lunes, 26 de abril de 2010

En Tegucigalpa (Honduras), tensión en la prueba de destrezas verbales y lógica matemática (PAA)


Afuera de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), padres de familia esperaron nerviosos un poco más de tres horas y adentro más de cuatro mil aspirantes estaban tensos respondiendo la Prueba de Aptitud Académica (PAA) para poder ingresar a esa casa de estudios.
Exactamente 4449 jóvenes hicieron el examen en la capital; 3535 en la Universidad del Valle de Sula y entre 700 y 660 en el resto de centros en otras ciudades del país. Son un total de 12218 los que se inscribieron a nivel nacional que pretenden estudiar en el tercer periodo, según datos de las autoridades universitarias.
Esta prueba se aplica desde 2006 y mide el razonamiento verbal y lógico matemático del aspirante. Los aspirantes que sacan menos de 700 puntos tienen tres oportunidades más y un tiempo para reforzar sus conocimientos.
La prueba determina si los aspirantes están aptos para estudiar la carrera que ha seleccionado. Según catedráticos, puntuaciones bajas o muy bajas en la prueba implican deficiencias y por lo tanto hay muy pocas posibilidades de éxito en los estudios universitarios.
 
La UNAH tomó medidas de seguridad durante el desarrollo de la prueba. Los portones fueron cerrados.

El interesado o interesada debe inscribirse previamente y pagar 225 lempiras en una institución bancaria.
El resultado puede determinar también si el o la aspirante debe estudiar otra carrera a la que originalmente escogió, esto en base a sus capacidades reflejadas en el examen.
Este proceso fue cuestionado desde adentro como afuera de la UNAH, pero se logró implementar como una de las reformas universitarias.

Su costo en cuanto al pago a una firma internacional por la implementación de la prueba y el poner trabas a un derecho constitucional de recibir educación fueron algunas de las críticas.
La entrada fue controlada, los aspirantes tenían que mostrar una credencial y recibo de pago. Incluso fueron formados en filas para ingresar a las aulas.
 
Familiares esperaron varias horas, mientras los aspirantes se “quebraban” la cabeza adentro.
La rectora, Julieta Castellanos, dio antes en la plaza central del campus universitario las palabras de bienvenida y recordó las “reglas”. Castellanos, a tempranas horas informó a medios de comunicación que espera que el Gobierno entregue a la UNAH los fondos pendientes desde el año anterior para invertir en la ampliación de infraestructura ante tanta demanda. Son 170 millones de lempiras.
Anunció que se está terminando la habilitación de los edificios seis y siete.
La prueba se desarrolló en momentos en que se mantienen las tensiones entre el sindicato y las autoridades que llevó al cierre de las instalaciones por varias semanas. Los dirigentes están procesados en los tribunales.
Mi hija quiere estudiar psicología, se preparó y espero que salga bien. Le ayudamos a estudiar porque dan una guía y para matemáticas hasta buscamos quien le diera reforzamiento”, dijo David Martínez, padre de una aspirante.
Vengo nerviosa, pero confío en que sacaré buena nota, si no mis padres se van a enojar”, manifestó Daniela López, que “tronándose” los dedos ingresó a la UNAH a realizar la prueba.

No hay comentarios: