jueves, 9 de junio de 2011

En Mérida (Extremadura, España), un Seminario aborda la educación emocional en la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas


Un Seminario aborda en Badajoz "La educación emocional en la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas" una actividad que tiene la base en un proyecto de investigación nacional sobre el dominio afectivo en la enseñanza de esta disciplina en el que participan universidades de Navarra, Valencia, Salamanca, México, Chile y Perú, según explica el profesor de la Universidad de Extremadura y coordinador del Seminario, Lorenzo J. Blanco.
Blanco expone que el objetivo de este Seminario es conocer cuál es la influencia de las actitudes, las creencias y la ansiedad ante las Matemáticas desde la perspectiva de los alumnos y alumnas, pero fundamentalmente desde la visión del profesorado, tanto los futuros docentes como los que ya ejercen la profesión.
"El hecho de que participen diferentes universidades nos da la posibilidad de completar diferentes visiones sobre el mismo tema para poder luego sacar multitud de conclusiones que puedan ser válidas" aclara el coordinador.
La primera ponencia 'Actitudes, creencias y ansiedad hacia las Matemáticas' la ha impartido la profesora Concepción Iriarte, de la Universidad de Navarra.
Este grupo de investigación ha elaborado un programa sobre superación de la ansiedad en las Matemáticas por parte del alumnado partiendo del estudio de la influencia de motivaciones. En su conferencia, Iriarte ha expuesto los resultados extraídos y han confirmado que un 80% de las personas que han participado en el programa de ansiedad, reconocen sentirse mas confiadas y abordan la asignatura desde otro punto de vista, con más interés y menor ansiedad, según ha informado la UEx en nota de prensa.
Blanco ha hecho hincapié en que actualmente hay alumnado que se siente inseguro, con falta de confianza en la materia; pero este grupo de investigación, uniendo los aspectos cognitivos y afectivos, ha elaborado un programa para que los estudiantes de matemáticas y profesores sean capaces de superar esa ansiedad y desmotivación ante la materia. Según el catedrático de la UEx, "un alumno no puede aprender una asignatura si no se siente seguro, confiado y consciente de que lo que esta haciendo le es útil e interesante".
Otro de los aspectos que se han debatido en el Seminario es el fracaso ante la resolución de problemas. La Universidad de Valencia ha presentado su programa de intervención sobre esta cuestión, que según Blanco "todavía queda mucho trabajo por hacer, ya que debemos conseguir que el alumno tenga capacidad e interés para abordar la resolución del ejercicio".
El coordinador ha detallado que "todas las investigaciones presentadas han coincidido en que si se quiere hacer un cambio curricular, no sólo se trata de cambiar la metodología de la enseñanza, sino que fundamentalmente hay que variar las creencias y actitudes del profesorado. Si los futuros profesores no modifican esos dos aspectos, difícilmente se van a producir los cambios didácticos que se proponen".
Blanco aclara que muchos futuros docentes consideran que las matemáticas son una ciencia inmutable, donde no hay cabida para la creatividad y explica que "con esta mentalidad, difícilmente entenderán que las Matemáticas deben ser creativas para desarrollar problemas cotidianos donde aparezca el razonamiento".