domingo, 9 de mayo de 2010

La matemática y lo cotidiano deben ir de la mano


En Venezuela, las profesoras Adelfa Hernández y Everling Mijares, autoras de los contenidos del área de matemáticas de los libros integrales Saber, señalan la importancia de clasificar contenidos por grados y ante esto, "la comunicación entre el grupo de docentes de la escuela debe ser lo suficientemente abierta y coordinada como para dar continuidad al proceso de aprendizaje".
Un ejemplo que dan las autoras es con el tema "Sistemas de Numeración", que dividen por grados: para cuarto grado se propone trabajar con referentes unitarios en los números naturales (millón) y números no romanos.
Para quinto grado, referentes unitarios en los números naturales (millardo), descomposición polinómica y números decimales (aproximación y redondeo). Para sexto grado, referentes unitarios en los números naturales (hasta el billón), posicionales y no posicionales (conversión) y números enteros.
"Si hay temas que no han sido entendidos, no se puede pasar deliberadamente a otro que requiera esos conocimientos bases". En ese sentido, la profesora Everling Mijares expone que hay algunas creencias arraigadas en la práctica docente que se deben corregir, como por ejemplo, que el lenguaje universal de las matemáticas lleva consigo una forma universal de enseñarse. Al respecto, afirma que "el contenido debe contextualizarse a la realidad del grupo".
Agrega el respeto al proceso de aprendizaje de cada alumno: "para algunos puede resultar sencillo asimilar un determinado tema y para otros, el proceso llevará más tiempo. Un error recurrente es cumplir con el número de contenidos planificados, sin atender la respuesta del grupo y la falta de herramientas que ayuden al alumno a reconocer su propio método de aprendizaje".