domingo, 28 de febrero de 2010

Jaime García Serrano, calculista: "No es bueno que los niños abusen del uso de las calculadoras"


A sus 54 años, Jaime García Serrano está considerado el calculista matemático del siglo y tiene en su poder hasta cinco records guinnes. Nació en Málaga (Colombia) y desde pequeño, en base a su disciplina e inteligencia, ha patentado un método, exento de misterios y esoterismo, que busca fortalecer y revivir la memoria mediante el proceso de la nemotecnia. Descubridor de los métodos abreviados para resolver problemas por medio del cálculo mental, ha logrado lo que nunca antes pudo hacer otra persona en la tierra: demostrar que es más rápido que una computadora. Recientemente ha estado en San Fernando (Cádiz, España) invitado por el departamento de Matemáticas del IES Isla de León y dejó boquiabiertos a los alumnos con su agilidad mental para realizar cálculos imposibles antes de un segundo. En el periódico digital www.andaluciainformacion.es le hacen una entrevista que, por su interés, aquí en el Noticiario Matemático transcribimos:

— ¿Cómo se inicio en esta mundo del cálculo humano?
— Comencé cuando me enseñaron a manejar el ábaco. Estaba estudiando tercero de Primaria y desde un primer momento fue un instrumento que me ilusionó. El ábaco es una herramienta que a uno le desarrolla la lógica y la retentiva. Cuando se maneja con destreza va mucho más rápido que una calculadora o un ordenador a la hora de dar un resultado. Lo que sucede es que llevo muchos años practicando y lo tengo todo memorizado en mi interior.
— Por lo que se desprende de sus palabras, ¿está usted en contra del uso de un instrumento como es la calculadora?
— No es que esté en contra de su utilización, pero lo que no me gusta es que se haga un abuso de ella. Hay profesores que me dicen que hay niños que van a sumar 28+5 y echan mano de la calculadora. Es uno de los mejores instrumentos del siglo pasado, pero está claro que está atrofiando a la mente humana y no la está dejando pensar.
— ¿Cuántos años lleva dedicado a esta profesión?
— Desde que tenía ocho años de edad.
— ¿Cuándo se dio cuenta de que tenía destreza para ello?
— Para mi comenzó siendo un hobbie, ya que desde siempre me gustó la investigación y lo veía como algo normal. Sin embargo, para la gente que no ha visto lo que hago se queda bastante asombrada. Es como si en el caso de ustedes hay un periodista que hace una crónica en dos segundos, algo que provocaría que la gente se preguntase cómo lo hizo.
— ¿Qué es lo más extraordinario que para usted ha realizado en todo este tiempo?
— Creo que la fórmula más grande que he sacado ha sido calcular factoriales. Tres factorial es el producto de 3x2x1 ó 1x2x3. Si le dicen 12320 factorial sería multiplicar ese número, 12320, por 12319, luego por 12318 y así hasta llegar a uno.
— ¿Y ha fallado alguna vez a la hora de hacer los cálculos?
— Soy humano y no sólo una vez, sino bastantes.
— ¿Y cómo se ponen en contacto con usted?
— Normalmente doy exhibiciones en muchos colegios gracias a que los Departamentos de Matemáticas conocen mi historial y se ponen en contacto conmigo. Además tengo numerosas publicaciones en el mercado e inclusive toda la información sobre mi evolución se encuentra en mi página web que es www.jaimegarcíaserrano.com.
— Con tanto trabajo, ¿en qué país vive habitualmente?
— Eso es difícil de concretar. Aquí en España suelo estar una media de tres o cuatro meses al año, luego permanezco bastante en Sudamérica en paises como Argentina, México o Ecuador.
— ¿Y vive solamente de esto?
— Actualmente sí.
— ¿Y vive bien?
— La verdad es que sí, porque en estos momentos no tengo ni una sola preocupación. En mi caso se trata de una carrera casi única.
— ¿Lo que usted hace se entrena? ¿Cuántas horas le dedica al día?
— Lo que hago es fruto de mi tesón y ha dado estos resultados. Para mi lo más grandes es haber dado con las estrategias para aplicarlas en el momento más adecuado según lo que vaya a hacer.
— ¿Cuál ha sido el último récord que ha inscrito en el Libro Guinness?
— El último lo hice recientemente en la Universidad Complutense de Madrid, donde di el número pi con 151202 decimales.
— La mayoría de los alumnos actuales no son demasiado amantes de una asignatura como las Matemáticas; ¿qué les diría para ‘engancharles’ a esta materia?
— Con mis exhibiciones lo que traro es precisamente que los niños dejen de odiarla. Enseño metodologías que enganchan, de hecho he estado en institutos donde he realizado la muestra justo antes del descanso para el recreo y cuando tocaba la sirena para que saliesen al patio ninguno se movía. Los propios profesores me decían que era el único capaz de conseguir una cosa así.
— ¿Qué tienen de bonitas las Matemáticas?
— Muchas cosas. Lógicamente al principio es como todo en esta vida, es decir, que cuesta trabajo e inclusive hasta a mi he han hecho llorar en algún momento de mi carrera.
— ¿Conoce a alguien más en este mundo que haga cosas similares a las que usted hace?
— Hay gente que sí que lo hace, pero a través de mi técnica y en base a los libros que tengo en el mercado. Una vez estuve en Estados Unidos en un programa llamado Lo increíble y cogieron a varios calculistas del mundo, entre ellos un japonés, un coreano, un holandés o un alemán. Poco más o menos que nos echaron a pelear y el japonés llegó con el ábaco y otro una pizarra para escribir, salvo yo que llegué con las manos vacías, y cuando el de la pizarra iba por el segundo número yo ya había dado la respuesta. Dijeron que lo que hacía era imposible y me pusieron a competir con el ordenador, que tampoco pudo superarme.
— ¿Todos los cálculos los hace en un segundo?
— Inclusive en menos tiempo.
— ¿Tiene usted un coeficiente intelectual por encima de la media?
— Que va, lo tengo igual que todo el mundo. Lo que pasa es que todo se debe al tesón y la disciplina que he mantenido durante todos estos años, como ya le he señalado con anterioridad.
— ¿Tiene usted hijos?
— Sí, tengo dos.
— ¿Y qué piensan de lo que hace su padre?
— El mayor es economista y el menor es médico. Al principio intenté inculcarles lo que yo hacía y cada uno cogió su carrera. En el año 1991 vine a España y los traje a ambos. No sé si recuerda que en aquello época había un programa de Jesús Vázquez que se llamaba Hablando se entiende la vasca y él los invitó a ambos para hablar de las Matemáticas. Estuvieron muy bien y al final de año hicieron un especial de los mejores niños y los invitaron de nuevo. Recuerdo que estaba un guitarrista como Rayito o la nieta de Lola Flores.
— ¿Y han sacado algo de esa virtud que tiene usted?
— Sí que tienen algo, pero no son capaces de hacer los cálculos a la misma velocidad que los realiza su padre.
— Y volviendo a sus exhibiciones por los institutos de medio mundo, ¿en qué consisten básicamente?
— Lo que trato siempre es de dar el resultado antes que el ordenador y, hasta el momento, me ha ido bastante bien.
— ¿Hasta cuándo piensa usted que podrá estar dedicándose a esta profesión?
— La verdad es que no lo sé, sobre todo porque creo que todavía me estoy iniciando. Las Matemáticas tiene muchas ramas y hacen que uno tenga que profundizar a cada paso que da. Cada uno tenemos nuestra línea marcada, pero en mi caso creo que cada día que pasa voy subiendo mis prestaciones y tengo más seguridad en lo que hago y en dar los resultados.
— Por último, ¿qué le diría a un niño al que no le gusta las Matemáticas?
— Le diría que todos pasamos por ese trance, ya que yo fui de las personas que no me gustaban las matemáticas y las suspendía, e inclusive tenía que contar con los dedos de las manos. Fue mi afán de superación el que hizo que buscara estrategias para hacer las cosas con más facilidad. Todo está en las estrategias y lo que intento que los niños asuman cuando doy mis exhibiciones. Es necesario aplicar la lógica, tener mucha concentración y rapidez a la hora de hacer los cálculos. Una cosa básica es el desarrollo de la memoria, sobre todo para estos jóvenes por la edad en la que se encuentran actualmente.


Jaime García Serrano se ha convertido por méritos propios en el calculista más reconocido a nivel mundial y sus hazañas no han pasado desapercibido. De hecho, en la actualidad cuenta en su amplio currículum con un total de seis records registrados en el famoso Libro Guinness, logrando el último de ellos recientemente en la Complutense de Madrid. Su prestigio es tal que fue incluso el escogido por parte del Gobierno de España para hacer el cálculo exacto del valor del euro cuando se instauró en el país allá por el 2002. El primero de los records data del mes de mayo de 1989. En aquella ocasión logró la extracción de la raíz trece de un número de cien dígitos empleando para ello un tiempo de 0,15 segundos. Ese mismo día inscribió otro registro para la posteridad al memorizar un número compuesto por 220 cifras de una sola mirada.
El tercer record guinness está fechado en el mes de abril del año 1991 y fue capaz de calcular los calendarios de cien mil años en un acto organizado por el Instituto de Cooperación Iberoamericana de Madrid. No fue hasta agosto de 1997 cuando el nombre de Jaime García Serrano volviese a aparecer en el libro de los records mundiales, cuando calculó las funciones trigonométricas en la Universidad del Rosario en Santafé de Bogotá.
El quinto registro se produjo con el cálculo del calendario Gregoriano de un millón de años en la Universidad Autónoma de Madrid y el último, como él mismo ha señalado en el desarrollo de la entrevista, fue en la Complutense madrileña tras sacarle 151202 decimales al número pi.
La larga trayectoria que el calculista colombiano ha tenido se ha visto acompañada de un amplio historial de reconocimientos por todos los rincones del mundo. Así, su labor ha encontrado recompensa en sitios como la Universidad de Takuschow en Japón, la Universidad Autónoma de México, los centro educativos de Madrid, así como por parte de numerosas instituciones de su propio país, siendo un orgullo para los colombianos y exaltando su labor el Ministerio Nacional de país sudamericano.
Como anécdota, señalar que Jaime García Serrano ha escrito un manual con el que se puede elaborar el famoso cubo de ‘Rubik’ en tiempo record. Un personaje fascinante que dejó maravillados a los numerosos alumnos del IES Isla de León que fueron pasando por el salón de actos del centro educativo isleño.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

yo soy mejor que serrano en el aspectos de las raises ya que puedo sacar hasta la raiz 20 de un número de 120 digitos pero debo aclarar que me demoro mucho más que 0.15 segundos aproximadamente 1 minuto 50segundos

Anónimo dijo...

El mejor calculista del siglo es español de Asturias. Jaime es un falso.