domingo, 7 de febrero de 2010

Jordi Bascompte: "Hay mucho analfabetismo científico en la clase política española"


El científico húngaro Paul Erdös decía que un matemático es una máquina que transforma café en teoremas. Y la definición cuadra con la personalidad de Jordi Bascompte (Olot, Girona, 1967). Este biólogo lleva años mirando a los ecosistemas con ojos de físico. Su trabajo en la Estación Biológica de Doñana, dependiente del Centro Superior de Investigaciones Científicas, consiste en describir, con sencillas ecuaciones matemáticas, las aparentemente inextricables redes de seres vivos. Asegura que el mismo algoritmo que sirve para organizar el tráfico aéreo vale para explicar el funcionamiento de una red ecológica.
En uno de sus últimos estudios, observó que un mismo indicador matemático es útil para pronosticar cambios climáticos, crashes financieros y ataques asmáticos. Cuando empezó, sus colegas le miraban con incredulidad, pero sus teorías se han consolidado.
Esta semana, la revista Science, el escaparate de la mejor ciencia mundial, ha anunciado que Bascompte, junto al biólogo Óscar Marín, del Instituto de Neurociencias de Alicante, se incorpora a su comité editorial. Serán los dos únicos españoles en este templo científico.
En la periódico digital www.publico.es le dedican una entrevista que, por su interés, aquí transcribimos:
Ahora que hay dos españoles en el comité editorial de Science, ¿veremos en esta revista un artículo crítico con el recorte en I+D en España, como aquel famoso editorial de Nature?
Puede ser. Parte de mi trabajo en el comité editorial es ayudar a la revista a tomar decisiones, sugerir temas candentes, identificar a científicos jóvenes emergentes. Qué duda cabe de que si hay un tema relacionado con la ciencia en España yo seré un intermediario entre el editor jefe de la revista y el problema.
¿Ha notado el tijeretazo? El Ministerio todavía lo niega.
Está claro que ha habido una desaceleración de la inversión en ciencia, cuando lo que hacen los países grandes es incrementar el presupuesto científico cuando hay un episodio de crisis. La cantidad de dinero que el Gobierno dedica a ciencia en España es irrisoria. Si lo comparas con lo que gana Cristiano Ronaldo, te das cuenta de que es una cantidad realmente ridícula.
Nature recordaba que Alemania y Grecia, con la misma recesión económica, apuestan por subir la inversión en I+D.
Efectivamente, España todavía tiene unas prácticas económicas realmente tercermundistas. El 80% de la economía viene del ladrillo. A los gestores y a los políticos se les llena la boca cuando hablan de la economía del conocimiento, la innovación y esas cosas, pero no se nota en la toma de decisiones. Si eso no cambia, el Gobierno deberá asumir que España quedará relegada a la cola de los países desarrollados.
¿Todavía hay demasiado analfabetismo científico en la clase política española?
Hay muchísimo analfabetismo científico en general y en la clase política en particular. La ciencia siempre ha sido como esa cosa rara que se deja a un par de colgaos para que se distraigan, siempre y cuando no molesten mucho. No entienden que de la ciencia no sólo depende el sueldo de ese grupo de élite, sino el futuro económico del país.
¿Le ha decepcionado la segunda legislatura de Zapatero?
Intentando ser optimista, haría una lectura medianamente positiva de la gestión socialista, porque durante los primeros años incrementaron de manera significativa el presupuesto en Ciencia. Lamentablemente, en esta segunda legislatura se ha desinflado. Si el Gobierno cree en serio en la economía del conocimiento, las vacas flacas no son una excusa.
El ejemplo es la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA), que ha apostado por traerse a los mejores. Gracias a los proyectos europeos que han liderado, España ha recuperado mucho más dinero del que invirtió. Pero al Gobierno le falta valentía para apostar por esto. Tenemos una economía de pandereta.
Habla del ICREA. ¿Qué opina del federalismo, de las autonomías, en el mundo de la ciencia?
La diversidad de España es una riqueza brutal, pero el regionalismo en la ciencia se traduce en mediocridad. Que un instituto andaluz intente contratar sólo a andaluces genera una ciencia patética, empobrecedora, y es una de las razones por las que España tiene un nivel mucho más bajo del que debería.
El CSIC, la élite de la ciencia en España, pierde en 2010 el 13,9% de su presupuesto. ¿Hacía falta este recorte?
No, este recorte va a tener consecuencias. Quizá el primer año no se note tanto, por la inercia del CSIC, pero como continúe otro año será muy malo. El parón se va a notar mucho.
¿Cuánto gana un profesor de investigación del CSIC?
Pues yo, ahora que me han subido el sueldo porque ya tengo 10 años de antigüedad y muchos pluses, gano 2.800 euros netos al mes. Y nosotros somos los generales de este Ejército. Nadie está aquí por el sueldo, sería ridículo, porque hay muchas otras formas más fáciles de ganarse mejor la vida. Yo no me quejo del sueldo, me quejo por tener un millón de euros por haber ganado el premio Euryi para jóvenes investigadores europeos y no poder hacer nada.
¿Por qué no puede?
La administración española es totalmente inservible para hacer ciencia. Las pegas burocráticas, hasta para contratar a una secretaria, son tremendas. Cuando volví de EEUU fue como cambiar una máquina perfecta por un coche del siglo XVIII que va a manivela. ¿Cómo vamos a traer a un recién doctorado en Princeton? Allí les dan una bolsa de cientos de miles de dólares para comenzar su investigación. Aquí te dan 1200 euros para comprar un ordenador y una impresora y estás contento.
¿Ha pensado en dejar España?
A veces se me ha cruzado por la mente, pero no lo he pensado seriamente, de momento.

No hay comentarios: