jueves, 10 de marzo de 2011

El ejemplo es uno de los métodos "más efectivos" para enseñar y comprender las matemáticas, según una Tesis Doctoral


La utilización del ejemplo es uno de los métodos "más efectivos para enseñar y comprender las matemáticas", según establece una Tesis del profesor portugués Carlos Figueiredo. La tesis ha sido dirigida desde la Universidad de Extremadura (UEx) por el profesor Lorenzo J. Blanco del Departamento Didáctica de las Ciencias Experimentales y las Matemáticas.
Figueiredo, quien imparte clases en la Escola Secundária D. Sancho II de Elvas (Portugal), ha expuesto en dicho estudio la "importancia" del uso de los ejemplos en las clases de matemáticas de secundaria como "referente del conocimiento profesional", según ha informado la UEx en nota de prensa.
En los últimos años, la publicación de los informes PISA ha puesto de manifiesto la cuestión de las matemáticas. La "preocupación" por encontrar métodos y recursos educativos "adecuados" para lograr una "buena formación" de los estudiantes en esta materia, algo "compartido por todos los países" que cobra cada vez "más sentido" por la presencia de las matemáticas en la vida cotidiana.
El objetivo de esta investigación ha sido describir, clasificar y evaluar los ejemplos utilizados por el profesor de matemáticas en secundaria y propuestos en los libros de texto, en función de su papel en la enseñanza y aprendizaje del concepto de función. Para llevar a cabo el estudio, se ha realizado un seguimiento a varios profesores de matemáticas de secundaria en Elvas, a través de grabaciones de video, entrevistas con los docentes y el análisis de la producción de sus alumnos y alumnas durante un año.
Según el director de la Tesis, "la importancia del ejemplo" radica en que a través de ellos los alumnos crean una imagen de los conceptos, aunque ha detallado que existen ocasiones en las que el uso de este recurso puede "obstaculizar el aprendizaje". "La clave reside en utilizar un ejemplo en función de lo que el profesor quiere enseñar, pero también, en función de lo que el alumno debe aprender", ha precisado Blanco.
El uso de este método por parte del profesorado "actualmente no es homogéneo", ya que existe "cierta inercia" a recurrir a los ejemplos que aparecen en los libros de texto, si bien hay ocasiones en las que el docente "no considera importante utilizarlos", recoge la nota.
Blanco ha calificado esta última actuación de "error" y ha explicado que con este estudio se han determinado los ejemplos que deben usar los profesores para que al final el alumno se lleve una "idea clara" del concepto.
En su Tesis, Carlos Figueiredo ha diferenciado entre ejemplos "transparentes" y "casi transparentes", de forma que los primeros son los que representan de manera "clara" una serie de propiedades del concepto, y los segundos son "los que podrían entorpecer la comprensión".
Cabe señalar que los resultados obtenidos en la investigación, que ha supuesto aportaciones a nivel internacional, servirán para presentar sugerencias concretas de cara a la formación inicial y continua de profesores. Se trata de la "primera vez" que en España se aborda de manera específica el estudio de los ejemplos.