martes, 5 de octubre de 2010

Nuevo aporte del Plan Ceibal a la formación de los uruguayos


El Plan Ceibal es sin duda lo mejor que les ha pasado en los últimos años a los estudiantes del sistema público uruguayo, asediados por deficiencias que se midieron muy claramente en informes comparativos internacionales. Inicialmente destinado a dar a todos los escolares públicos del país la posibilidad de saltar sobre la brecha digital, el plan ahora hace un aporte adicional en el campo de la evaluación de los conocimientos adquiridos. Que es precisamente uno de los talones de Aquiles de la enseñanza nacional, donde los docentes han sido siempre reticentes a ser evaluados por lo que verdaderamente importa, que es el resultado de su trabajo.
Recordemos que el Plan Ceibal es por el que se pretende que cada docente y cada alumno de las escuelas públicas uruguayas tenga una computadora portátil con conexión a Internet. El nombre "Ceibal" fue elegido por el sentido simbólico que tiene para los uruguayos el árbol del ceibo, su flor (Flor Nacional del Uruguay) y el conjunto de los ceibos a lo largo de los ríos interiores del país. Fue transformado en una sigla: "Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea". El plan es parte del "Plan de inclusión y acceso a la sociedad de la información y el conocimiento",
Una información que publicó ayer el periódico digital http://www.ultimasnoticias.com.uy como primicia presenta ante la opinión pública un nuevo e importante aporte del Plan Ceibal a la formación de los niños uruguayos. Esta vez se trata de un mecanismo de evaluación del aprendizaje que abarcará no solamente a las escuelas públicas, sino también a las privadas que estén utilizando las computadoras XO en sus planes de enseñanza.
Varias veces, y desde distintos medios, se ha insistido en señalar que una de las grandes asignaturas pendientes del sistema educativo uruguayo es la ausencia de formas de evaluación general del aprendizaje, al estilo de las que existen en buena parte de los países civilizados. Tales sistemas han sido recibidos siempre con reticencia y rechazo por el colectivo de los docentes uruguayos, que se resisten a ser valorados más allá de los procedimientos internos de inspección, que en realidad apuntan más al docente individual que a los resultados de su enseñanza y cuyos resultados permanecen secretos para la población en general.
En Brasil, que podría parcialmente servir de ejemplo en esta materia, existen exámenes que se plantean al mismo tiempo en todos los colegios -públicos o privados del país- cuyos resultados generales se publican en la prensa y permiten que la opinión pública sepa a qué instituto asistían los alumnos mejor formados y a cuál los que no tuvieron un desempeño aceptable. De ese modo se ilustra a los padres y madres con perfecta claridad sobre los resultados de la enseñanza que reciben sus hijos y lo que pueden esperar del colegio que han elegido. Por otra parte, se trata de una herramienta esencial para promover el mejoramiento -nadie quiere estar en el pelotón de rezagados- y para corregir las carencias, en tanto los resultados valoran distintas ramas del conocimiento, desnudando malos o buenos logros en ciencias exactas o en lenguaje, por ejemplo.
Cuando se habla de evaluación del aprendizaje es ineludible aludir a un estudio internacional llamado Pisa (por las siglas en inglés de Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes) que sostiene la Ocde (Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo). Este estudio compara el aprovechamiento de la enseñanza por alumnos de 15 años que terminaron o están por terminar el ciclo secundario. Lo hace cada 3 años y Uruguay participó en 2003 y 2006, mientras que todavía no hay resultados de 2009. Y los estudiantes uruguayos pusieron de relieve muy graves carencias, especialmente en dos temas decisivos para el desempeño laboral: matemáticas y comprensión lectora. Uruguay quedó a una distancia sideral de los mejor ubicados (Corea del Sur, Finlandia, Nueva Zelanda) y -consuelo para tontos- sacó apenas unas milésimas de punto más que Argentina o Brasil. Esto revela una situación crítica de la enseñanza uruguaya, que en especial afecta a la enseñanza pública. Tratada hoy como feudo de poder por las corporaciones docentes sin que aparezca por ninguna parte la preocupación por mejorar la enseñanza, entre paros y pérdida de clases por ausentismo.
Con el Plan Ceibal llega al fin una ocasión en que se evaluarán los conocimientos adquiridos por alumnos de 2º y 6º años en lectura, matemáticas y ciencias a través de un examen con las computadoras conectadas a Internet y contestando simultáneamente pruebas que pueden ser inmediatamente evaluadas. Según la información que publicó Ultimas Noticias, ya se realizó una experiencia piloto en 2º año y los nuevos exámenes tendrán lugar este mes.
Es una novedad que debe ser saludada con especial énfasis. Se considera que participarán alrededor de 50000 alumnos y alumnas a los que se les propondrán pruebas en las que deberán elegir la opción correcta entre cuatro posibilidades planteadas en el mismo formulario electrónico. Los resultados le brindarán al profesorado datos inmediatos sobre las respuestas de sus alumnos y hasta la posibilidad de comparar el desempeño con el alcanzado en otros grupos del mismo nivel de enseñanza, habilitando así decisiones docentes que permitan mejorar el desempeño en todos los casos en que sea necesario.
Los planteos de múltiple opción abarcarán temas de comprensión lectora e interpretación de textos, en matemáticas se plantearán problemas con fracciones y trabajos con figuras geométricas, mientras que en ciencias se evaluarán conocimientos sobre medio ambiente, nutrición, cambios de temperatura y otros temas conexos.
La base informática del sistema permitirá que el maestro no solamente siga el desarrollo de la prueba sino que tenga acceso inmediato a sus resultados, que podrán ser leídos por alumno y por respuesta, señalando aciertos y errores de todo el grupo. Será, en consecuencia, una herramienta de valor inestimable para el maestro y también para la evaluación general sobre planes y formas de enseñanza. Sería de desear que los resultados fueran también públicos, de modo que la sociedad esté al tanto de la situación de los alumnos uruguayos y de las diferencias que puedan plantearse en distintos institutos de enseñanza.