miércoles, 10 de diciembre de 2008

9,89 de nota media


Es de Premià de Mar (ICatalunya- España), tiene 27 años y acaba de lograr el primer premio de fin de carrera en Ingeniería Técnica Informática, que otorga el Ministerio de Educación al alumno más brillante en esa titulación. Su nota media: 9,89. Acabó la carrera hace dos años en la UPC y tuvo 20 matrículas y 4 sobresalientes. El caso de Miguel Ros es atípico, ya que llegó a estudiar la carrera desde Formación Profesional (FP) y gracias a su pasión "Hace unos días me llegó una carta del ministerio en la que me comunicaban el premio. Me darán 3.300 euros. No es mucho, porque estoy viviendo con mi novia y hay muchos gastos, pero vendrán bien", decía ayer mientras tomaba un refresco en un bar de Montgat, donde vive con su novia. "Estamos de alquiler. Pagamos 650 euros al mes, pero queremos ahorrar para comprar un piso dentro de cinco o seis años".
Su historia es la peripecia de un joven al que le costó tomar el camino que quería. Empezó bachillerato sin interesarle, hasta que se pasó a Formación Profesional, rama informática. Estuvo cuatro años en FP. Le fue tan bien que hizo un curso de acceso para entrar en Ingeniería Técnica Informática y ahora trabaja "fijo" en la empresa Evolium, donde se lo pasa bien y se ocupa de los programas antivirus.
En bachillerato "faltaba a clase. Era un poco holgazán y no estudiaba. No me interesaba", reconoce. Estuvo a punto de dejar los estudios, pero un amigo le propuso matricularse en lo que es su pasión: un módulo de informática.
"Allí empecé a disfrutar. Sacaba muy bien las asignaturas y al acabar los dos años me pasé al módulo de grado superior, también de informática, y después hice el examen para acceder a la Universidad". Antes de empezar la carrera tuvo que hacer un "curso cero" de seis meses en la propia Universidad para ponerse al día en matemáticas.
Es consciente de que hizo un "esfuerzo tremendo" para llegar a la Universidad. De entrada, el periplo de cuatro años de Formacion Profesional, un curso puente para ingresar y un "curso cero" para tener base en matemáticas.
Al final entró en la carrera con 22 años, cuando otros a esa edad la están acabando.
Por las mañanas estudiaba tres horas al día en casa y por la tarde se iba a la universidad. Los sábados y domingos casi nunca estudiaba. "He salido por la noche a discotecas y al cine".
Dice que tiene un sueldo medio y que trabaja ocho horas al día. "Me han subido el sueldo hace poco. Creo que lo merezco, aunque tengo que mejorar en inglés".

No hay comentarios: