miércoles, 8 de septiembre de 2010

La formación de los profesores de Matemáticas ha mejorado, aunque sigue siendo una asignatura pendiente


La formación de los profesores y profesoras de Matemáticas ha mejorado en los últimos años, aunque sigue siendo una asignatura pendiente y clave para mejorar la enseñanza de esta materia en colegios e institutos.
Así lo asegura, en una entrevista con Efe, la profesora Mar Moreno, coordinadora del XIV Simposio de la Sociedad Española de Investigación en Educación Matemática, que entre hoy y el próximo viernes, día 10, se celebra en la Universidad de Lleida (UdL).
El objetivo de este encuentro, en el que participan más de un centenar de expertos de toda España y de países como México, Brasil o Portugal, es precisamente poner en común las investigaciones realizadas en el ámbito de la educación matemática y analizar cómo se enseña en la actualidad.
Moreno, del departamento de Matemática de la UdL, explica que en la última década "se ha incidido mucho" en la formación del profesorado, tanto a nivel de primaria, secundaria y universitario, pues enseñar, al margen de la titulación que se tenga, es una profesión y necesita un aprendizaje específico.
"El profesional de la enseñanza necesita actualizarse continuamente y adaptarse a las nuevas condiciones de la sociedad y de los estudiantes", sostiene Moreno.
La inadecuada formación del profesorado es precisamente uno de los factores que hacen de las Matemáticas una de las asignaturas más costosas para los alumnos. Además de que el estudiante pueda sentirse más o menos motivado por esta materia o tenga mayor o menor facilidad para entenderlas, lo que resulta clave, según Moreno, es que el profesor sea capaz de transmitir los conocimientos de forma clara, manejable y comprensible, acercando los contenidos a la realidad.
Las Matemáticas, además, son una materia abstracta que requiere razonar y cuyos frutos no son tan pragmáticos ni inmediatos, sino que implican resultados a largo plazo, justo aquello de lo que huye la actual sociedad. "La sociedad busca la inmediatez y las Matemáticas necesitan reflexión, reposo y calma, más allá de que pueda ser una materia más o menos complicada", señala Moreno.
La llegada de ordenadores y pizarras digitales a las aulas puede ser un buen recurso para la enseñanza de Matemáticas, según la coordinadora del simposio, pero todo dependerá de cómo se utilicen estas nuevas herramientas.
"Puede ser interesante, pero la pizarra no debe quedar en un mero instrumento para mostrar un 'power point'", indica Moreno, que subraya que también en esta nueva etapa digital la formación del profesorado será crucial.

No hay comentarios: