lunes, 1 de marzo de 2010

«Mi propuesta es naturalizar la música para facilitar su aprendizaje»Antonio García Hernández Profesor de Matemáticas pre-jubilado

 
Antonio García Hernández es natural de Granada y ha sido profesor de Matemáticas interino en las Facultades de Valencia y Murcia. Se jubiló como catedrático del IES Saavedra Fajardo. Además, siempre ha tenido interés por la música y ha estudiado media carrera de Guitarra en el Conservatorio de Murcia. Actualmente ha desarrollado un método para escribir partituras de forma más natural y sencilla a la tradicional, utilizando números en vez de las habituales notas.
En el periódico digital www.laverdad.es le hacen una entrevista que, por su interés, en el Noticiario Matemático transcribimos:
 
- ¿Cómo se le ocurrió desarrollar su método de solfeo?
- Cuando comencé a estudiar guitarra, me tropecé con las dificultades que todo alumno encuentra, ya que la música es un idioma complicado de difícil automatización, ya que presenta problemas en los semitonos.
- ¿Es cierto lo que siempre se ha dicho de que las Matemáticas y la Música están relacionadas?
- La Música tiene una base física. La frecuencia de los sonidos, y su tono, está dentro del campo de la Física. Ya Pitágoras vio el tema de las armonías: Realmente las Matemáticas están en todo, se quiera o no se quiera. La palabra Armonía es común a las matemáticas y a la música.
- ¿En qué consiste su propuesta para hacer más fácil el aprendizaje del solfeo?
- En liberar las ataduras del lenguaje tradicional. Realmente el nombre convencional que se da a las notas es insustancial. Los hispanohablantes en general utilizamos las escalas del do-re-mi-fa, mientras que los anglosajones escriben las notas mediante las letras del alfabeto, es decir a-b-c. Pero los dos métodos tienen el mismo problema.
- ¿El problema, entonces, dónde reside?
- En que hay notas que se llevan un tono y otras un semitono, y sin embargo se escriben con la misma diferencia de altura en el pentagrama. Eso complica mucho el aprendizaje. En mi método sustituyo las notas por números, y entre cada dos números consecutivos hay siempre un semitono. En la forma tradicional entre cada dos notas consecutivas puede existir un tono o un semitono. Quien sabe leer música, puede leer más fácilmente la partitura con mi método que con el tradicional, y con mi sistema es más fácil el aprendizaje porque resulta más comprensible.
- ¿Ha experimentado con alumnos su método?.
- Mi hija que es profesora de Guitarra en el Conservatorio, lo ha experimentado con principiantes, y les cuesta menos entender el tema de los tonos y semitonos.En las guitarras existen los trastes con un semitono de diferencia. Para pasar del Mi a Fa, sólo hay que subir un traste y de Do a Re, subir dos trastes. En ese ejemplo se ve la desnaturalización.
- ¿Qué utilidad tendría su método dentro del campo del aprendizaje?
- Es muy interesante para personas que desean seguir un curso de aprendizaje rápido, para instrumentos de cuerda. Con mi método encontrarían muchas más ventajas a la hora de leer una partitura y de aprender a tocarla.