miércoles, 21 de abril de 2010

Adrián Paenza: "Las matemáticas ayudan a saber elegir y pensar"


"Las matemáticas se tratan de poder pensar. Y como estimo que cualquier acto de la vida cotidiana involucra apelar a la razón, por ende la matemática está siempre. Las matemáticas serían tomar decisiones más adecuadas. En cuanto más líneas de razonamiento uno haya abierto tiene más posibilidades de elegir mejor. En la vida uno toma decisiones. No siempre hay una decisión clara como blanco o negro. Pero en función de eso saber elegir y pensar es una de las herramientas que proveen las matemáticas", dijo Adrián Paenza al abrir la charla que ofreció en la sede Pergamino de la Universidad Nacional del Noroeste de Provincia de Buenos Aires (UNNOBA).
Su visita se enmarca en el ciclo "Conferencias para pensar", que organizan en forma conjunta la UNNOBA y la Municipalidad de Pergamino, con motivo de la celebración del Bicentenario.
Ante un público que rozó las 700 personas y desbordó la Casa de la Cultura, la disertación del conocido periodista y matemático se inició pasadas las 11:30 y se prolongó por más de una hora y media, en la que niños, jóvenes, adultos y ancianos escucharon, rieron y pensaron guiados por el maestro.
"Es duro el trabajo de desmitificar la rigidez de las matemáticas. No me propuse ni estoy en una cruzada personal tratando de desmitificarla. Estoy en un lugar donde se encuentra un grupo de personas a las que les gustaría que hubiera alguien que lo hiciera. Lo que yo quiero es contar lo que sé, la percepción que hay en la sociedad acerca de lo que es la matemática no es la correcta. Entonces me gusta contar que hay otra cosa, la verdadera matemática, que no es la que la gente cree que es", explicó Paenza respecto de su metodología de inducir al pensamiento y a la razón.
Resaltando su faceta de buen comunicador, el invitado del ciclo de conferencias "Para pensar" comentó: "Matemáticas y periodismo deportivo son dos de mis amores, pero tengo otros más. Quizás sean los más públicos. He tocado música clásica, de rock, trabajé con Jorge Lanata en Día D. En realidad, me siento un comunicador. Si hay algo que me gusta me dan ganas de contarlo. Yo tengo muchas pasiones y curiosidades y tengo ganas de comunicarlas. No privilegio una sobre la otra. No reniego de mis orígenes como periodista dedicado al deporte, pero al mismo tiempo escribía para la facultad, donde ocupé diversos cargos desde 1964. Yo no elijo nada. Fueron saliendo cosas y fui un tipo muy privilegiado. Y eso es una condición que no todos tienen en este país y en el mundo. Me dedico a lo que me gusta y lo hago con ganas".
En la Casa de la Cultura no faltaron las bromas sobre las huellas que la formación enciclopédica dejó en muchas generaciones, los desafíos al sentido común, curiosidades del pensamiento y hasta la demostración del teorema de Pitágoras.