domingo, 28 de febrero de 2010

Isabel Fernández, matemática: «Las matemáticas son difíciles, pero no feas»

 
Isabel Fernández, nació en Linares (Jaén - España) hace treinta años, es profesora en la Facultad de Matemáticas de Sevilla, donde hasta hace poco los bedeles no le confiaban la llave del aula por confundirla con una alumna, y será la única española en el Congreso Internacional de Matemáticas (ICM), que se celebrará en agosto en India. En el periódico digital, http://www.abcdesevilla.es, le hacen una entrevista que, por su interés, en el Noticiario Matemático transcribimos:

- ¿Le parece bien la advertencia «Que no entre el que no sepa geometría»?
- Es que antes las matemáticas eran parte de la filosofía porque servían para explicar el mundo. Esa visión de las matemáticas ya se ha perdido.
- ¿Cuál es el título de su tesis?
- «Superficies maximales con singularidades aisladas».
- En vez de matemáticas parece poesía ultraísta...
- (Risas) Sí. Las matemáticas son un lenguaje, y a veces utilizamos palabras feas para explicar las cosas...
- En su tesis he leído «Superficies embebidas simplemente periódicas de tipo finito...».
- ¡Es que todo tiene una explicación y eso es muy sencillo! Embebida quiere decir que una superficie no se corta a sí misma, no se interseca. Periódicas que se repiten de una misma forma y en la misma dirección. Por ejemplo, un tablero de ajedrez es doblemente periódico. De tipo finito indica que la parte que se repite tiene una geometría fácilmente controlable.
- Es verdad, es fácil, ya lo he pillado. Pero creía que las prefería finitas porque el infinito estaba desprestigiado entre ustedes los matemáticos...
- En las matemáticas, como en el mundo real -perdón, las matemáticas forman parte del mundo real (risas)-... Hay varios tipos de infinito. Unos conjuntos pueden ser más infinitos que otros, el infinito admite gradaciones. El infinito es un concepto complejo. Como modelo, el infinito es bueno, y a mí me gusta, no creo que esté desprestigiado.
- En el mundo hay pocas cosas infinitas.
- Como siempre, los modelos son ideales...
- ¿Además de las matemáticas qué cosas se le dan bien?
- Bueno, suponiendo que se me den bien las matemáticas, hago yoga y pilates, y manualidades. Tengo una máquina de coser en casa y hago broches y cosas curiosas. Y salir a tomarme una cervecita.
- ¿Las empollonas salen de cervecitas?
- No soy una empollona. He estudiado mucho, pero no me he quitado de nada. Salía y salgo.
- ¿Hay que ser muy discreta para especializarse en Matemática Discreta?
- Doy clases de Matemática Discreta, pero mi investigación va por otro lado. No hay que ser discreta, de las matemáticas avanzadas es de las más intuitivas y de las que mejor se explican. En la carrera se enseña, pero no con mucho detalle, ahora he tenido que especializarme en ella para dar clases.
- ¿Cómo es una Conferencia en un Congreso de Matemáticas?
- No lo sé porque nunca he ido, pero creo que son muy informales, se va sin corbata y hasta en pantalones cortos y chanclas, son desenfadados, la gente interrumpe, sin ceremonia.
- ¿Pero se puede hablar de matemáticas sin una pizarra cerca?
- Se puede hablar de matemáticas sin pizarra, pero para hacer matemáticas por lo menos debes tener cerca un folio o una servilleta.
- ¿Además de matemáticas, qué otras cosas piensa hacer en India?
- Probar la comida. Meterme algo en la cultura del país, como he hecho yoga...
- ¿Algunas personas nunca aprenden nada porque todo lo comprenden demasiado pronto?
- Esa es la cita de mi tesis. Está bien documentado. Puse esa cita porque me pasó justo eso en la carrera. Si no te tienes que pelear con las cosas, si no te das choques contra la pared y las entiendes enseguida, no llegas al mismo nivel de profundización.
- ¿En matemáticas, al revés que en la vida, todo tiene solución?
- Todo la tiene, otra cosa es que tú seas capaz de encontrarla. Y tampoco es del todo así en matemáticas. Gödel dijo que cualquier teoría matemática tiene un resultado que nunca se sabrá si es del todo cierto.
- Menos mal, porque el ser una ciencia exacta podría hacerla aburrida.
- No, precisamente por eso, que algo tenga una solución no quiere decir que la conozcas, ni que lo vayas a resolver.
- El profesor Antonio J. Durán, cuando fue entrevistado en esta misma página, habló de «drogas matemáticas duras» ¿las ha conocido?
- Sí, pero no me obsesiono. En casa desconecto, aunque hay veces en las que te picas, que no puedes parar, sobre todo cuando ya casi lo tienes...
- ¿Qué problema le ha llevado más tiempo?
- Hubo uno que para terminar la cuenta, para cerrarlo, estuve un mes pensando todos los días que ya lo tenía y, al momento siguiente, veía que no.
- Recientemente, el famoso matemático Marcus Du Sautoy decía que lograr un avance matemático era mejor que el sexo ¿no cree que exagera?
- Hombre, cada uno hablará según su experiencia (risas).
- ¿En cualquier caso, la Conjetura de Poincaré le parece más entretenida que una novela de Tolstoi?
- Sí,.. pero si la novela fuera de Paul Auster...uuummm...
- ¿Por qué entonces las matemáticas suelen resultar tan antipáticas?
- Porque son difíciles, pero hay muchas cosas difíciles en esta vida. Hay que hacer un esfuerzo con muchas cosas. Hasta para saberse los ríos de España hay que esforzarse. Las matemáticas forman parte de la cultura básica, pero se las ha demonizado. Son rigurosas, y es un lenguaje al que hay que acostumbrarse. Se equipara lo difícil a lo feo, y las matemáticas son difíciles, pero no son feas.
- ¿Cuál es su número favorito?
- El 23, pero sólo porque era el que tenía en el colegio.
- ¿Se puede ser matemática y supersticiosa?
- Se puede, pero te va a ir peor. En matemáticas, cuantos menos prejuicios tengas, mejor. En matemáticas tienes que tener la mente abierta a que te pase cualquier cosa.

1 comentario:

Zifra dijo...

No es profesora en Matemáticas, sino en Informática