martes, 22 de diciembre de 2009

Se mantiene la brecha entre los colegios que rinden la PSU, en Valparaiso (Chile)


Tal como se pronosticaba, los efectos del paro de profesores en la Región de Valparaíso, en algunos casos con más de un mes sin clases, se dejó sentir en los resultados de la Prueba de Selección Universitaria (PSU), golpeando con más dureza a la educación municipalizada.
A nivel de comunas, la diferencia entre los colegios pagados y los municipales de una misma ciudad del Gran Valparaíso es de casi 200 puntos. Así, por ejemplo, el promedio de los particulares de Viña del Mar es de 590,9 mientras sus liceos públicos sólo logran 426,5.
Aunque con menor concentración de colegios que otras ciudades grandes de la región, la educación particular de Concón logra un promedio de 644,9, una diferencia abismal con los 383,2 que obtiene la educación municipal de Santa María. Es decir, una diferencia de 261,7 puntos.

Sobre estas diferencias, el secretario regional ministerial de Educación, Fernando Pérez, no desconoció el indeseado impacto de los paros, aunque dijo que la brecha con los municipales se estancó.
Es bueno señalar que hay una franja intermedia, de jóvenes que obtuvieron puntajes que bordean entre los 750 y los 800 puntos. Ahí también se advierte que los particulares pagados llevan cierta ventaja; los particulares subvencionados aumentaron y los municipales no obtuvieron menos puntaje que el año pasado, pero francamente no es lo que esperábamos”.
Pérez dijo que para el 2010 hay que redoblar el esfuerzo y tomar medidas para que los estudiantes del sector público “tengan la posibilidad de mejorar sus resultados, acercarse a puntajes que les permitan incorporarse a la educación superior; hay que recordar que el puntaje mínimo para postular son 475 puntos”.
En el caso de los particulares subvencionados, los mejores resultados promedio comunal se lograron en Cabildo con 584,1 y el peor resultado nuevamente se dio en la comuna de Santa María, con 383,2.

En la Sala el Farol de la Universidad Valparaíso (UV), el Consejo de Rectores realizó al mediodía de ayer la ceremonia de distinción de los 17 jóvenes con puntajes máximos nacionales y regional (16 y 1) de la zona, de los cuales sólo uno provenía de la educación municipal, precisamente del tradicional Liceo Eduardo de la Barra de Valparaíso.
Ante la brecha educacional que nuevamente se constató en este proceso, el rector de la Universidad de Playa Ancha, Patricio Sanhueza, expuso que “tenemos preocupación justamente por aquellos estudiantes que no obtienen buenos resultados en la PSU, y por lo tanto también hay que pensar allí qué está ocurriendo con la educación media en Chile”. En este contexto, hizo un llamado a las autoridades nacionales para que “las políticas públicas en Chile tengan que ir reforzando la calidad de la educación básica y media, particularmente aquella que tiene que ver con la educación pública”.
En la ceremonia, Aldo Valle (UV), presidente del Consejo de Rectores de Valparaíso, resaltó el valor de las universidades tradicionales del país, destacando que son entidades que representan la diversidad y el pluralismo propio de la nación y su historia. Precisamente, la mayor parte de los 16 jóvenes puntajes nacionales PSU de la Región de Valparaíso se inclinaron a postular en primera opción a universidades tradicionales. Y otro dato no menor, es que las preferidas son de la Región de Valparaíso, lo que demuestra el prestigio de las casas de estudio de la zona.
Nueve de quince jóvenes consultados confirmaron que estaban interesados en quedarse en planteles de la Región, aunque dos estaban todavía escuchando las ofertas de universidades capitalinas que deseaban quedarse con estos talentosos jóvenes. ¿Por qué quedarse en la zona si pueden estudiar gratuitamente en las más prestigiosas universidades de la capital?
La mayoría coincide que optará por quedarse por el reconocimiento de la calidad de nuestros planteles y por las buenas condiciones de vida, lo que confirma los valores promocionados respecto de la “Ciudad o Zona Universitaria” del Gran Valparaíso. Y también, por la cercanía con la familia y los amigos, lo que es visto como un plus emocional. En cuanto a carreras, se evidenció un claro predominio por las ingenierías, especialmente la Civil.