lunes, 28 de diciembre de 2009

El rey y la reina del ajedrez son peruanos y hermanos


 
Fue por casualidad. Gracias a un campeonato organizado por la empresa en la que trabajaba su padre. Otros años habían convocado torneos de futbito, de voleibol... «Yo nunca ganaba nada». De repente, los gestores de la firma apostaron por el ajedrez. Jorge Luis Cori, el progenitor de los dos nuevos héroes del deporte peruano, aún adolescentes, se apuntó. «Me compré un libro por 3 soles (70 céntimos) y aprendí a jugar», evoca. Pero no tenía con quién entrenar. De ahí que enseñó el arte de las 64 casillas a su hija Deysi. Al año siguiente, su hijo, Jorge como él, se enamoró del juego. «A la semana ya me ganaba», sonríe este hombre de 38 años, de «clase baja». Esas lecciones han dado sus frutos: ella (Lima, 1993) acaba de proclamarse Campeona del Mundo Sub'16 en Turquía; y él, nacido en 1991, ha obtenido el Campeón del Mundo Sub'14. Son los nuevos rey y reina del ajedrez mundial.
Y eso que la niña se aburría entre peones, alfiles y demás piezas. El chico, en cambio, pilló el 'tranquillo' rápido. Jorge senior lo recuerda: «Pensé: ¿'Tan malo soy que mi hijo de cinco años me gana?'. Le hice jugar contra un compañero que sabía y le ganó». Ahí se dio cuenta de que había talento. Un diamante por pulir. «La gente me decía que tenía un chaval tan inteligente que había que apoyarle», apunta el progenitor.
Por este motivo, les llevó a Plaza Francia de Lima, lugar de concentración de inmigrantes peruanos del interior que, desde los 70, ocupan sus ratos de ocio con el ajedrez. Allí les descubrió Ricardo Nolaya. «Noté que eran jugadores con gran potencial». Empezó a dirigir sus carreras. Y ellos a ganar. Su padre, que de joven era un genio en matemáticas, seleccionado entre 3000 alumnos y alumnas para ser preparado de manera especial pero que dejó el proyecto al nacer Deysi, ha abandonado su trabajo para respaldar su evolución, para acompañarles en sus torneos internacionales y en sus prolongadas estancias en Europa para quemar etapas hacia la élite.
De esta manera, Jorge presume de ser el Gran Maestro Internacional más joven de la historia. Su hermana no se queda atrás: la primera campeona del mundo peruana, la primera Gran Maestro del país y la mujer más precoz en conseguirlo en Sudamérica. Sólo pinceladas de su palmarés: poseen mundiales escolares, títulos nacionales... «No quiero ni la plata ni el bronce. Sólo campeonar», presume Jorge, que se llevó el trofeo Sub'14 por el 'pinchazo' de su rival, el polaco Kamil Dragun, en la última jornada.
La joven, en cambio, entre las 80 mejores del planeta, ganó sobrada. A falta de una jornada, ya había conquistado el cetro. 9,5 puntos de diez posibles. Sin rival. Aunque con una accidentada celebración: «Mi padre estaba tan feliz que me cogió en brazos, me empezó a dar vueltas y me di un golpe en la cabeza contra la pared de la habitación del hotel», cuenta. Pero daba igual. El título estaba en su bolsillo, justo dos semanas después de haber concluido segunda en el Mundial Sub'20.
Ambos portan talento, audacia, inteligencia... «Nuestro secreto fue que jamás nos rendimos», destacan. Sin embargo, ha sido fundamental el apoyo de diversas empresas y del colegio Saco Oliveros. Cementos Lima, por ejemplo, convirtió su 'chabola' de un humilde barrio de la capital en un casa prefabricada. También abona los viajes. Y el centro educativo les pone todas las facilidades para que estudien (por la mañana toca matemáticas, lengua...; y por la tarde ajedrez) y ha comprado un ordenador para practicar.
La fama, aseveran, nos les ha cambiado. «Me gusta le tele», apunta Jorge. No obstante, hay personas que ya se quieren aprovechar de sus éxitos. Una mujer, cuatro días después del Mundial, llamó a una radio y aseguró ser su madre biológica, e incluso dijo tener fotografías que así lo atestiguan. Ellos ni afirman ni desmienten. Su «mamá» es Katty Sánchez. ¿Y su futuro?: «Ser jugador de élite. Estar entre los diez mejores», responde él, amante del arroz chaufa. Ella, que prefiere ese cereal con pollo: «Ser campeona en todas las categorías».

No hay comentarios: