martes, 29 de septiembre de 2009

Psicopedagoga de la UNAB (Chile), plantea que las matemáticas pueden ser un "Juego de niños" y de padres



Para un gran porcentaje de padres ayudar a sus hijos e hijas en el conocimiento y práctica de las matemáticas escolares es un complejo desafío para el cual no están preparados. Según Sandra Díaz, académica de Psicopedagogía de la Universidad Andrés Bello, hay investigaciones que demuestran que los escolares tienen mayor probabilidad de destacarse en matemáticas cuando los padres apoyan activamente su aprendizaje. Por eso, deben involucrarse desde la infancia y reforzar las capacidades de sus hijos y trabajar una actitud positiva hacia las matemáticas estimulándolos y apoyándolos. Existen herramientas simples que entregan orientaciones a los adultos destinadas a incentivar y reforzar las capacidades matemáticas de los pequeños, por ejemplo:

- Hablar en forma positiva sobre las matemáticas e involucrar a su niño o niña en actividades que incorporen los conceptos matemáticos básicos sentarán las bases para el éxito de su niño en las matemáticas. Actitudes negativas pueden disminuir el entusiasmo natural por aprender.


- El aprendizaje de las matemáticas es un proceso gradual, ya que todo conocimiento nuevo se apoya en los anteriores. Los niños primero aprenden del 1 al 9, luego del 10 al 100 y así sucesivamente. Por lo tanto, es importante que todo aprendizaje quede bien afianzado.


- Ayude a sus hijas e hijos a conocer y utilizar los números desde pequeños. Por ejemplo, cuente con ellos objetos de la casa ¿cuántas tazas de té tenemos?, ¿cuántos vasos?, ¿hay más vasos o más tazas?, etc.

- Trate de mantener buena comunicación con el profesorado para saber qué temas se están tratando en la clase y cómo apoyar desde el hogar.


- Las matemáticas se pueden practicar en familia. Juegue con sus hijos a simular compras para que aprenda a contar y calcular, por ejemplo, preguntándole ¿cuánto te falta para comprar lo que quieres? o ¿cuántas monedas de 10 euros o dolares son una de 500. Ir juntos al supermercado y pedirles ayuda para ahorrar comparando los precios de un mismo producto.


- Es importante practicar las matemáticas mentalmente. Las actividades de cálculo matemático no se limitan solamente a las actividades con lápiz y papel. La matemática mental es una destreza valiosa que resulta útil cuando uno se ve obligado a hacer cálculos rápidos. Haga que el aprendizaje sea divertido al crear problemas matemáticos para resolver juntos en la casa o fuera de ella.


- Las respuestas incorrectas a veces pueden ser útiles. El análisis de las respuestas equivocadas puede ayudar a su hijo a comprender los conceptos fundamentales de un problema y aprender a aplicar la capacidad de razonamiento para obtener la respuesta correcta.


Otros aspectos importantes, según Sandra Díaz, académica de la UNAB, es lo que los niños creen con respecto a su propia capacidad para aprender matemáticas es crucial. La investigación ha demostrado que el trabajo duro y el esfuerzo son más importantes para el éxito que la capacidad. Elogie a su hija o hijo cuando se esfuerce y tenga que aprender algo difícil.
La matemática no sólo se trata de números y operaciones, también tiene que ver con las formas y el espacio, reconocer formas es una habilidad matemática relacionada con la geometría, ayúdelos a reconocer rectángulos, cuadrados, círculos, estrellas y otras formas en libros, letreros de la calle o al cocinar. En cuanto al espacio, juegue con sus hijos con conceptos como: arriba - abajo, adelante - atrás, izquierda - derecha, etc.”, explica la académica.

No hay comentarios: