lunes, 25 de enero de 2010

¿Las maestras transmiten a las niñas el miedo a las matemáticas?....



Las maestras de educación primaria que no son especialmente buenas en matemáticas transmiten a sus alumnas el miedo a la asignatura, según concluyen científicos de la Universidad de Chicago.
Su estudio, en el que participaron 17 profesoras, será presentado mañana en los "Proceedings of the National Academy of Sciences" (PNAS). Al parecer, basta con un año bajo la influencia de estas pedagogas para que las niñas se lleven la impresión equivocada de que por naturaleza están peor dotadas para el cálculo y mejor para la lectura.
De acuerdo con el estudio, las alumnas que asumieron este pensamiento estereotipado recibieron clase de profesoras con conocimientos flojos en matemáticas. En el caso de los niños, no les influyó.
Para probar en qué medida los miedos de una maestra se transmiten a sus alumnas, los investigadores estudiaron sus habilidades matemáticas y actitud hacia la asignatura a principios y finales de curso. Las chicas en las que había calado el prejucio obtenían seis puntos menos que sus compañeros de clase no influenciados (102 frente a 108 puntos).
En el sistema escolar estadounidense, los alumnos sólo pasan un año con cada maestro. En la escuela primaria, el 90 por ciento del profesorado son mujeres que durante sus estudios sólo adquieren conocimientos básicos de matemáticas, añade el equipo de Sian Beilock.
Ya otras investigaciones apuntan a que las profesoras de escuela primaria temen más a las matemáticas que a otras asignaturas de sus estudios. Los psicológos explican el hecho de que este pensamiento estereotipado no se transmita a los niños argumentando que a esa edad, los niños tienen fijado un modelo de igualdad de sexos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Para recoger resultados sobre los estereotipos del estudiante de matemáticas, los investigadores pidieron a los niños que dibujaran a un alumno que destacara en matemáticas y a otro que lo hiciera en lectura. La mayoría de ellos dibujó a un estudiante masculino en primer lugar y a una chica en segundo.
Asimismo, a principios del año escolar, los investigadores detectaron que el éxito de los alumnos no estaba relacionado con la ansiedad de su profesora pero, al finalizar el curso, cuanta más ansiedad mostraban las maestras, más aceptaban las chicas el estereotipo de que ellas no eran tan buenas en la materia. Las alumnas que creían en este estereotipo obtuvieron, de media, seis puntos menos que los chicos y las chicas que no lo aceptaban.
Existen otros estudios relacionados con la influencia que tiene la actitud de los adultos en los estudiantes de Primaria. Según Beilock, la influencia es más fuerte entre escolares y profesores del mismo género, lo que podría explicar que sean las niñas las que se vean más influenciadas por la actitud de sus profesoras, ya que en EE.UU. un tanto por ciento muy elevado de los profesores de Primaria son mujeres.
Los autores de la investigación sugieren un refuerzo en los programas de preparación de matemáticas de los futuros profesores de Primaria, así como el tratamiento de la ansiedad del profesorado.
Un saludo para el Noticiario