domingo, 6 de junio de 2010

Unos 300 niños optan a 25 plazas en ESTALMAT-Galicia

Con legañas en los ojos, a las 9:45 horas un total de 330 alumnos de 12 y 13 años llegados de toda Galicia ocuparon su asiento en la Facultade de Matemáticas para completar un examen muy especial: el que les permite el ingreso en el programa de Estimulación do Talento Matemático en Galicia (Estalmat-Galicia). Se disputan las 25 plazas reservadas para que durante los próximos dos años, participen los sábados en un curso que quiere capacitarlos, más allá de la compresión de los números, en las técnicas, métodos y estrategias científicas. En definitiva, formar cantera.
Uno de los que se sentó en la que podría ser su facultad dentro de unos años fue Lucas Diéguez, un chico de 13 años procedente de Cacheiras. Cansado pero feliz por la experiencia, explicaba que «no eran ejercicios de matemáticas como tal, con operaciones» sino una prueba de lógica. «Había uno que se llamaba braille. Ponían seis círculos como si fuese un tres en raya y había que decir cuántas figuras se podían formar», aclara. Y es que no se trata de demostrar conocimientos, más bien ver si hay un talento innato con los números.

A él lo animó su profesora, pero hubo otros chicos que se inscribieron en las pruebas por propia iniciativa. Y arrastraron a sus padres con ellos. Pasado el mediodía, la Facultade de Matemáticas era un caos. Pequeños con ganas de jugar tras varias horas de esfuerzo intelectual y padres orgullosos se dieron cita en las escaleras del centro para sacarse una foto de grupo. Allí estaba el coordinador del programa, Juan Viaño, que se mostró muy sorprendido por la gran acogida que había tenido en esta edición el Estalmat. «Inscribíronse 381 rapaces, pero ao final só viñeron facer as probas 330», aclaró.
Y mientras los más jóvenes se exprimían el coco, los mayores participaban en una charla informativa en las que se les explicó sobre todo que los ejercicios no eran sencillos y que el hecho de que los chavales no pudiesen resolverlos no era, para nada, motivo de frustración.