lunes, 29 de marzo de 2010

José Ramón Fernández García, de 35 años, ganó en París el Premio Jacques Louis Lions


Si hubiese nacido antes de Cristo, José Ramón Fernández García, podría ser Pitágoras o Arquímedes, si viviese en el medievo posiblemente se codease con Galileo y si su época fuera el siglo XIX podría confudírsele con Einstein.
Es la segunda vez que este matemático de As Neves, en Galicia (España), profesor de la Escuela Politécnica Superior de Lugo, que intenta conseguir plaza en Vigo "para acercarse a la casiña", logra un Premio, pero en esta ocasión es de carácter internacional y de los más prestigiosos en la materia, confirmando su genialidad y tenacidad en el trabajo.
Al galardón se conoce como Premio Jacques Louis Lions en honor a un matemático francés del siglo XX (1928-2001) que fue el gran impulsor de la matemática aplicada en Francia. El reconocimiento fue otorgado por la Sociedad Europea de Métodos Computacionales en las Ciencias Aplicadas (Eccomas), un organismo en el que participan agrupaciones de España, Italia, Alemania, Inglaterra o Grecia. El objetivo del galardón es reconocer al mejor joven investigador en el ámbito de la Matemática Computacional (o Matemática Aplicada) y goza actualmente de un gran prestigio. El premio se concede hasta los cuarenta años y valora la trayectoria conjunta y no un trabajo concreto.
"Estoy realmente satisfecho por el premio, normalmente se conceden cuando el joven científico tiene ya 39 años y yo no me lo esperaba", afirma
Fernández García, de 35 años, y que actualmente reside en Arbo, de donde es su mujer y su hija, es experto en Matemática Aplicada. Licenciado y Doctor en Matemáticas por la Universidad de Santiago de Compostela, sus principales áreas de interés son el análisis numérico de las ecuaciones en derivadas parciales y sus aplicaciones en particular a problemas con origen en mecánica del contacto, elasto-viscoplasticidad, viscoelasticidad, piezoelectricidad, entre otras.
"Recientemente, he empezado una línea de investigación con un grupo de la Universidad de Zaragoza para el estudio matemático de la remodelación ósea", afirma. Asegura que desde pequeño ya quería ser matemático "siempre lo tuve claro".
Es autor de cerca de más de 60 artículos en revistas internacionales y después de haber participado en más de 50 Congresos de difusión internacional, con estancias de investigación en las Universidades de Iowa y Oakland (EE UU) y Savoie, Perpignan y Besançon (Francia), entre otras. Dirigió y codirigió varios trabajos de investigación a nivel predoctoral y doctoral. "El momento de crisis no es el mejor para seguir investigando en general" pero se muestra esperanzado por lo que le puede deparar el futuro.
En 2007 había sido galardonado con el Premio de la Sociedad Matemática Aplicada como joven y prometedor investigador menor de 33 años.
Quiere estar en Vigo para estar más cerca de casa.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues al hacer sistemas lineales siempre se equivoca en los calculos xDDD