domingo, 27 de junio de 2010

En Valladolid (España), entrega de premios de la Asociación Canguro Matemático

 
En poco más de una hora, Andrés Sanz, del IES Parquesol, resolvió sin apenas dificultad los 30 problemas en formato test que constituían este año la XVII prueba del Concurso Canguro Matemático, celebrado el pasado 23 de marzo. Tan sólo se encontró con una pregunta que le puso en apuros. «La que te daban una figura con un ángulo y había que sacar todos los arcos posibles», precisa. Y aun así, diez minutos antes de que terminara la hora y cuarto estipulada para resolver la prueba, este joven vallisoletano ya tenía resuelta la suya. ¿El resultado? 130 de 150 puntos posibles. Primer puesto en su nivel, el de 1º de Bachillerato. «Me sube la moral», dice. No es para menos, es uno de los seis alumnos de Secundaria y Bachillerato de toda España que han vencido en sus distintos niveles (uno por curso) entre los 8805 participantes de este consolidado concurso. Andrés, junto con otro vallisoletano, Francisco Marcos, del IES Julián Marías, y la leonesa del IES Gil y Carrasco Isabel San Román, recogieron ayer sus primeros premios (una copa, un cheque de 90 euros para canjear en El Corte Inglés y una mochila) en un abarrotado Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valladolid. Los otros tres premiados, que no pudieron asistir para recogerlos, pertenecen a distintos centros de Lanzarote, Segovia y Valencia. «A todos se les enviará por correo», puntualizó el profesor José Antonio Zapata, encargado de conducir el acto.
Aunque el primer puesto era el más anhelado por todos y cada uno de los jóvenes participantes, lo cierto es que otros 484 alumnos obtuvieron también ayer un galardón propio. La Asociación Canguro Matemático, organizadora de este concurso, reconoció además, como viene siendo habitual, a 103 jóvenes de 2º de Bachillerato con un Premio Fidelidad por concursar en al menos 5 de los 6 años en los que pueden participar. Cada uno de ellos recibió dos libros y una bandeja de recuerdo.
Similar reconocimiento recibieron también aquellos alumnos y alumnas que obtuvieron una alta puntuación con respecto a sus compañeros de colegio o instituto sin llegar a clasificarse para los primeros puestos. Jesús de Prados Solla, que acaba de cursar 1º de Educación Secundaria Obligatoria, fue uno de los vallisoletanos que subió a recoger su galardón: dos libros. Aunque reconoce que hubo algunos problemas fáciles y otros más difíciles, este joven del IES La Inmaculada obtuvo junto a otro alumno las mejores puntuaciones de su centro. El próximo año está dispuesto a repetir aunque, de momento, las matemáticas no son sus preferidas. Debate su futuro entre la Arquitectura y el Periodismo.
Los estudiantes que quedaron entre los diez primeros puestos, al margen de los ganadores, completaron la lista de premiados, que se repartieron numerosos cheques de entre 12 y 70 euros, así como libros, mochilas y chalecos.
La Asociación Canguro Matemático organiza esta prueba cada primavera con un único objetivo: «Popularizar las matemáticas».