sábado, 24 de octubre de 2009

Un profesor de la Universidad Politécnica de Cartagena representará a España en el Mundial de Matemáticas


 
«Las matemáticas son tan importantes que tienen que ir siempre un paso por delante del resto de disciplinas científicas para permitir a éstas seguir avanzando. Y, además, según un informe de la consultora de trabajo estadounidense Careercast, el mejor empleo a día de hoy es el de matemático». Con estas dos reflexiones subraya el profesor de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) Pablo Mira Carrillo la importancia de una materia con tan mala fama entre los estudiantes como ignorada por el público. Y no lo afirma cualquiera, sino el experto que ha conseguido el hito de representar a España en el XXVI Congreso Mundial de Matemáticas, que se celebrará en Hyderabad (India) en agosto del 2010.
Mira, que pertenece al Departamento de Matemática Aplicada y Estadística de la UPCT, acudirá a la cita (que se celebra cada cuatro años en un país distinto) junto con una colaboradora: la profesora de la Universidad de Sevilla Isabel Fernández, que aparece junto a Pablo Mira en la fotografía.
«Es un orgullo muy grande que nos hayan invitado. Además, históricamente tiene un gran impacto para las matemáticas españolas. En el 2006 el congreso se celebró en Madrid y los organizadores invitaron a varios conferenciantes españoles. Pero, salvando esa cita, soy el segundo español invitado a un Congreso Mundial fuera celebrado fuera de nuestro país», comenta Pablo Mira.
En el Congreso, este matemático de 32 años nacido en Murcia ofrecerá la conferencia Superficies de curvatura media constante en espacios homogéneos. Es una investigación básica sobre geometría que puede tener aplicación en la arquitectura o la biología.
Consciente de la dificultad de su especialidad para el público en general, Pablo Mira explica su trabajo con un ejemplo arquitectónico: «El Estadio Olímpico de Múnich es muy conocido porque su estructura es muy ligera pero resistente. Soporta el peso, pero su volumen no resulta un mamotreto sino todo lo contrario. Pues bien, esa construcción tan bonita habría sido imposible sin cálculos matemáticos basados en el principios de que a menor área, menor peso, así como en las diferencias de presión. Gracias a las matemáticas, se pudo establecer dónde fijar los pesos».
Para Pablo Mira, se debería potenciar el interés por las matemáticas entre los estudiantes, porque «a nivel profesional tiene muchas salidas». Así, además de dar clases un matemático es cada vez más demandado por las empresas. Y, según el profesor de la UPCT, «es un trabajo poco estresante y que te recompensa mucho».

No hay comentarios: