lunes, 26 de octubre de 2009

Polémica en Asturias (España)



En principio, su voz podría ser neutral. Pedro Alonso Velázquez, aragonés de nacimiento y de formación, desarrolló el grueso de su vida académica en el campus de Gijón. Pero no es ingeniero. Ni director de escuela. Es matemático. Y, desde Gijón, Director del Departamento de Matemáticas de la Universidad de Oviedo, lo que, de alguna manera, le distancia, tanto como le acerca, a todas las Escuelas de Ingeniería. No obstante, antes que Director fue representante sindical. De Comisiones Obreras. Y puede que fuera de su labor negociadora de lo que le quedara ese poso cimbreante. La facultad de comprender. La cualidad de decir sin ofender y de dejar patente, aun así, de qué lado de la barrera está.
En el periódico digital: http://www.elcomerciodigital.com le hacen la siguiente entrevista que transcribimos:


- Un Director de departamento de Oviedo con docencia en Gijón hace años hubiera sido imposible.
- Pues sí, lo que pasa es que yo creo que la gente es mayor y no valora los localismos, lo que valora es tu capacidad para gestionar adecuadamente algo. Y yo creo que como Director de la sección departamental de Gijón logramos un impulso importante. Pensar ahora en Gijón, Oviedo o Mieres, es absurdo. No tiene mayor importancia.
- ¿Ha crecido el peso del departamento en Gijón? Ya es miembro del Consejo de Campus.
-Su peso no ha crecido, lo que hemos conseguido es que no mengüe tanto como ha menguado en otras universidades. Hemos logrado que en Industriales haya tres asignaturas básicas, cosa que no es para dar botes, pero no estamos descontentos. Y después de muchos años peleando por ello, ahora somos miembros del Consejo de Campus. Pero es que en este momento hay 40 profesores ligados a Gijón y es el único departamento que tiene una sección departamental aquí, aprobada por Consejo de Gobierno. Que nadie tenga duda del importante papel del departamento de Matemáticas en Gijón.
- ¿Y desde ese papel, cómo ve la fusión de centros?
- La pregunta a responder es ¿se es capaz de generar un centro en Gijón que recoja todas las enseñanzas y gestionarlo adecuadamente? Y ¿si se quiere hacer eso no se tendría que haber hablado con los directores de centros y departamentos implicados? Ese es el problema. Desde mi punto de vista, creo que sería más eficiente un centro que gestionara las enseñanzas de Industriales y otro las de Informática y Telecomunicaciones. Pero si el modelo es un único centro, hay que hablar de cómo se quiere que sea, cómo se va a gestionar, si va a haber un coordinador y una serie de ramas que gestionarán los subdirectores... ¿Tenemos capacidad para hacer eso? ¿Quién ha hecho un estudio real de cuánto nos ahorramos? Porque para meter en Álgebra de primero a los alumnos de todas las ingenierías que tienen Álgebra no necesitas fusionar los centros. Basta con que lo hagas.
- Se supone que el modelo sería el de la Politécnica, un director y un subdirector por cada rama.
- Pero ahora va a haber grados con competencias y sin competencias, master, grados en Electrónica, Electricidad, Mecánica, Informática ... ¿De verdad todo eso va a poder gestionarse de esa manera? Si alguien me convence de que se puede hacer adecuadamente y de que hay un ahorro económico, me parece estupendo. Ahora, para eso hay que evitar los personalismos, hay que pensar que ningún centro absorbe a otro, que lo que se genera es un nuevo centro y que lo que se discute es cómo gestionarlo de la manera más eficiente. Nos olvidamos de los famosos carteles, esos que marcan los territorios, esos que cuanto más grande tengo el cartel parece que más territorio tengo, y nos planteamos que los espacios son de todos y que tenemos que ver cómo los organizamos.
- Pero dicen que dos centros no solucionarían la concentración de alumnos, sobre todo en Informática y Telecomunicaciones.
- ¿Verdaderamente puede haber dos centros que impartan la misma titulación en dos ciudades distintas? No. ¿Entonces qué hago? Pongo dos titulaciones diferentes. ¿Qué sentido tiene? Tiene mucho más sentido crear dos centros donde centralizas Informática y Telecomunicaciones de toda la Universidad, y en otro Industriales de toda Asturias. Ese sería el modelo. ¿Pero alguien se lo ha planteado? No, porque hay ciertas cosas que no se pueden tocar.
- ¿Podría ser la gran escuela politécnica el germen de una universidad politécnica?
- Nadie quiere una universidad politécnica. Al menos, yo no. En tiempos de eficiencia en el gasto y de carencia de alumnos, no tendría sentido un planteamiento de esas características.
- ¿Es Gijón tan fuerte en el campo energético como para liderar el proyecto del Campus de Excelencia?
- Lo es. A veces pensamos que lo que está cerca de nosotros tiene menos fuerza de la que tiene, y la potencia investigadora y de trabajo del campus de Gijón es importantísima. Las energías renovables son una cuestión de futuro fundamental y tenemos esa fuerza para poder afrontarlo. Muchos campus de Oviedo podrían mirarse en el de Gijón: está todo integrado, es una maravilla cómo está cuidado y las ganas de trabajar de la gente. Tiene el Parque Científico Tecnológico y el hospital al lado y una ciudad en la que las instituciones apoyan lo que se hace aquí... Todo eso no lo podemos desperdiciar. El campus de excelencia es una buenísima noticia para la Universidad de Oviedo y, después de conseguido, es hora de que el Rector, a través del Claustro o de los mecanismos que quiera, permita participar a la comunidad universitaria de ese diseño de futuro.

No hay comentarios: