martes, 8 de junio de 2010

Ottmar Hitzfeld, seleccionador nacional suizo, el matemático del fútbol

Ottmar Hitzfeld,... sus virtudes como ex profesor de matemáticas siempre han sido admiradas por sus colegas, amigos y adversarios. El actual entrenador de la selección nacional suiza planea el éxito de su equipo hasta el último detalle. Ottmar Hitzfeld es uno de los entrenadores de equipos futbolísticos más exitosos del mundo. Al frente de dos clubes logró ganar la Champions League, cosa que sólo había logrado Ernst Happel antes de él, y como entrenador de la selección nacional de Suiza condujo a la nación europea hasta el Mundial de Sudáfrica. “A Ottmar Hitzfeld yo nunca lo subestimaría”, dice Michael Meier, manager con experiencia en el ámbito del balompié y amigo cercano del entrenador en cuestión, sugiriendo a sus adversarios que se pongan en guardia cuando les toque enfrentarse a su equipo. 

Meier conoce a Hitzfeld desde que coincidieran en el equipo Borussia Dortmund. En aquella época, Hitzfeld consiguió dos títulos alemanes y ganó la Champions League en 1997 con el BVB. Esos son éxitos por los que el hombre de Baden-Wurtemberg luchó duramente. “Nosotros siempre reconocimos sus virtudes como ex profesor de matemáticas; él trabaja de una manera muy precisa, él es muy meticuloso y está siempre concentrado en los resultados que se aspira conseguir”, sigue Meier.Debido a sus facultades está incluso en condiciones de pronosticar los resultados de un partido. Yo no conozco a otro entrenador que pueda planear tan detalladamente su propia carrera y las victorias de un equipo”, insiste su amigo. 


Como entrenador de la selección nacional de Suiza, Ottmar Hitzfeld condujo a la nación europea hasta el Mundial de Sudáfrica. 

Hitzfeld nació en 1949 en la localidad de Lörrach, cerca de la frontera alemana con Suiza, y es el más joven de cinco hermanos. En su ciudad natal dio inicio a su carrera profesional como futbolista, haciendo algunas paradas en Basilea, Stuttgart, Lugano y Lucerna. Pero en 1991 dio el salto hacia la Bundesliga, la competición futbolística de mayor rango en Alemania. Como entrenador del Borussia Dortmund y, más tarde, del Bayern Múnich, el éxito siempre le seguía los pasos a Hitzfeld, el estratega.

Así lo describe Meier: “Él reflexiona mucho antes de decidir a quién sentar en el banco para poder tener distintas posibilidades que le permitan reaccionar rápidamente cuando se presenten situaciones inesperadas. Su manera de planear las cosas hasta el último detalle me sirvió de referencia para entender cómo Hitzfeld hace su trabajo. Como dije, él es muy meticuloso y eso lo lleva a ser duro y consecuente al tomar decisiones”.

Ottmar Hitzfeld como jugador del equipo VFB-Stuttgart en 1975. 




Sin embargo, la dureza y el estrés que caracterizan la labor del entrenador terminan restándole fuerzas a Hitzfeld como persona. A pesar de los títulos ganados, de su segundo éxito personal en la Champions League con el FC Bayern, el equipo de Munich le da un receso a Hitzfeld. Al entrenador le falta el espíritu necesario para garantizar otras victorias. Después, Hitzfeld hace una pausa y hasta rechaza la invitación que se le extendió para convertirse en entrenador de la selección nacional de Alemania. Hitzfeld se siente cansado.

Su fisionomía no es la más apta para la profesión que él eligió. Después de 90 minutos uno puede ver en su cara los rastros que deja el juego”, explica Meier.
Desde 2008, Hitzfeld entrena a la selección nacional de Suiza. Bajo su mando competente, el equipo ha sobresalido hasta el punto de ser uno de los primeros en calificar para el Mundial de Sudáfrica. Allá se enfrentarán con el campeón europeo, España, y, más adelante, con los equipos de Honduras y Chile; pero las probabilidades de que Suiza llegue a las finales son grandes. Y precisamente en la ronda de los juegos más exigentes, está claro que la experiencia del entrenador Ottmar Hitzfeld no debe ser subestimada.