sábado, 24 de octubre de 2009

Mientras Occidente fomenta la creatividad en Matemáticas, Asia potencia los resultados


Estados Unidos y Europa destacan y fomentan la creatividad en la educación de las matemática, mientras que Asia destaca por lo disciplinado de su método y el énfasis que pone en los resultados, según han puesto de manifiesto expertos sobre educación matemática en Valencia.
Estos expertos se han reunido hoy en la segunda jornada del Congreso "Compartiendo experiencias educativas con Asia", que concluye mañana y que busca conocer las metodologías asiáticas para compararlas con las europeas e intercambiar experiencias, han informado fuentes de la organización en un comunicado.
Muchos de los ponentes han coincidido en que no sólo Occidente tiene que aprender de Asia, sino que también ellos deben fijarse en otros paradigmas para mejorar ciertos aspectos como la creatividad, tal y como ha destacado Wei-Chi Yang, de la Universidad de Radford.
Como ejemplo de innovación y creatividad, Wei-Chi Yang ha citado el Proyecto Intergeo, del que forma parte el español Tomás Recio, de la Universidad de Cantabria. "Lo que se busca en Asia no es la motivación sino las notas", ha afirmado Recio, quien ha apuntado como clave para aprender de otros paradigmas "saber extraer la parte de la matemática que trascienda a la cultura".
Las tecnologías aplicadas a la educación en matemáticas han sido un tema recurrente y en ese sentido, la presidenta de la Comisión Internacional de Educación Matemática (ICMI) y experta en el uso didáctico de las nuevas tecnologías, Michèle Artigue, ha asegurado que su uso "está acelerando las aptitudes y el método de aprendizaje" aunque falta investigación en ese campo.
En esta línea, el profesor de la Universidad de Hong Kong Frederick K.S. Leung ha resaltado la dificultad del uso de estas herramientas para la enseñanza matemática en Asia pues "el desarrollo del uso de las tecnologías es muy desigual en las diferentes regiones por causas socioeconómicas".
Una de las ponencias más esperadas ha sido la de Bill Barton, de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda), que ha explicado que su Proyecto Klein, un libro de 300 páginas sobre matemáticas, no pretende ser un libro de texto sino "una recopilación de ejemplos inspiradores para explicar aspectos particulares de las matemáticas, por ejemplo, a través de una viñeta".
Ha incidido en la dificultad de su proyecto por su aspiración universal, "querer reflejar todos los paradigmas posibles sin que prevalezca ninguno", ya ha subrayado que la libre colaboración que fomenta entre profesores y matemáticos, puede ayudar a este fin pero "también puede ser un enorme problema".
Respecto a sus investigaciones en etnomatemática, Barton ha asegurado que no cree que las matemáticas sean un lenguaje universal, pues se desarrollan a través del lenguaje y a pesar de que en otras culturas es diferente su concepción, ha sido el modo occidental el que ha prevalecido.
"Un ejemplo de esto es que si en vez de decir 'somos cuatro', usado como una especie de adjetivo, dijésemos 'estamos cuatreando', usado como verbo, nuestra concepción cambiaría", ha añadido.
Sin embargo, lo que sí cree es que, como asegura Richard Dawkins en su obra 'El Gen Egoísta', todos tenemos la potencialidad de aprender y comprender matemáticas.
La representante de Casa Asia y co-organizadora del congreso, Eva Borreguero, ha resaltado que "entre 1999 y 2004 se produjo más ciencia que en toda la historia de la humanidad" y que la transformación "vertiginosa" de la sociedad "viene de la mano de las ciencias".
"Vivimos en una sociedad del conocimiento que se estructura en lenguaje matemático y por ello, la clave del progreso está en dominar este lenguaje como leer o escribir", ha afirmado Borreguero, que instado a España a "no quedarse atrás" en esta materia.

No hay comentarios: