miércoles, 10 de diciembre de 2008

El juego de la Ciencia


El nuevo MuseoDidáctico e Interactivo de Ciencias, ubicado en el campus de la Escuela Politécnica Superior de Orihuela (EPSO), en Alicante (España), reúne más de treinta experimentos para aprender jugando cuestiones tan complicadas de explicar con palabras en el aula como la relatividad, las propiedades de la elipse o los eclipses. Desde la "Cama del Fakir" hasta la báscula para astronautas, el museo explica a través de los sentidos Matemáticas, Física, Química, Geología, Biología y Tecnología. La diversión está garantizada para pequeños y mayores, para expertos y principiantes. Entrar al Museo Didáctico e Interactivo de Ciencias (MUDIC) es como abrir la puerta de un gran almacén de juguetes, con la particularidad de que se adapta a todas las edades y a todos los públicos. La diversión está garantizada en el Módulo 1 de la Escuela Politécnica Superior de Orihuela (EPSO), de la Universidad Miguel Hernández, pero antes la primera clase es de Astronomía y se imparte en la glorieta del campus. Allí se puede visitar el reloj solar más preciso que existe, que da con exactitud los minutos y las horas utilizando el "analema", la representación del dibujo que describe el sol con respecto a la Tierra a lo largo de un año, y hasta señala el punto exacto del amanecer y el anochecer, porque aquello de que el sol sale por el este y se pone por el oeste es simplificar demasiado, explicaron los expertos. El MUDIC lo componen dos salas de experimentos que se mostrarán de forma diferente en función del nivel de los alumnos y una aula taller donde se harán las experiencias más delicadas guiadas por profesores de la Asociación Hypathia de Alejandría, encabezada por su presidente, Jesús Carnicer, el responsable de Química del museo, Manuel Nieves, y el director de la EPSO, Juan José Ruiz.
La "Cama del Fakir" sirve para explicar la diferencia entre fuerza y presión. Una treintena de experiencias demuestran de forma visual la relación entre campos magnéticos y campos eléctricos, la base del teléfono móvil, el antecedente del flash o del GPS, la energía mecánica del pedaleo sobre una bicicleta convertida en electricidad para mover un "escalextric", la explicación de las estaciones del año o los eclipses mediante el "telurio". Una mesa de billar invita a desafiar las propiedades matemáticas de la elipsis, las reacciones químicas generan luz, calor o frío, se acercan al sueño de los alquimistas de lograr oro desde plomo... Los visitantes se convertirán en la pila humana, serán pesados en una báscula para astronautas y subirán en un ascensor que explica la relatividad.
La primera reacción es de sorpresa. Cuando el visitante está intrigado por la explicación del fenómeno que acaba de presenciar afronta la ciencia como si de descubrir el truco de un mago se tratara. Una treintena de experimentos logran despertar preguntas -y responderlas- sobre Física, Química, Biología, Geología, Tecnología y Matemáticas.Visitas organizadasEl MUDIC está pensado para visitas de escolares desde quinto de Primaria hasta cuarto de ESO, pero los organizadores, la Asociación de Profesores de Ciencias Hypatia de Alejandría, tiene previsto convocar pronto jornadas de puertas abiertas. Los grupos de alumnos podrán comenzar a recibirse en febrero, ya que primero hay que formar a los monitores, que deben alcanzar un dominio teórico además de ser capaces de mantener en óptimas condiciones los experimentos. Lo ideal, según la asociación, sería que la Diputación de Alicante (con competencias en Museos) y la Conselleria de Educación (con su apoyo a la pedagogía) asumieran la formación y el contrato de los monitores.

No hay comentarios: