viernes, 28 de mayo de 2010

Un divulgador científico premiado por intentar erradicar el miedo a matemáticas

El profesor de Geometría de la Universidad del País Vasco, Raúl Ibáñez, ha sido galardonado hoy con el Premio a la Divulgación Científica "José María Savirón" de la Universidad de Zaragoza por intentar erradicar el miedo social hacia las matemáticas demostrando que no son tediosas, sino interesantes.
El acto, que ha sido presidido por el Vicerrector de la Universidad de Zaragoza, José Mayoral, y la Decana de la Facultad de Ciencias, Anabel Elduque, se ha celebrado hoy en el salón de Grados de este edificio. Este galardón reconoce la labor divulgadora que lleva a cabo el profesor Ibáñez en conferencias, talleres, portales de internet o medios de comunicación, entre otros, para desterrar la mala concepción que tiene la sociedad de una ciencia, las matemáticas, que "forma parte de la cultura humana".
Así lo ha señalado en declaraciones a EFE, en las que ha insistido en que no hay "ningún impedimento" para acercarse a las matemáticas, ya que "todo el mundo puede hacerlo" si se transmiten de una forma correcta. "Hemos heredado una mala concepción de las matemáticas que hay que combatir transmitiendo que no hay por qué tenerles miedo, igual que no hay que tener miedo a otras ciencias", ha manifestado.
En los últimos años, Ibáñez, motivado por su inquietud docente, ha contribuido a divulgar las matemáticas a todos los niveles, a través de sus clases, pero también a través de talleres, juegos de ingenio, papiroflexia y de su programa de radio.
"Lo importante es saber qué es lo que tienes que contar. El programa de radio que hago lo escucha el mecánico, la panadera o la catedrática de la Universidad, y todos ellos disfrutan de los que les cuentas", ha explicado.
Respecto a la enseñanza de las matemáticas en los centros escolares, Ibáñez ha indicado que, tanto los profesores como los padres, tienen que contribuir a crear un ambiente "positivo" que ayude a los alumnos a comprenderlas.
"Si yo a mi hijo le transmito la idea de que las matemáticas son un horror se va a enfrentar así a la asignatura. Si le digo que son positivas, divertidas y necesarias, se le puede dar mejor o peor, pero le va a ayudar a aprenderlas", ha resaltado.
Enseñar esta ciencia de forma divertida a través de juegos es también otra de las propuestas que lleva a cabo Ibáñez, ya que, ha dicho, los alumnos adquieren así sin darse cuenta el proceso mental del pensamiento matemático que les prepara para resolver los problemas. "Hay que mostrarles el camino, dejarles el gusanillo dentro para que ellos mismos demanden más información y quieran saber más", ha añadido.
Ibáñez ha hecho hincapié en que las matemáticas forman parte de los distintos aspectos de la cultura humana "universal". "Es inconcebible estar interesado en el arte y no comprender la relación que mantiene con las matemáticas", ha precisado.
Esta concepción le lleva a rechazar la separación entre las letras y las ciencias al entender que ambas forman parte de una cultura que "hay que abrir" a todos. "No podemos encerrarnos en la frase hecha de soy de letras, al igual que yo no me permito tener faltas de ortografía", ha concluido.