lunes, 16 de mayo de 2011

Mario Ramos previó hace 15 años las posibilidades de Internet en Tenerife (Islas Canarias - España)


En 1997, cuando internet estaba solo empezando a introducirse en nuestras vidas y no éramos aún conscientes del cambio que acarrearía, Mario Ramos, un profesor tinerfeño de Matemáticas, vislumbró las posibilidades de esta herramienta para la divulgación de su disciplina y la mejora de su aprendizaje. Catorce años después, la web que entonces creó -y que ha "peregrinado" de centro en centro junto a su artífice- se ha convertido en una referencia en Canarias y, sobre todo, en el resto de España y distintos países latinoamericanos.
Ramos, que actualmente dirige el Centro del Profesorado (CEP) de Icod de los Vinos, relata que, cuando inició esta tarea, no disponía "en absoluto" de formación en informática. Su única preocupación, asegura, "era hacer las cosas un poco más fáciles al alumnado" ante la "necesidad imperiosa de elaborar nuevos materiales ante la escasez disponible en los centros educativos". En su página (http://www2.gobiernodecanarias.org/educacion/17/WebC/eltanque/) incluye ejercicios y recursos didácticos para que los estudiantes de Primaria practiquen las matemáticas y con el paso del tiempo ha incorporado, incluso, contenidos de otras materias, como Conocimiento del Medio o comprensión lectora.
Tablas de multiplicar, divisiones, fracciones, operaciones con decimales... En la web se encuentran recursos para alumnos y docentes sobre las Matemáticas que se enseñan en Primaria. Además, dedica una atención especial a algo que Mario Ramos considera "fundamental" para que los estudiantes "alcancen las competencias básicas con más facilidad": el cálculo mental. Sus planteamientos coinciden con los de un colectivo de Profesores de Matemáticas empeñados en favorecer un cambio metodológico, el Grupo Capicúa, que busca que los alumnos y alumnas piensen por sí mismos y desarrollen sus propios métodos -algoritmos- para la resolución de problemas.
"O cambiamos la enseñanza o no tenemos nada que hacer. Y todo depende del profesorado. Si no quiere, es imposible. Pero estamos empezando a dar los primeros pasitos", explica Ramos, convencido también de que el cálculo mental necesita de un tiempo de trabajo diario como ocurre con la lectura. Algunos de los algoritmos ideados por los chicos que aprenden las Matemáticas con este sistema son incluidos en la página web y pueden servir como ejemplo de que no hay un único camino para solucionar un problema matemático.
Aunque advierte de que no son "la panacea" y deben verse como "un instrumento más", este profesor destaca el "enorme potencial que la informática y las nuevas tecnologías suponen para desarrollar la labor docente". Ya se han disipado los primeros miedos ("se decía a veces, probablemente como una excusa: No toco el ordenador porque seguro que lo rompo", recuerda Ramos) y ha quedado claro que "no se puede dar la espalda" a esta tecnología.
"Las posibilidades que la informática nos ofrece son incalculables y el atractivo que ejerce en los niños, incuestionables. Estos son elementos que a un docente no se le pueden escapar", dice Ramos, quien cita una frase que escuchó a un representante de la Administración educativa: "Si un niño está enchufado en su casa, no se le puede desenchufar cuando llega al colegio". Entre otras ventajas, detalla, el ordenador permite la inmediatez. "El niño no tiene que esperar a que el profesor corrija el ejercicio para saber si se ha equivocado".
El trabajo realizado por Mario Ramos en esta web ha obtenido reconocimientos y menciones en diferentes medios españoles y extranjeros, desde el periódico argentino Clarín al diario "on line" dedicado a las nuevas tecnologías La Gaceta Digital. De hecho, "es más conocido en la Península y en el resto del mundo que en Canarias". La Consejería de Educación lo ha agregado a su portal en internet, pero en muchas ocasiones los alumnos y los padres llegan a él a través del "boca-oreja".
Desde países como Chile o Argentina se ha reclamado a Ramos para trabajar en el desarrollo de software destinado a la educación, pero él se resiste. "Yo estoy muy tranquilo aquí", dice. Y lo cierto es que desde la Isla Baja de Tenerife, y solo con sus propios conocimientos y experiencia y un ordenador conectado a internet, es capaz de acercar el conocimiento de las Matemáticas a niños de prácticamente cualquier rincón del planeta.