viernes, 5 de diciembre de 2008

Los alumnos repetidores cuestan al Estado 800 millones de euros,...


Son muchos los expertos que desaconsejan la repetición de curso para paliar los niveles de fracaso escolar, porque es algo que resulta caro e ineficaz. Más todavía si ese volver durante un curso a las mismas clases no cuenta con refuerzos para esos alumnos rezagados. Ahora es la OCDE la que alerta del impacto negativo del fracaso escolar en nuestra economía y da un toque de atención sobre la elevada tasa de repetidores, según el informe Estudios Económicos de España 2008, presentado recientemente.
A los 15 años, cuatro de cada diez alumnos ha repetido al menos una vez. En el año 98-99, la cifra alcanzaba el 35%. La media de los países europeos se sitúa en un 10%. Pero no sólo es llamativo el número de repetidores sino el nivel de los mismos. En el último Informe Pisa, mientras los españoles con dos cursos iguales a sus espaldas lograban 421 puntos en Matemáticas y 416 en Lectura, los repetidores europeos conseguían 461 puntos en Matemáticas y 449 en Lectura. Haciendo un cálculo aproximado, en España hay 439.660 alumnos de 15 años, según el INE, de los cuales ha repetido un 40%, es decir, 175.864. El gasto por alumno en 2006 se sitúa en 4.520 euros, por lo que se podría decir que los repetidores cuestan cerca de 800 millones de euros al Estado. De ahí que, tras conocer los últimos datos de Pisa 2006, el responsable del informe, Andreas Schleicher destacara el alto consumo de recursos que provoca en España la repetición de curso y recomendara “ayudar de forma individualizada a los alumnos con dificultades”.
El informe de la OCDE advierte de que “la repetición conlleva elevados costes sociales y educativos y pocos beneficios para los afectados”. Señala que no mejoran los resultados porque no se establecen medidas de refuerzo a los repetidores, por lo que recomienda “proporcionar enseñanza adicional a los alumnos que suspenden”. De hecho, a pesar de registrar este elevado porcentaje de alumnos que vuelven al mismo curso, España sigue manteniendo una de las tasas más altas de abandono educativo que cifra en un 31% los jóvenes españoles que deja los estudios después de la Educación Secundaria Obligatoria, muchos de ellos, sin el título mínimo. Tal es la preocupación del Gobierno, que el Ministerio de Educación acaba de anunciar un plan coordinado con las comunidades autónomas para reducir a la mitad el abandono educativo de aquí a cuatro años. La Ministra de Educación, Mercedes Cabrera ha prometido 121 millones de euros en 2009 para invertir en este objetivo. Por otra parte, el informe de la OCDE añade que “a pesar de que el Bachillerato es considerado el nivel mínimo necesario para los trabajadores en economías de altos ingresos, las cifras de los que lo obtienen en España es baja en la comparación internacional”. Afirma que uno de los principales factores responsables del abandono temprano son las facilidades de trabajos no cualificados que se le ofrecen a los jóvenes en algunas regiones, en especial con gran peso del turismo. En España, las alternativas ofrecidas para los alumnos que no quieren seguir estudiando no han tenido buena acogida. Así, los Programas de Garantía Social sólo alcanzaron un escaso 4,5% de matrícula y en Formación Profesional que, según la OCDE, todavía goza de “poca reputación”, sólo se inscribió un 14% de los estudiantes que fracasaron en ESO.
Otro aspecto que llama la atención es que la repetición se produzca mucho más entre hombres que entre mujeres. Quizá se deba a que ellas son más maduras en los años que se concentran las repeticiones, entre segundo y tercero de la ESO. Desde la perspectiva europea, además de España, hay un grupo de países que tienen una tradición larga de hacer repetir a los alumnos que tienen dificultades. Entre otros Francia, Italia, Portugal... En el mundo anglosajón, en Europa central o en los países nórdicos la repetición apenas existe. Según un análisis del periódico especializado Magisterio, “la OCDE mira con extrañeza la repetición, sobre todo como un desperdicio de recursos económicos sin beneficios: más que cargar contra la repetición, critica que esta se haga sin sentido. No se trata de si el alumno repite o no, sino de reforzar a los alumnos que suspenden”.

No hay comentarios: