderazgo”. Esto significa más dinero para la NASA en general y para el programa “Shuttle” en particular. También dinero para completar la construcción del laboratorio espacial maximizando su capacidad de investigación y comercialización.
Entre los objetivos del candidato republicano figuraban fortalecer todo lo que contribuyese a la seguridad de su país. El dinero para investigación y desarrollo fluiría sin inconvenientes hacia el sector militar.
Investigación con células madres: El gobierno del presidente Bush corto los subsidios para hacer investigación de enfermedades tales como Parkinson y Alzheimer utilizando células madres provenientes de embriones.
Si bien McCain estaba a favor de dar fondos para este tipo de proyectos, al mismo tiempo ha dejado claro que esperaba que se busquen otras opciones. La incomodidad del presidente Bush respecto del uso de células madres embrionarias se continuaría en un potencial mandato de John McCain.
Resumiendo: La posición de McCain ha variado respecto de la que sostenía el actual presidente de los EE.UU. respecto del papel que su país juega en el cambio climático. Si bien sus objetivos no llegan a equiparar los de Obama, el cambio de actitud es significativo. La forma de lograr este cambio es distinta en ambos casos: McCain opina que el gobierno debe contribuir con dinero para que las industrias puedan encontrar nuevas formas de energía. Obama cree que no.
Ambos veían la necesidad que tiene su país de reforzar la investigación científica. Son concientes también de que uno de los puntos claves es fortalecer la educación de la ciencia y las matemáticas en los niveles primarios y secundarios.
Seguramente el tema en que los dos difieren es en la forma de proteger a su país. McCain iba a destinar mucho más dinero a investigación y desarrollo en el área militar que el que Obama planea darle a ese sector.
Más allá de que los dos candidatos hayan finalmente contestado, no deja de ser preocupante el hecho de que les haya llevado tanto tiempo hacerlo. En los próximos meses veremos cuánto de lo que contestaron se concreta.

No hay comentarios: