sábado, 17 de abril de 2010

Última ‘visita’ a la Garfield, del Maestro Jaime Escalante


La fila parecía no terminar. Hombres y mujeres de todas las edades, ex alumnos y sus hijos, jóvenes estudiantes, pasaban emocionados frente al ataúd colocado debajo de un pizarrón lleno de fórmulas matemáticas. "El Cálculo no necesita hacerse fácil, ya es fácil", decía un letrero.
El salón de clases de la secundaria Garfield fue cuidadosamente arreglado para que estuviera lo más parecido posible al que utilizó el maestro Jaime Escalante durante 17 años. Los mensajes positivos, la palabra "ganas", y algunas de sus fotografías enmarcaban el féretro negro cubierto por rosas rojas y orquídeas blancas que la gente tocaba emocionada.
Abajo, en el piso, los regalitos se empezaron a amontonar. Un hombre muy serio dejó al pie del ataúd un sencillo ramo de margaritas. Una mujer mayor, muy emocionada, hizo fila por más de una hora para posar su mano durante un momento sobre los restos de quien fuera el maestro de su hijo, hoy de 48 años. "Cuando se fue de la escuela yo lloré, mi hijo y yo nos vinimos a despedir y recuerdo que me dio un beso aquí", comentó la mujer.


Jaime Escalante era uno de los hijos de una pareja de maestros bolivianos. Durante el tiempo que vivió en Bolivia enseñó Física y Matemáticas a personas de condición extremadamente humilde, por espacio de 12 años. En 1964 decidió emigrar a Puerto Rico. Inició su preparación en aquel país estudiando Ciencias y Matemática en la Universidad de Puerto Rico. Posteriormente, emigró a Estados Unidos, específicamente al estado de California, aunque Escalante no dominaba el idioma inglés, y sus credenciales como profesor no eran válidas para ejercer la enseñanza. Para corregir dicha situación, estudió durante las noches en el Colegio de la Ciudad de Pasadena obteniendo un grado en la materia de Electrónica. A este punto ingresó a la Burroughs Corporation, para continuar sus estudios durante la noche en la Universidad Pública de California y finalmente obtener el grado de Matemáticas. Fue alumno del destacado matemático estadounidense Louis Leithold.
Hacia 1974 comenzó a impartir cátedra en la Garfied High School, ubicada al este del municipio de Los Ángeles, en California. Inicialmente, Escalante estaba desalentado por la deficiente preparación de sus estudiantes lo que le llevó a ponerse en contacto con su antiguo empleador para pedirle regresar a su trabajo anterior. Eventualmente, Escalante cambió de opinión al encontrar a 12 estudiantes quienes deseaban recibir preparación en materia de Álgebra.
La administración de la escuela se opuso a Escalante de manera frecuente. De hecho, al comienzo, fue amenazado con ser despedido por parte del subdirector del plantel, debido a que el docente se presentaba a trabajar demasiado temprano y se retiraba a altas horas de la noche, careciendo de permiso del personal administrativo y al incrementar el gasto por las pruebas de diagnóstico avanzado para sus estudiantes. Dicha situación cambió a la llegada de un nuevo director llamado Henry Gradillas. Gradillas reestructuró el plan de estudios del colegio Garfield, reduciendo el número de clases de matemáticas básicas y requiriendo que quienes tomaran clases de matemáticas básicas estudiaran simultáneamente la materia de Álgebra. Henry denegó actividades extracurriculares a los estudiantes quienes fallaban en mantener el promedio de notas de permanencia en la institución y a los estudiantes nuevos quienes fallasen en las pruebas de perfil.
Escalante continuó con la docencia, pero no fue sino hasta 1979, que comenzó a impartir la materia de Cálculo. Escalante lo hízo con esperanzas de elevar el bajo nivel de los cursos de matemáticas. Al final de ello, reclutó al joven maestro Ben Jiménez y enseñó cálculo a 5 alumnos, dos de los cuales pasaron la prueba A.P. de Cálculo. Al año siguiente, la clase había crecido al número de 9 estudiantes de los cuales 7 pasaron nuevamente la prueba A.P. de Cálculo. Ya para 1981 la clase se había incrementado a un número de 15 estudiantes, de los cuales 14 consiguieron ser aprobados.
En 1982, captó la atención nacional cuando el número de estudiantes enrolados y aprobados en la prueba A.P. se incrementó en más de un 100%. En aquel año 33 estudiantes fueron sometidos a examen y 30 lo aprobaron, el mismo año Jaime comenzó a dar clases en el East Los Angeles College.
En 1987 el programa creció tanto que 73 estudiantes aprobaron la prueba A.P. en Cálculo en la modalidad AB y otros 12 estudiantes aprobaron la modalidad BC de la prueba. Este fue el pico del programa de Cálculo. El mismo año Gradillas recibió año sabático a fin de terminar su Doctorado bajo la expectativa de ser reinstalado como director del Colegio Garfield ó en una escuela similar, con programas similares a su regreso. El reemplazo de Gradillas fue Maria Elena Tostado, quien no compartía puntos de vista con éste, respecto a los programas educativos. Debido a ello la relación entre la administración y Escalante comenzó a ser complicada.

La vida de este docente de origen boliviano inspiró al escritor Jay Mathews para escribir el libro Escalante: The Best Teacher in America presentado al público en 1988 y sirvió de base para la película Stand and Deliver conocida en Latinoamérica como: "Con ganas de triunfar" o "Lecciones inolvidables" como se le conoció en España, detallando los eventos ocurridos en 1982. Durante ese tiempo, maestros y otros observadores interesados en el caso solicitaron el serles permitido entrar a su clase. Jaime también recibió la visita de líderes políticos y celebridades, incluyendo al entonces presidente Ronald Reagan y el actor Arnold Schwarzenegger. Escalante describió a la película como "Un 90% verdad, 10% drama". Afirmó que algunos puntos fueron dejados fuera del filme. Estos fueron:
  • Los muchos años que transcurrieron para lograr el éxito mostrado en el largometraje.
  • No hubo ningún estudiante que no conociera las tablas de multiplicar o cálculos de fracciones y que también aprendiera Cálculo en un solo año.
  • Escalante sufrió un ataque de Colecistitis y no un infarto al miocardio. Esto no se aclaró en la película.
En los siguientes años, el programa de cálculo ideado por Escalante continuó creciendo pero no sin pagar un alto precio por ese éxito. Las tensiones surgieron cuando su carrera iniciada en Garfield peligraba por sus diferencias con la junta directiva del plantel. Durante los últimos años, Escalante incluso recibió amenazas por correspondencia de distintos individuos.
Ya para 1990 había perdido la dirección del Departamento de Matemáticas, pero el programa por él ideado había crecido a más de 400 estudiantes. La cátedra de Escalante comprendía la instrucción a más de 50 estudiantes en el aula en algunos casos. Esto excedía en mucho al límite fijado por la unión de maestros, que era de 35 alumnos, y le ganó numerosas críticas negativas a su trabajo.
En 1991, el número de estudiantes en el Colegio Garfield que presentaban exámenes avanzados en matemáticas y otras materias llegó a 570. Ese mismo año, pretextando motivos políticos y personales, Escalante abandonó el Colegio Garfield junto con Ben Jiménez. Jaime Escalante encontró empleo rápidamente en el Sistema escolar de Sacramento, en el estado de California. El docente Ángelo Villavicencio tomó en sus manos el programa a la salida de Escalante y enseñó a los 107 estudiantes para el examen A.P. divididos en 2 clases para el siguiente año. 67 de los alumnos de Villavicencio accedieron al examen A.P. pero sólo 47 lograron superarlo. Villavicencio solicitó la creación de una tercera clase debido a la cantidad de alumnos, pero le fue negada. Para el verano siguiente siguió los pasos de Escalante y abandonó Garfield.
El programa aplicado en Garfield declinó rápidamente, al parecer debido a la salida de Jaime Escalante y otros maestros asociados a su implementación y desarrollo. En el lapso de algunos años, Garfield comenzó a experimentar una caída en el número de estudiantes que aprobaban la prueba A.P. de Cálculo. En 1996, Angelo Villavicencio hizo contacto con el nuevo director del Colegio Garfield, Tony García, y le ofreció regresar a rectivar el programa de cálculo pero fue cortésmente rechazado.
En el año 2001, tras muchos años de preparar adolescentes para el examen A.P. de Cálculo, Escalante regreso a su natal Bolivia. Habitó en la ciudad natal de su esposa, Cochabamba, e impartió clases periódicamente en la Universidad Privada del Valle. Fallece a los 79 años a causa del cáncer que sufría y motivo por el cual se trasladó a Estados Unidos para su tratamiento. Muere a los treinta días del mes de marzo del año 2010, aproximadamente a las 6 de la tarde, hora boliviana. Un dato interesante según Los Angeles Times, fue que el actor que represento a Jaime Escalante en la película "Stand and Deliver", Edward James Olmos lo acompaño hasta los últimos días, también dijo "murió rodeado de sus hijos y nietos" incluso también ayudo a trasladarlo desde el hospital hasta la casa de uno de los hijos del profesor en Roseville.
"Tenía la costumbre de ponerle apodos a todo el mundo", recuerda Jeannie Moreno, de 41 años. "Me decía ‘La López’, mi apellido de soltera. Desde siempre supe que sería abogada y no me interesaba estudiar matemáticas; pero me tocó llevar cálculo con él, y era tan bueno que hacía que aprendiera hasta el que no tenía ganas".
Para Jeannie, la enseñanza que le dejó Escalante va mucho más allá de los números. "Lo que hizo fue darme una confianza interior que me acompaña desde que salí de la escuela. No está conmigo físicamente, pero a veces estoy a punto de entrar a la corte y me parece escucharlo atrás de mí: ‘tú puedes, haz un intento’. Era su frase, y me la sigo repitiendo siempre".
Tras tocar el ataúd con los restos del maestro, Katie Rangel, de 84 años edad y quien trabajó durante 30 en la escuela Garfield, se sentó en uno de los pupitres colocados en el lugar con una velita encendida. "Él era muy buena persona. Su frase siempre era ‘échale ganas’. Cuando los niños no iban a la escuela él iba el fin de semana a su casa para ayudarles. No habrá otro como él".
"Jaime sacrificó su propia familia para poder dar a la familia de la sociedad entera", dijo el actor Edward James Olmos. "Su familia hoy entiende que tocó a mucha gente, que miles y miles de gente darán las gracias a ellos y al señor Escalante".
Este sábado se realizará el último homenaje a Jaime Escalante en el estadio Weingart del Colegio del Este de Los Ángeles. La procesión saldrá a las 9:00 de la mañana de la escuela Garfield y a las 11:00 iniciará el servicio en el estadio. En el servicio estarán presentes la senadora Gloria Romero, la supervisora Gloria Molina y el ex director de Garfield, Henry Gardillas, entre otras personalidades.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola a todos. Me ha gustado mucho el conocer algo más de este renombrado Profesor Escalante. Muchos profesores deberían aprender de él. Muchas gracias por las distintas informaciones que aparecen en tu blog, que hace que me entere de muchas noticias.
Saludos desde Bolivia.

Anónimo dijo...

El funeral del maestro de matemáticas Jaime Escalante, atrajo a más de 600 personas a Los Angeles, entre familiares y amigos, incluyendo el gobernador de California Arnold Schwarzenegger y el actor Edward James Olmos, quien interpretó el papel de Escalante en la cinta de 1981.
Olmos, que presidió el servicio el sábado en el East Los Angeles College, dijo que Escalante fue "un genio en la enseñanza y un santo cuando se trataba de dar confianza a sus estudiantes".
El funeral comenzó con una procesión desde La Escuela Secundaria Garfield, donde Escalante inspiró a estudiantes con problemas para que brillaran en matemáticas avanzadas y ciencia.
La viuda de Escalante, dos de sus hijos y otros familiares de su natal Bolivia también acudieron al servicio.