sábado, 26 de febrero de 2011

Las Matemáticas, en Asturias (España), son femeninas y tienen nombre de mujer...


Rompen con los estereotipos, pero quizá no todos. En esta edición, el podio de la última Olimpiada Matemática de Bachillerato ha sido ocupado en su totalidad por mujeres, entre las que se encuentra una asturiana de orígenes chinos.
Las cabezas matemáticas de esta edición son Carmen Amo, del Instituto Jovellanos Internacional de Gijón, Miao Qi Ye, del Corazón de María de Oviedo y Magdalena Rodríguez, del de La Ería, que representarán a Asturias el próximo mes en Pamplona, donde competirán con chicos y chicas de toda España.
Esta convocatoria alberga detalles más o menos significativos porque aún se asocian las ciencias a los hombres y porque las tres clasificadas son chicas, entre una mayoría de participantes masculina. Quizá el único estereotipo que se cumple sea el de Miao Qi Je, que aunque es asturiana de toda la vida, tiene padres chinos, y una reconocida predilección por las ciencias que se identifica con China. Su vida universitaria y profesional va encaminada, según afirma, a la biotecnología.
Rompen moldes, además, porque dos de las campeonas cursan primero de Bachillerato y no segundo, y porque otra estudia un Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales, con el que se estereotipa habitualmente a los alumnos catalogados de poco hábiles con las matemáticas.
No se esperaban el premio y tampoco habérselo pasado tan bien. Magdalena Rodríguez asegura que fue “el examen más divertido de su vida”, algo que corrobora Carmen Amo, que añade que ante un símbolo desconocido para ella en uno de los problemas planteados solo pudo echar mano de la imaginación.
Ayer, recibieron el reconocimiento en un día señalado para los números. Como recordó el catedrático de Álgebra de la Universidad de Oviedo y vicepresidente de la Real Sociedad Matemática Española, Santos González, se cumplían “156 años del fallecimiento de Gauss, gran defensor del papel de la mujer en las matemáticas”. Queda claro que Carmen, Miao y Magdalena no necesitan que Gauss las defienda.

No hay comentarios: