jueves, 8 de octubre de 2009

En Galicia (España), descontento de madres y padres, que piden más calidad


El equipo directivo del Instituto de Cabanillas ha informado de la situación tanto el Claustro de Profesores de este centro, como la Asociación de Madres y Padres de Alumnos. Todos ellos están de acuerdo con la necesidad de que se envíe un nuevo profesor de matemáticas. Respaldan así las reivindicaciones del equipo directivo pues, al fin y al cabo, explican los padres, «abogamos pola calidade da ensinanza», argumentan.
La AMPA del Cabanillas asegura que «comprendemos a situación da directiva e apoiamos estas peticións», explicó ayer uno de sus portavoces. Insiste en que su único objetivo es que haya una enseñanza de calidad y explica que ahora existe «descontento entre os pais». El motivo de su enfado es que, actualmente, hay ochenta alumnos que no tienen clase de matemáticas «e todo iso contribúe a que teñan horas desocupadas». La situación afecta a dos grupos de cincuenta alumnos de primero y a uno de otros 28 estudiantes de cuarto.
Los padres consideran que Educación debe luchar por mantener la calidad que existe actualmente en la enseñanza o por incrementarla. Pero de lo que no se trata, en ningún caso, «é de ir a menos, temos que ir a máis», aseguran.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El equipo directivo del instituto Ramón Cabanillas de Cambados es el responsable de que cerca de ochenta alumnos de este centro no hayan recibido todavía una sola lección de matemáticas. Esta es, la versión de la jefatura territorial de Educación, que ayer quiso responder a las críticas de padres y profesores. Según la Administración autonómica, el centro configuró mal el diseño de los grupos, pues los cuatro docentes de matemáticas que hay son más que suficientes para atender las demandas de los estudiantes.
La versión facilitada por la consellería es completamente diferente a la que presentó el equipo directivo. El delegado territorial, César Augusto Pérez, aseguró ayer que «dende o día 14 de setembro tiñan por escrito a orde de configurar os grupos adecuadamente. Se isto se fixera correctamente todos os alumnos terían agora, e dende o inicio das clases, profesor de matemáticas». Es más, insiste en que cuando se comprobó que la configuración de los grupos era inadecuada, Inspección convocó al director y al jefe de estudios del centro para mantener un encuentro en la delegación territorial. «Reunión á que non asistiron ao organizar, xustamente á mesma hora, unha reunión do claustro», añade el responsable autonómico.
La directiva del Cabanillas, por su parte, presentó el pasado miércoles una versión completamente diferente. Aseguró que en septiembre Inspección reconoció que se precisaba un profesor de matemáticas a mayores y que no fue hasta finales de ese mismo mes cuando empezó a poner problemas a esta nueva plaza. En cuanto a la reunión, explican que la comunicación llegó hace solo tres días y a las tres de la tarde, por lo que cuando la vieron el claustro ya estaba convocado.
Para la Consellería, es la directiva del instituto Cabanillas la única responsable de la situación que vive el centro. Insiste en que, actualmente, esta entidad cuenta con cuatro profesores de matemáticas, «o que significa que, aplicando a normativa vixente na actualidade, o profesorado desta materia dispón de horario suficiente para cubrir as horas». Es decir, que todo parece indicar que la Xunta no está dispuesta a enviar a un especialista en matemáticas. Algo que, por ahora, no ha comunicado al equipo directivo.

Anónimo dijo...

La Asociación de Padres de Alumnos O Minagral, perteneciente al instituto As Insuas de Muros, envió ayer un escrito para protestar por la decisión de Educación de «suprimir unha praza vacante de profesor de matemáticas». Los progenitores explicaron todos los pasos dados.
Así, señalaron que en septiembre enviaron un escrito a Educación solicitándole que cubriesen la plaza vacante de un profesor de matemáticas, ya que el titular se había jubilado. Insistieron a la consellería en que ese maestro era necesario porque, de lo contrario, tendrían que suprimir «os desdobres, que nos parecen imprescindibles naquelas materias, que pola súa dificultade necesitan unha atención máis persoal». Posteriormente, y tras una reunión con la inspectora, los padres señalaron que esta persona se comprometió a hacer todo lo posible para que se cubriese la plaza si así lo solicitaba el instituto.
Luego, el claustro de profesores del centro aprobó por unanimidad rechazar la decisión de la consellería de eliminar ese puesto, aludiendo, entre otras cosas, a que esta circunstancia supondrá un exceso de carga de trabajo para el departamento de matemáticas. Y que, en caso de quitarse ese puesto, tampoco se podrán hacer los desdobles en esa asignatura, que en años anteriores dieron muy buenos resultados académicos.
Pese a estar de acuerdo padres y profesores, según los datos que tiene la APA, parece que la consellería está dispuesta a eliminar la plaza, por lo que los progenitores muestran su descontento. Dicen que vigilarán si empeoran los resultados académicos.