domingo, 18 de octubre de 2009

El arte y las ciencias entran en diálogo en el Museo Arqueológico de Murcia (España)



La integración entre el arte y las ciencias, sus relaciones históricas y vigentes, así como su repercusión social son las cuestiones que analiza la exposición Perspectiva, Ciencia y Magia de las Representaciones, inaugurada ayer en el Museo Arqueológico de Murcia
Hasta el 10 de enero, los ciudadanos podrán disfrutar de esta iniciativa con un marcado carácter lúdico y experimental. Una propuesta que se compone de la propia exposición, de talleres didácticos, de una jornada de conferencias y de la realización de un trabajo de perspectiva en directo -anamorfismo-, realizado por el artista argentino Eduardo Relero.
Esta actividad forman parte del programa Ciencia, Cultura y Sociedad, del Plan de Ciencia y Tecnología, y nace de la colaboración de la Fundación Séneca con el grupo de investigación de la profesora Inmaculada López Vílchez, del Departamento de Dibujo de la Universidad de Granada, y en cuyo equipo participaban investigadores de toda España, entre ellos la murciana María Gracia Ruiz Llamas, de la Universidad de Murcia.
Perspectiva, Ciencia y Magia de la representación muestra al público la notable relación entre arte y ciencia a lo largo de la historia, y revela cómo los caminos recorridos por los artistas desde el Renacimiento abrieron nuevas sendas para la investigación en Geometría, Matemáticas, Fisiología de la visión y Óptica, hasta el nacimiento de la moderna fotografía, siguiendo como hilo conductor la denominada ciencia del arte, la perspectiva.

De modo complementario, la muestra del Museo Arqueológico explica cómo los artistas asimilaron los avances científicos de sus respectivos entornos y los adaptaron a la producción de obras de arte. 



Gracias a una serie de aparatos, construidos por la Universidad de Granada siguiendo los modelos proporcionados por los artistas a través de documentos bibliográficos y pictóricos (siglos XVI-XIX), la exposición ofrece un recorrido didáctico por seis máquinas para dibujar y tres cámaras (oscuras, claras y portátiles), con la que el visitante podrá ensayar el ojo del artista y sorprenderse con el resultado del boceto.
Entre las máquinas incluidas en la muestra destaca la de Velo de Alberti y la de dibujar con vidrio de Durero. Éstos son instrumentos para aplicar la geometría y el dibujo a través de un punto visual movible, que se desliza en un plano, y permite solucionar el problema básico de la perspectiva: llevar lo tridimensional al plano.
Asimismo, la muestra también cuenta con cosmoramas y anamorfosis. El cosmorama es una caja con una escena pintada dentro y, vista de frente, el ojo la capta de manera unidimensional. Sólo a través de las mirillas que están a los lados, el ojo es capaz de percibir la tridimensionalidad. Por su parte, las anamorfosis son imágenes irreconocibles a simple vista que sólo mediante el uso de mirillas, espejos o cilindros, o simplemente por un ángulo determinado de visión, es posible reconstruir la imagen tridimensional.
Dentro de esta categoría, Perspectiva, Ciencia y Magia de la Representación cuenta con una reproducción de La Medusa de Caravaggio, en anamorfosis cónica; el clásico cuadro de Los embajadores de Hans Holbein, que es una anamorfosis plana; y la pintura del dibujante argentino Eduardo Relero, en el vestíbulo.
Como complemento, se realizarán talleres diarios de actividades didácticas para que los escolares asimilen la relación entre arte y ciencia, entre semanas para colegios y en fin de semana abierto al público.

No hay comentarios: