miércoles, 13 de enero de 2010

En la Prueba de Acceso a la Universidad en Galicia (España), las materias de la fase específica podrán contar el doble si tienen relación con la carrera elegida



La fase voluntaria de la selectividad - tres exámenes que podrá elegir el alumno, y de los que se tendrán en cuenta las dos mejores notas - se ha diseñado para que el alumnado que opta a una carrera con númerus clausus pueda subir su calificación. Pero para ello tendrá que elegir las asignaturas que se relacionen con la titulación (ahora llamada grado) en la que quiere matricularse.
Por ejemplo, para un alumno que quiera estudiar Matemáticas la nota obtenida se multiplicará por 0,2 si escoge las materias de matemáticas, física y química. Y lo hará por 0,1 si se examina de ciencias de la tierra, dibujo técnico, electrotecnia, mecánica o tecnología industrial.
En estos momentos aún no se han adaptado a grado todas las carreras del sistema universitario de Galicia, por lo que hay algunas titulaciones en las que aún no se recoge qué materias contarán más o menos. El Diario Oficial de Galicia (DOG) apunta que cuando sean aprobados los planes de estudios se darán a conocer estas ponderaciones, ya que todos los títulos deben entrar en vigor como grados el próximo curso.
En la práctica, los alumnos y alumnas que estrenen las nuevas Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) tendrán muchos cambios pero no de gran calado. El único que supondrá una modificación sustancial es la reducción de los exámenes obligatorios de siete a cinco, y la incorporación de la fase voluntaria. También se añaden a la nota final más decimales (tres), lo que permitirá ser más justos en caso de empate. Con esta selectividad se crea una mayor relación entre el sistema universitario y las pruebas, ya que el alumnado debe tener muy claro qué carrera quiere cursar para saber qué materias debe elegir en la fase específica.
Existe un problema con el alumnado extranjero o que haya estudiado en un centro privado/homologado por algún país europeo, el hecho de que se cree una fase específica para las titulaciones con más demanda provocará que los alumnos de otros países, aunque tengan homologados sus sistemas, se vean obligados a hacer esta parte voluntaria en la UNED. Los jóvenes gallegos que tengan aprobada la selectividad pero quieran entrar en una carrera con nota de corte también deben hacer la fase específica.