jueves, 2 de abril de 2009

Las matemáticas pueden ayudar a predecir antes los tsunamis


Una nueva fórmula matemática podría emplearse para predecir con mayor antelación dónde se puede producir el impacto de un tsunami y su capacidad de destrucción, según concluye un grupo de investigadores de la Universidad de Newcastle (Reino Unido).
La investigación, dirigida por el profesor Robin Johnson, fue impulsada por el desastre que afectó a las costas de Indonesia, Sri Lanka, Thailandia e India en las Navidades de 2004. En aquella ocasión, un tsunami producido como resultado de un terremoto en las profundidades del océano provocó una gran onda en superficie que resultó en seis frentes masivos.
De esos frentes fue el tercero y mayor de todos el que causó la mayor desvastación, golpeando las playas con una velocidad terrorífica. Con una altura de 20 metros, esta gran onda fue la que golpeó la costa de Sri Lanka con una fuerza capaz de descarrilar un tren matando a casi mil personas.
El profesor Johnson pensó que si se podía comprender más sobre cómo se producían esas grandes olas podría predecirse mejor dónde golpear y cómo de devastadoras serían. Su investigación ha sido publicado en la revista 'Sceince Direct: Fluid Dynamics Research', que la ha considerado el mejor estudio del año. "Hemos encontrado que el número y altura de las olas de tsunami que golpean la línea costera depende críticamente de la forma que adquiera la ola matriz que surge mar adentro", explicó el profesor Johnson, especialista en Matemática Aplicada.
"Teniendo en cuenta esto se trata de determinar si esa ola precursora del tsunami tiene forma de 'depresión' o de 'pico'. En el caso de tratarse de una 'depresión' entonces la conocida vista de la marea que repentinamente se retira es precursora de que un tsunami se aproxima. Pero por el contrario, si su forma es de 'pico', no habrá ninguna señal de aviso antes de que aparezca una muralla de agua aproximándose a gran velocidad".
Para este investigador es posible monitorizar la actividad sísmica para saber cuándo un tsunami está en camino. Una vez detectado, la investigación revela que el número de picos o depresiones en la perturbación inicial producida por el terremoto en la superficie del mar determinará el número de frentes de ola que se producirán y que eventualmente darán lugar a tsunamis. Johnson y sus colegas creen que calculando el número de olas que pueden unirse para hacerse más veloces y absorber las más lentas, puede predecirse cuántas y cómo de destructivas podrán ser al llegar a la playa.

No hay comentarios: