martes, 13 de julio de 2010

Beneficios del Programa Jóvenes Talentos en Nicaragua

 
Jóvenes Talentos es un programa de la Fundación Uno y la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), con la venia del Ministerio de Educación. El objetivo es seleccionar a jóvenes con excelentes habilidades para las matemáticas, a los que dan una preparación intensiva en álgebra, cálculo y trigonometría, entre otras áreas.
La elección se efectúa a través de un examen que se publica en los periódicos. Todos los que desean aplicar envían el examen resuelto al Ministerio de Educación, donde se realiza una preselección. Después convocan a los elegidos para efectuar un segundo examen de carácter presencial, y finalmente eligen a 43 jóvenes.
Pero comencemos por el principio. Siete días antes, Tomás Hernández Mercado había viajado a Puerto Rico para participar en las Olimpiadas Matemáticas de Centroamérica y el Caribe. Era uno de los tres seleccionados para representar a Nicaragua en la competencia, como parte del programa Jóvenes Talentos, que capacita a las mentes más brillantes del país en matemáticas.
Cuando Carmen lo vio venir, no pudo contener las lágrimas. Se acercó al vidrio y comenzó a agitar los brazos, desesperada por captar su atención. El niño la miró y le sonrió. Quince minutos después, Tomás salía por la puerta de vidrio y Carmen lo estrechaba contra su pecho llorando, mientras oía las palabras del delegado de la comisión: “Felicidades señora, tiene un hijo excepcional. Tomás ganó la Medalla de Bronce en las Olimpiadas”.
Tomás Hernández es originario de Diriomo y el mayor de cuatro hermanos. Viven en una zona rural, a 15 kilómetros de la ciudad. Su casa está forrada en los costados con láminas de cinc y el piso es de tierra. La familia subsiste con la crianza de animales domésticos y algo de agricultura.
La madre de Tomás, quien enviudó cuando él era muy pequeño, lleva en el rostro las marcas de una vida difícil, de pobreza.
Tomás desconoce los lujos. Sólo tiene tres mudas de ropa y un par de zapatos. Su habitación es compartida por toda la familia. Cinco hamacas sobresalen en la pequeña casa, donde la cocina es de leña.
Para Tomás, el proyecto Jóvenes Talento ha sido un aliciente en medio de su vida precaria.
Antes de entrar al programa, yo no tenía esperanzas de superación. Iba a la escuela para no decepcionar a mi mamá, pero las clases no me importaban. Mis notas eran bajas y nada me animaba a continuar”, recuerda el joven que hoy es un matemático de alto rendimiento.
Dice estar convencido de que Jóvenes Talento es la ventana para encontrar una nueva vida, la oportunidad para salir de la pobreza. “Yo me uní a este programa porque quiero ser un matemático de éxito y sé que con mi inteligencia puedo darle a mi familia una nueva vida”, afirma.
Carmen del Socorro Mercado asegura que este programa le ha dado oportunidades a su hijo. “Nosotros somos una familia pobre, no tenemos diknero para que Tomás reciba una educación como la del instituto. Es un milagro de Dios que exista un programa que ayude a que nuestros niños aprendan y se superen, y esta medalla es una prueba de que funciona”, dijo entre lágrimas.

No hay comentarios: