lunes, 17 de enero de 2011

La yupana: podría acelerar el progreso científico


Los nuevos hallazgos en torno a la yupana y sus posibles aplicaciones en la matemática, física y computación podrían acelerar el progreso de estas ciencias y, en consecuencia, mejorar las condiciones humanas de vida, afirma Javier Amaru, ingeniero de telecomunicaciones que investiga la utilidad del instrumento hace más de 15 años.
Con la yupana, o ábaco inca, se resuelven todo tipo de cálculos astronómicos, se realizan operaciones matemáticas complejas e, inclusive, se la está postulando para la arquitectura de un moderno microprocesador (cerebro de la computadora) que superaría los diseños actuales de arquitectura binaria y supondría un hito en la revolución tecnológica, aseveró Amaru. Para probar su eficiencia se realizó operaciones con números de más de cinco mil dígitos y no presentó ninguna errata, señaló.
En esta herramienta inca, empleada para realizar cálculos, Amaru revela que encontró una prueba simple para el denominado “logro matemático más importante del milenio” o Complejo Monstruo de Simetría que, hasta hoy, únicamente, fue probado mediante la física teórica. Asimismo, indicó que está dispuesto a demostrarlo con pruebas científicas. Amaru presentó su revelación a la Sociedad Boliviana de Matemáticas y, en pocos meses, lo hará en las academias de ciencias de los Estados Unidos.
La yupana por su lógica numérica y geométrica unifica de forma espontánea dos ramas matemáticas, hasta ahora separadas, la teoría de grupos y la teoría numérica.
Nicolino de Pascuale y Mauricio Orlando, de la Universidad de Pescara (Italia), quienes encontraron las claves de cómo opera la yupana, coinciden con Amaru en que este instrumento puede acelerar el progreso de la ciencia como lo hizo en su tiempo. Con su uso, los incas llegaban a realizar complejos cálculos que en astronomía les llevaron a predecir con gran anticipación fenómenos como los eclipses, señalan.
La yupana también ha despertado la curiosidad de estudiantes y profesores de primaria y secundaria porque permite la resolución efectiva de cualquier operación matemática (como suma, resta, multiplicación y división) de forma ágil y sencilla, señala Amaru.
En algunas escuelas de Latinoamérica han optado por aplicarla en la enseñanza de las matemáticas. Por ejemplo, el profesor peruano Andrés Chirinos, lo usa con maestros y estudiantes de las escuelas bilingües amazónicas desde el 2003. Además de mejorar la capacidad de cálculo, permite realizar operaciones mentalmente, señaló Chirinos en la presentación de su libro: “Quipus del Tahuantinsuyo”, en el que describe la innovadora metodología que está empleando con la yupana.
La yupana es un sistema de cálculo semejante a las calculadoras actuales. William Burns, ingeniero textil, lo bautizó con ese nombre en base al verbo quechua “yupay” que significa contar.
Los registros históricos revelan que, en el Imperio Incaico, era utilizado por los contadores incas (quipucamayoc) para la obtención de datos demográficos, de producción, administración y de pronosticación que, una vez verificados, eran registrados o anotados en forma de nudos en los quipus. Los contadores no tenían derecho a equivocarse, un mínimo error podía costarles la vida.
Los arqueólogos describen las yupanas como tableros hechos de barro, piedra, madera tallada o, simplemente, trazados en la tierra, divididos en cinco filas y cuatro columnas formando, así, casillas donde se colocaban piedrecitas, granos de maíz o quinua que adquirían un valor numérico en función de su posición.
En la actualidad todavía se siguen fabricando yupanascaseras” a pesar de que ingenieros en sistemas ya lograron digitalizarla. Es el caso de la ingeniera boliviana, Jennylee Murillo, que mediante programas de computación diseñó una yupana digital atractiva para niños en La Paz. ¿Cómo funciona? Consiste en ubicar las fichas en las casillas, donde adquieren un valor numérico de acuerdo a sus posiciones, y moverlas en función del tipo de operación que se quiera realizar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buen articulo y demuestra que nuestra ciencia tambien fue efectiva