domingo, 25 de julio de 2010

En España, aumenta la cifra de nuevos universitarios que deciden cursar estudios de Matemáticas


El número de matriculaciones en la titulación de Matemáticas ha aumentado de manera considerable en las universidades españolas en los últimos años. El incremento ha sido de un 78% en cuatro años pasando de setecientos nuevos alumnos en el curso 2005/2006 a 1250 en 2009/2010, según informa el proyecto Ingenio-Mathematica, que promueve actuaciones que incrementen el peso de esta disciplina en el panorama internacional y en el sistema científico español.
Este significativo repunte apacigua la alerta sobre la falta de vocaciones científicas de los jóvenes que aseguraran el relevo generacional porque, además, ponía en riesgo la investigación matemática tanto para la empresa como para la enseñanza.
Para Rafael Crespo, presidente de la Conferencia de Decanos de Matemáticas, "se aprecia en la mayoría de las universidades un aumento de matrículas en las carreras de Matemáticas y un aumento de estudiantes que piden Matemáticas como primera opción y que tienen buena nota de selectivo".
Lo que más preocupa a todos los recién titulados es el horizonte laboral que se abra después de la universidad. Crespo asegura que una vez graduados las salidas profesionales son extensas por lo que no hay paro y que el empleo estable se encuentra al poco tiempo con un sueldo de 1500 euros mensuales. Contra el pensamiento general de que los matemáticos solo trabajan en la enseñanza Secundaria, afirma que el 60% no trabaja como profesor, sino en la empresa. Este cliché de la falta de reconocimiento social y del desconocimiento de las salidas laborales es uno de los motivos oscuros que tiñen a la profesión.
El perfil que los caracteriza es el de personas "versátiles" que se acoplan bien a los grupos de trabajo interdisciplinares. "Esta carrera se caracteriza por crear y desarrollar mentes analíticas", apunta Ignacio Ojeda, profesor de la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Extremadura. Señala también que la crisis económica ha hecho que los alumnos vuelvan a las carreras clásicas, aunque advierte que la carrera "no es sencilla" y que se necesita una "preparación intelectual importante".
En la Universidad de Extremadura, las matriculaciones cayeron espectacularmente desde el comienzo de siglo. De 214 matriculados en todos los cursos en el 2000 se pasó en el 2008 a 85. La directora del Departamento de Matemáticas, María Angeles Mulero, afirma que hace dos años que tuvieron un repunte en las matriculaciones. En el curso 2008/2009 fueron 28 nuevos alumnos y en el 2009/2010, 44. Estos datos muestran la mejoría, sobre todo si lo comparamos con los seis nuevos alumnos que hubo durante el curso 2007/2008.
Ignacio Ojeda considera que gran parte del aumento en las matriculaciones es debido al esfuerzo de la Real Sociedad Matemática Española (RSME) por despertar la atracción hacia los futuros universitarios. En el mismo sentido, María Angeles Mulero afirma que las campañas de difusión han sido importantes porque han animado tanto a los padres como a los alumnos, luchando contra la creencia popular de que "es una carrera sin salidas". La carrera de Matemáticas es una de las pocas donde casi no hay paro porque las puertas profesionales abarcan casi todos los ámbitos: la informática, los bancos o las auditorías, aunque también pueden realizar sondeos y estudios de mercados.
Otra de las barreras que amurallan a las Matemáticas es que "son solo números". Sin embargo, los matemáticos trabajan con demostraciones rigurosas porque es una ciencia.