martes, 16 de marzo de 2010

La Universidad de Málaga (España), diseña un sistema de frenos inteligente


Un grupo de expertos del grupo de investigación de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Málaga (UMA) han diseñado un sistema de frenos inteligente para vehículos y que mejora la eficacia de frenado de los actuales ABS, según informó Andalucía Innova en una nota.
El dispositivo introduce dos mejoras basadas en un algoritmo que predice los parámetros con los que debe funcionar el bloqueo de los frenos y en la utilización de unas válvulas que controlan la presión ejercida sobre el disco de freno de forma gradual, frente a las actuales "'todo-nada', es decir, que ejercen presión sobre la rueda o no la ejercen". Esta iniciativa constituye un proyecto de investigación de excelencia que la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa incentivó con 95280 euros en la convocatoria 2009.
El sistema se considera 'inteligente' porque utiliza un algoritmo de predicción de los parámetros con los que debe funcionar el sistema antibloqueo de frenos. En este sentido, los expertos aplican técnicas matemáticas para estimar variables que tienen en cuenta el tipo de calzada (si es de asfalto, hormigón o cemento) y las condiciones de frenado, es decir, si la superficie está seca, mojada o presenta placas de hielo.
En ese sentido, pretenden anticiparse a parámetros como la velocidad o la velocidad de rotación de las pruebas mediante algoritmos que representen el escenario actual y futuro. Sobre la base de este modelo matemático de predicciones, se determina la fuerza de frenado del nuevo sistema.
A esta mejora de predicción del funcionamiento del sistema antibloqueo de frenos, se suma la utilización de válvulas proporcionales, en lugar de las tradicionales válvulas 'todo-nada' de los sistemas ABS comerciales. "Estos nuevos dispositivos permiten un control gradual de la presión que se ejerce sobre el disco de freno, frente a los dispositivos denominados 'todo-nada', que sólo cuentan con dos opciones: aplicar fuerza o no aplicarla".
Para la realización de los ensayos, los expertos utilizarán un vehículo experimental que ellos mismos han diseñado dotado con un sistema ABS tradicional. En este automóvil se instalará la nueva arquitectura de frenos propuesta. "El vehículo de pruebas debe permitir frenar con el sistema antibloqueo original del vehículo, con la nueva configuración y en ausencia de ambos sistemas", según explicó el responsable del proyecto, Antonio Simón Mata.
No obstante, los expertos cuentan ya con resultados positivos del sistema obtenidos en el banco de ensayo de neumáticos que dispone el grupo. "El nuevo dispositivo ha mostrado en todas las simulaciones un mejor comportamiento que un sistema ABS tradicional. Además, no bloquea el neumático en ningún momento", indicaron los investigadores, que explicaron que, en cuanto al algoritmo matemático de estimación, las predicciones de adherencia y del tipo de carretera son muy acertadas".
Los investigadores pretenden aplicar ahora estos resultados al coche experimental. "Los sensores y sistemas incorporados al vehículo que se utilice en los ensayos harán de él una poderosa herramienta no sólo para ensayos de frenada, sino para cualquier otro tipo de pruebas de investigaciones realizadas en el ámbito de los sistemas de seguridad activa, la prevención de accidentes y los sistemas avanzados de asistencia a la conducción", vaticinó Simón.