jueves, 8 de octubre de 2009

Un genio matemático a los 16 años


Él es consciente de que forma parte del bajo porcentaje de alumnas y alumnos al que las matemáticas le resultan una asignatura divertida. Ander Lamaison Vidarte, estellés (Estella, Navarra - España), de 16 años y estudiante de 2º de Bachillerato del IES Tierra Estella, asegura que disfruta, tras emborronar su cuaderno, cuando alcanza la solución de un problema, ya sea álgebra, geometría o cualquier otra operación aritmética.

Su talento no es un farol. Cuenta con una privilegiada comprensión matemática. No sólo lo corrobora su profesora de esta asignatura, Gloria Calvo Gómez, o su entorno más cercano. A finales de septiembre lo demostró en México en la Olimpiada Internacional Iberoamericana. Compitió con los mejores de una veintena de países y se colgó el bronce. Fueron dos pruebas (una el día 22 y otra el 23) con tres ejercicios por resolver.

Antes, 30 minutos a pie desde el hotel en el que se alojó con quien le preparó para la prueba, el profesor de la UPNA, Daniel Lasaosa Medarde, y con los otros cuatro representantes españoles. Bajo su pupitre (que identificó tras buscar su nombre por las mesas) una manzana, un sándwich y una botella de agua para paliar el hambre y la sed durante las cuatro horas y media que duraron ambos exámenes. En el primero se quedó tan sólo a falta de completar el último ejercicio, del mismo modo que en el segundo, en el que también le falló otro resultado. "El primer día salí contento, pero en el último no estuve tan acertado", indicó el estellés. Hasta dos días más tarde no le notificaron su bronce, aunque él ya cavilaba, tras contrastar impresiones con unos y otros, que entraba entre sus posibilidades. "Por un pequeño error no me llevé la plata, pero estoy muy contento", dijo.

La medalla no es la única que se ha colgado este año, sino que pasa a engrosar una lista de méritos que se han fraguado desde el pasado enero tras presentarse por primera vez a una olimpiada, la autonómica. Quedó primero y a partir de ahí todo fue rodado. En marzo logró también el oro a nivel nacional y en julio consiguió un nuevo bronce en Bremen (Alemania) en una prueba internacional en la que compitieron más de cien países. "Las matemáticas de instituto son muy sistemáticas, mucho más frías. Este tipo de problemas son para pasártelo bien y yo lo consigo", aseguró. Lamaison piensa ya en las olimpiadas del próximo año. Tiene previsto presentarse, mejorar resultados en la medida de lo posible -dice- y divertirse. Eso, lo tiene seguro.

No hay comentarios: