jueves, 5 de noviembre de 2009

En Argentina, las ingenierías les ofrecen futuro, pero el miedo a la matemática los cohíbe


ampliar foto


Muchos chicos y chicas tucumanos que están terminando la secundaria y se enfrentan con el momento de decidir encarar una carrera universitaria, como las ingenierías  - aun cuando les ofrecen becas con montos muy interesantes -, no se sienten preparados para ese nivel de estudios. Les tienen miedo a las  matemáticas y a la física, materias que consideran inaccesibles para ellos.
Es lo que pudo recabar el periódico digital www.lagaceta.com entre más de 300 estudiantes que visitaron la muestra  "Exactas para todos", que realiza hasta mañana viernes, 6 de noviembre, la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología de la UNT, con el objetivo de dar a conocer a los jóvenes la oferta educativa de esa casa de estudios y las becas a las que podrían acceder eligiendo cualesquiera de las 11 carreras de ingeniería. "La muestra es muy interesante,  descubrimos carreras que ni siquiera nos imaginábamos que existían, pero para nosotros son muy difíciles", coincidieron las chicas de un grupo de alumnas del Colegio 29 de Agosto, de Juan B. Alberdi.
Para la mayoría de los estudiantes la matemática sigue siendo el "cuco" de la secundaria, y le siguen química y física, en ese orden de antipatía. "Yo elegiría cualquier carrera que no tenga matemática. No veo la hora de terminar la escuela para no tener que estudiar más cálculos ni fórmulas", dice Estela Martínez, quien quedó "atrapada" junto a sus compañeras en el  stand de Ingeniería electrónica, uno  de los más  visitados por los chicos. Para alumnas de la Comercio 2, en cambio, las matemáticas son un gran desafío para su futuro. "A mí me encanta, desde chica me incliné por los números, pero la mayoría no la entiende, y quizás deban cambiar la  forma de enseñar la materia", dijo  Karen.  "El problema es que nuestra secundaria no enseña a pensar. La dificultad que plantean las ciencias básicas es que si no se piensa no se pueden adquirir las herramientas elementales para la formación de ingeniería", opinó la docente de Electrónica II, Ana María Juárez. También reconoció que todavía son muy pocas las mujeres que ingresan a Ingeniería. "Tienen miedo a la dureza de la carrera y a las posibilidades laborales", añade. Por año se inscriben aproximadamente 1.000 jóvenes en esa Facultad, pero el porcentaje de egreso es de apenas el 17 %. Para las autoridades de la Facultad, uno de los factores es el desgranamiento, producido en la mayoría de los casos por la situación socioeconómica de los alumnos, al pobre nivel académico de la secundaria, y las exigencias de algunas de las carreras. También cuenta el hecho de que la mayoría de los alumnos, cuando hacen sus pasantías, son tentados por las empresas para cubrir puestos de trabajo, y por ende abandonan los estudios o en el mejor de los casos, hacen la carrera en más tiempo. De allí el bajo nivel de egreso y el déficit general de profesionales en ingeniería, como lo reconoció el decano Mario Donzelli.
"Es un problema que afecta a todas las facultades de Ingeniería del país, porque entre todas generan unos 1000 ingenieros por año, pero la demanda es superior ", dijo.
"Según los últimos estudios, lo que Argentina necesita es un 30 a un 40 % más de ingenieros y científicos, no sólo en el país sino a nivel mundial", añadió el docente y coordinador de Extensión de esa Facultad, Elio Pérez. Dijo que es mucho más grave el  déficit en ingeniería eléctrica.
Indicó que el Gobierno nacional ante la demanda de las empresas que no pueden cubrir sus necesidades ofrece una variedad importante de becas como las del programa del Bicentenario, que van desde los $500 mensuales hasta los $1200. Sin embargo, aun así, no logran resolver el problema.

No hay comentarios: