domingo, 1 de mayo de 2011

Competición de Matemáticas de Colegios Internacionales


"No entre aquí quien no sepa geometría". Cuenta la leyenda que sobre el pórtico de la Academia de Platón esta frase grabada daba cuenta de la importancia de las matemáticas, disciplina que hoy día trae de cabeza a padres, profesores y administraciones educativas. Seis alumnos del Colegio Aloha de Marbella, en España, serían bienvenidos en la academia griega. Por el momento son los que más saben de esta ciencia de los centros internacionales de España. Así lo atestigua su participación en la Competición de Matemáticas de Colegios Internacionales celebrada en abril en Basilea (Suiza). 
En la Olimpiada participaron alumnos de 120 colegios de Europa, Asia y Oriente Medio de 11, 12, 13 y 14 años de edad. El concurso se realizó a lo largo de dos jornadas en los que los niños y niñas se sometieron a pruebas individuales que puntuaban para el equipo y, finalmente, a una gymkana en la que debían demostrar tanto los conocimientos matemáticos como la sagacidad para afrontar desafíos. Se valoró tanto la capacidad para resolver problemas apropiados para esas edades, en los que estaba prohibido el uso de la calculadora, como la habilidad natural, agilidad y capacidad para el cálculo mental. 
Eugenio López, en su doble condición de padre de uno de los alumnos que han formado parte del grupo de concursantes y de director de Bachillerato de Aloha, precisa que el éxito académico en las matemáticas está en buena medida vinculado a cómo se enseña esta disciplina. "Las matemáticas tienen que tener una finalidad. No hay que enseñar fórmulas y pretender sin más que los alumnos las aprendan. Lo importante es comprender para qué sirven. Por eso en el centro lo primero que se hace es buscar su aplicación. Se plantea un problema y es en el momento en que se asimila cuando se busca cómo resolverlo". En realidad es un sistema de enseñanza similar al que aplica en ciencias que sólo en Bachillerato tiene 100 horas de prácticas de laboratorio. El directivo del Aloha afirma que todos estamos capacitados para las matemáticas, ahora bien, existen "potencialidades" naturales con diferentes grados de expresión en cada individuo. El sistema internacional que se sigue en este colegio privado de Marbella plantea tres recorridos (alto, estándar y estudios matemáticos) en función precisamente de esas habilidades innatas. 
A los 13 años, coincidiendo con la edad de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) del sistema español, los alumnos que siguen el currículo internacional, admitido y convalidado en 200 países, optan por uno u otro recorrido. La decisión la adoptan los padres, orientados por el personal docente, en función de los intereses y capacidades de cada uno de los niños. "Por ejemplo, hay alumnos que su mejor potencial lo tienen en los idiomas y llevan cuatro para adelante con un nivel muy alto. Es mejor que centren ahí sus esfuerzos". 
De todas formas, el entrenamiento da resultados. De hecho, esta Competición de Matemáticas de Colegios Internacionales concentra a los estudiantes de centros internacionales tradicionalmente la ganan y por goleada los escolares rusos, búlgaros, polacos y asiáticos. ¿La razón? Son sometidos a un exhaustivo programa de matemáticas que les ocupa su vida escolar durante años. "Al final de la educación primaria aquellos niños que despuntan son seleccionados y todo su horario lectivo en el colegio lo dedican a las matemáticas". Son preparados de forma exhaustiva para ganar una competición escolar y evidentemente ganan. Pero lo hacen en detrimento de las demás disciplinas. "Nuestro objetivo no es ese sino abarcar todas las áreas de conocimiento", apunta Eugenio López. De hecho, en el centro la selección de los alumnos y alumnas que después compiten se produce al inicio del curso y el entrenamiento se realiza en tres sesiones semanales de una hora de duración fuera del horario escolar.