miércoles, 15 de abril de 2009

Un joven aragonés obtiene la medalla de bronce en la XLV Olimpiada Matemática Española


"Determina justificadamente todos los pares de números enteros (x,y) que verifican la ecuación x2- y4 = 2009". Así comenzaba uno de los ejercicios de la Fase Nacional de la XLV Olimpiada Matemática Española, que tuvo lugar el pasado 28 de marzo en Sant Feliu de Guixols, Girona. Entre los cientos de adolescentes que llegaron a esta prueba final, tras haber sido clasificados en las respectivas fases locales de la Olimpiada, se encontraba Rubén Blasco. (En la imagen, el joven en la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Zaragoza).
Este joven zaragozano de 18 años logró ganar la primera medalla de bronce a nivel nacional de esta Olimpiada organizada por la Real Sociedad Matemática Española. Este premio saca a la luz su gran afición por las matemáticas, una ciencia a la que le gustaría dedicarse el día de mañana. “De mi promoción soy el único que el próximo año desea matricularse en Matemáticas en la Universidad”, asegura este estudiante, que ha asistido durante cuatro años al Taller de Talento Matemático, iniciativa impulsada en Aragón por un grupo voluntario de profesores de Educación Secundaria y algunos de la Universidad de Zaragoza.
Los talleres de talento matemático se imparten los viernes alternos en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza, dirigidos a alumnos de 3º y 4º de la ESO y de los dos últimos cursos de Bachillerato. En la actualidad, más de 100 estudiantes aragoneses asisten con gran interés a estos encuentros, porque permiten acercar las matemáticas de una forma lúdica. “En el colegio te guían de forma sistemática y te enseñan fórmulas para resolver problemas. Pero hay gran parte de las matemáticas que no se toca. En mi caso fue a partir de 3º de la ESO cuando se me amplió la visión y se me pusieron ganas de un día dedicarme a la investigación”, aclara Rubén.
En la fase local de la XLV Olimpiada Matemática Española, que tuvo lugar el pasado 23 de enero, se presentaron en Aragón 100 jóvenes, de 16 y los 18 años. De ellos, 20 asistían asiduamente a los talleres de talento matemático, como es el caso de Rubén, que “ha estado desde los inicios, siendo este su quinto año”, tal como explican Alberto Elduque, profesor de Matemáticas en la Universidad de Zaragoza, y Fernando de la Cueva, profesor en el Instituto Reyes Católicos de Zaragoza, y que aparecen en la siguiente foto, junto con Rubén.



Enseñar la belleza de las Matemáticas: Esta iniciativa para fomentar el interés de los alumnos de Educación Secundaria por las Matemáticas cuenta con la colaboración de 30 profesores que se distribuyen para impartir estos talleres. El objetivo, según explica Alberto Elduque es contrarrestar el hecho de que “no hay muchas horas de la asignatura de Matemáticas en Secundaria y que además las clases se limitan a recetas, fórmulas. Cuando lo bonito es discurrir”.
Por su parte, Fernando de la Cueva puntualiza diferenciando este tipo de talleres de los organizados en otras autonomías, como son los de ESTASMAT, de Estimulo de Talento Matemático, que tienen lugar en Madrid y consisten en la selección previa de 25 chicos a los que se entrena para que ganen las pruebas de la Olimpiada Matemática. “Nosotros preferimos algo abierto, siendo libre la asistencia a los talleres, pensados en que las sesiones sean lúdicas, que los chicos puedan ver la belleza de las matemáticas”.
El Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, el denominando Informe PISA, llevado a cabo por la Organización para el Cooperación y el Desarrollo Económico, con pruebas estandarizadas a estudiantes de 15 años, pertenecientes a más de 62 países puso de manifiesto hace dos años el bajo nivel de conocimiento de los estudiantes de secundaria españoles. Así, España se situaba en los últimos puestos en Europa en Matemáticas. “Al generar la Educación Secundaria Obligatoria hasta la edad de los 16 años, se ha propiciado que los niveles de conocimiento sean bajos, porque no se han habilitado mecanismos de corrección. Esto se nota de forma manifiesta desde mediados de los años 90 en los chicos que se matriculan en el primer curso de Matemáticas en la facultad”, explica Alberto Elduque, que apunta que cada año la media de ingresos en este primer curso de licenciatura es de 30 alumnos. Lo que sí han aumentado son las posibilidades de trabajo para los chicos que se decanten por la licenciatura en Matemáticas, porque además de la carrera cientifica, hay sectores empresariales que cada vez precisan de más matemáticos, como es el caso de agencias de seguridad y su necesidad de encriptar información.
La producción científica nacional también se ha visto incrementada en los últimos 20 años, al pasar de un 0,2% a un 5 %. Se habla del “milagro matemático español”, precisa Elduque, que asegura que este “boom” se debe a que los autores de estos artículos científicos tienen hoy más de 40 años, procediendo de unas promociones universitarias que llenaban las aulas, siendo más de 100 alumnos, a diferencia de la situación actual, con apenas la treintena por clase.

No hay comentarios: